DocBuenosAires: No dejar de ver (si es posible) – 1963-1973: Diez años en Cahiers du cinéma

0
11

12 años ya para el DocBuenos Aires,el encuentro de Cine Documental mas importante que tiene la Argentina. Abrió anoche a sala repleta con la película de Jean Louis Comolli y Jean Narboni sobre los Cahiers du Cinema. Una fiesta.

Poco más de las 7 y media de la tarde las palabras de Luciano Monteagudo, programador de la Sala Lugones, Marcelo Céspedes director de Cine Ojo y de Gerardo Yoel, invitado especialmente para presentar la película, No dejar de ver (si es posible) – 1963-1973: Diez años en Cahiers du cinéma, abrió una nueva edición del Doc Buenos Aires, siempre invitando a nuevos horizontes en el género.

Centrada en esos años fundamentales de la revista más importante del mundo del cine, el documental rastrea en colaboradores de esos años como Sylvie Pierre, Pascal Bonitzer o Jacques Aumont el espíritu y las motivaciones de su escritura, la inserción en el convulsionado mundo de la política de los años 60, los pactos y las aventuras teóricas. Un grupo de arrogantes irreverrentes que se atrevieron a romper con lo establecido y a generar las vanguardias cinematograficas revolucionarias.

Con entrevistas realizadas por los propios Narboni y Comolli, generalmente de espaldas, unos hermanos Lumiere contemporáneos, también ellos protagonistas de esa época, el documental va desgranando el material histórico y político, también teórico en donde el cine se encuentra con los grandes cambios de una Francia puesta en la escena del mundo.

Explica claramente Sylvie Pierre el pasaje natural que significó ir de la protesta por la expulsión de Henri Langlois de la Cinemateca Francesa,  a las calles del mayo del 68. La participación activa de los integrantes de Cahiers en las protestas estudiantiles, su eleccion de los títulos fundamentales de la historia del cine (entre los cuales está La hora de los hornos), y su discusión sobre las formas del cine, por primera vez en la historia.

Nos devuelve este documental sobre Cahiers, sin demasiado alarde, el lugar fundamental de la revista en donde se cruzaron Barthes y  Godard, Aumont y Truffaut, donde se descubrio´el cine ruso o el cine Latinoamericano.

Abrió el DocBuenos Aires y para los que amamos el documental empezó la fiesta.