Carlos Sorín y el Premio Signis en San Sebastián

0
9

Entrevistamos a Carlos Sorín a propósito del estreno de Días de Pesca en la Competencia Oficial de San Sebastián, donde obtuvo el Premio Signis.  

¿Cómo y cuando surge este proyecto?

Carlos Sorín: La idea central surgió por el 2003 un poco después de Historias Mínimas. Tuvo, a lo largo de los años, varias  versiones en las cuales cambiaban los personajes y los lugares pero mantenían en común, la  conflictiva relación de un padre que no ve desde hace mucho a su hija.

¿Cómo trabajaste el guión?

Como era una temática madurada en muchos años y con varias versiones anteriores el guión de Dias de Pesca lo escribí en una semana y media.

 Hablame un poco de cómo pensaste la selección del casting, ya sea respecto de los actores, como de los no actores.

Mi elección de los actores y no-actores es totalmente aleatoria,  fortuita. A Awada lo vi en un trailer de “Verdades Verdaderas” y no tuve duda que era él el actor que necesitaba. A Viki Almeida la encontré en internet (googleo mucho cuando trabajo en un guión) maquillada de payaso. No se porque pensé que podía ser ella y encontré otra foto que me convenció. Para encontrar los no actores hago un casting muy extenso. En este caso trabajaron dos equipos de casting en el sur durante unos dos meses.

¿Qué sentiste cuando regresaste a filmar en la Patagonia? ¿Tiene un peso extra emocionalmente hablando?

No, nada en especial. Lo emocionante es empezar a rodar una película, sea donde sea. La ventaja de la Patagonia, como de cualquier lugar alejado de donde uno vive, es que funciona como un retiro espiritual, en el cual la película es el objeto de reflexión. Filmábamos a veces en lugares sin señal de celular y sin internet, lo que te obliga a no dispersarte y concentrarte en la película.

 ¿Lo mismo para el maravilloso hecho de cada vez sumas más familia a tuequipo detrabajo?

Si, incorporé  a mi nieto de 10 meses, que parece tener un buen futuro como actor.

 ¿Qué sentís cuando terminas de rodar un film?

Como sacarse una pesada mochila de encima. Truffaut decía que hasta la cuarta semana se cuenta las semanas que se hicieron, después de la cuarta, las que faltan.Es, sinduda, así. Y además esta la ansiedad por empezar a editar,qué  esel momento de la verdadera escritura y que uno quisiera que no termine nunca.

Tus films están hechos de pequeños silencios. ¿Cómo conseguís esas elipsis en las cuales se dice todo?

El silencio, o sea, el momento de las miradas tiene un enorme énfasis en el cine. Yo los tengo muy en cuenta desde el mismo comienzo del proyecto.  Por eso mis guiones son muy cortos,  tienen muy pocas páginas, porque los silencios no se pueden escribir.

 Por ejemplo la escena del almuerzo? Puccini en escena. Quién la interpreta en realidad?

La escena de la cena, es el momento mas intenso del film. Lo pensé así y por lo que vi de la reacción de los espectadores, parece ser así. Hay una larga toma de Ana,  la hija, que la gente sale comentándola. Pero claro, hice una pequeña trampa: apelé a Puccini y con esa aria es difícil que una escena falle.

 La aparición de los turistas colombianos y el tema del boxeo, cómo es que aparecen y cual fue el sentido que le otorgaste al incluirlo en el film?

El boxeo aparece porque he intentado varias veces sin éxito hacer una película de boxeo. Es una pasión anterior a la del cine. Desde mi infancia me atrajo el boxeo, incluso pensaba de niño, ser boxeador. Algún día haré esa película.

Los mochileros colombianos, es decir gente joven, despreocupada, que goza cada instante, están puestos para contrastar con la realidad de Marco y remarcarle uno de sus dramas: el tema de la edad y que no se puede volver atrás.

Hace poco volví a ver por enésima vez “Cuando huye el Día” de Bergman, película que me inició en el cine como espectador, y hay algo parecido. Hay tres excursionistas jóvenes, alegres desprejuiciados que contrastan con la gravedad del viejo profesor.

De ahí habrá venido la idea.

 Cómo vive Carlos Sorín el hecho de presentar en competencia un film en general, y en particular en San Sebastián?

Detesto participar en competiciones. Me pone enfermo. Realmente hace mal ala salud. De cualquier manera la entusiasta recepción del film por parte del público de San Sebastian y la crítica al día siguiente, fueron reparadoras.

 Que sentís cuando recibís un premio en este caso –reiterado- de SIGNIS?

Muy feliz. Es un premio que va más allá del glamour…va hacia cosas más esenciales.