29 de octubre: Día del Patrimonio Fílmico Mundial en la Lugones

0
12

En ocasión del denominado Día del Patrimonio Fílmico Mundial, instituido por la Unesco, el Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina, con el auspicio de los laboratorios Cinecolor Argentina, han organizado el lunes 29 de octubre en la Sala Leopoldo Lugones una jornada dedicada al tema, en la que se exhibirán tres films argentinos de importancia histórica, en copias nuevas en 35mm.

Así cantaba Carlos Gardel es un film de 1935 que reúne diez de los quince cortos que Carlos Gardel filmó en 1930 bajo la dirección de Eduardo Morera, en los estudios cinematográficos del pionero Federico Valle. Además de su enorme valor documental, estos cortos tienen una importancia histórica, porque con estas canciones interpretadas por Gardel –que incluyen los tangos “Mano a mano”, “Yira, yira”, “Tengo miedo”, “Padrino pelao”, “Canchero” y “Enfundá la mandolina”– nació el cine sonoro argentino, que tendría en su desarrollo al tango como bandera. Junto a Gardel tienen pequeñas intervenciones grandes autores como Celedonio Flores, Arturo de Navas, Francisco Canaro y Enrique Santos Discépolo. Los actores César Fiaschi e Inés Murray también tienen una pequeña escenificación junto a Gardel. Se presentará una copia nueva en 35mm. hecha del negativo original por ventanilla líquida en el laboratorio Cinecolor de Argentina, un trabajo especializado encomendado por la Fundación Cinemateca Argentina, que conservó y preservó estos materiales en su archivo para las futuras generaciones.

A su vez, esta exhibición estará acompañada por la restauración La revolución de Mayo (1909), considerado el primer film argumental rodado en la Argentina. Dirigido por el pionero italiano Mario Gallo, La revolución de Mayo tuvo estreno el 22 de Mayo de 1909 en el teatro Ateneo, de la esquina de Corrientes y Maipú. Originariamente rodada en soporte nitrato de 35mm, y por ende altamente inflamable, la copia fue transferida a un soporte 16mm en 1955 por José Vigévano a instancias del coleccionista Enrique Bouchard. La copia original, propiedad de Pascual Moles, por un milagro no sucumbió con las otras películas que poseía este coleccionista y que arrasaron las llamas de un voraz incendio. Ahora se verá una copia nueva restaurada por Cinecolor Argentina a partir de la copia conservada por la Fundación Cinemateca Argentina.

Finalmente, también se podrá ver un auténtico film maldito, como denominaba Jean Cocteau a aquellas películas que a pesar de sus virtudes y talentos involucrados pasaban a un injusto olvido. Se trata de Dos basuras, rodada en 1958 por el emigrado austríaco Kurt Land y considerada “la primera película neorrealista del cine argentino”, tal como se la promocionó en su época. Protagonizado por Amelia Bence, el film tiene música original de Astor Piazzolla, con lo cual esta proyección se suma a los homenajes a su figura, a veinte años de su fallecimiento.

Lunes 29:

La Revolución de Mayo (Argentina, 1909) Dirección: Mario Gallo. Con Eliseo Gutiérrez. (4’; 35mm.)

Así canta Carlos Gardel (Argentina, 1935)  Dirección: Eduardo Morera. Con Carlos Gardel, Celedonio Flores, Arturo de Navas, Francisco Canaro y Enrique Santos Discépolo, César Fiaschi, Inés Murray. (35’, 35mm.)  A las 14.30 y 19.30 horas (39’ total)

Dos basuras (Argentina, 1958). Dirección: Kurt Land. Con Amelia Bence, Luis Prendes, Noemí Laserre, Luis Tasca, Gloria Ferrandiz. Un peón de Obras Sanitarias conoce a una prostituta de la zona portuaria y la lleva a vivir con él a su pieza, en un conventillo de la Boca. Descreída de la vida, ella soñará con encontrar una oportunidad de cambio junto a él, pero una mujer surge del pasado para envolverlos a todos en la tragedia.

Basada en una exitosa obra de teatro de José María Fernández Unsain, el expatriado Kurt Land consiguió de Amelia Bence uno de los mejores papeles de su carrera. Considerada la primera película neorrealista argentina, Dos basuras fue rodada La Boca y cuenta con Lo que vendrá, de Astor Piazzola, como tema principal de la película. Los principales rubros técnicos estuvieron a cargo de grandes artesanos de la época, como el director de fotografía Alfredo Traverso y el escenógrafo Gori Muñoz.

A las 17 y 22 horas (75’; 35mm.)