Miguel D´Arienzo x 2

0
37

No resulta común  en nuestro  medio que un artista plástico realice la inauguración de dos muestras suyas en días seguidos y en dos lugares distintos. No resulta común que en las dos jornadas se descargue una lluvia torrencial a la hora del evento que sin embargo no impidió la concurrencia de sus seguidores más fieles.  Tampoco resulta común que la temática de ambas exposiciones sea aparentemente totalmente distinta. La primera en el Museo Evita  con la  denominación  de “Volveré de las Cenizas” y la segunda en la Galería Isabel Anchorena con  ”El Jardín de los Pintores””.

Pero Miguel D´ Arienzo no es un artista común , sino  de gran imaginación y recursos pictóricos.

Así en las dos muestras, ahora unidas en una  sola en la Galería de Isabel Anchorena podemos disfrutar de todos los cuadros donde se distingue la agudeza de percepción de l autor justamente incursionando una vez más en los mitos y creencias de la sociedad argentina que forman parte del mismo mundo latinoamericano .

Por eso debemos aceptar  su Garden Night’s  in the Malvinas Island, una técnica mixta sobre tela de grandes dimensiones que nos muestra en un ambiente imposible con su jardín de flores tropicales de colorido maravillosamente logrado,  sin olvidar  por ello el helicóptero de la guerra que nos recuerda amenazante un pasado doloroso sin solucionar.

Pero también existen otros jardines, el de los pintores  o el Federal de la pulpera de Santa Lucía, todos de gran colorido y definidos con gran imaginación, en sus personajes..

La serie de “Volveré de las cenizas” que  D’”Arienzo trata como nueva versión de L Öpera D”Ëvita” pretende  con obstinación separar esa división existente  entre dos interpretaciones opuestas de la historia a favor o en contra de diferentes situaciones y presentar los personajes  de una época como si se tratara de intérpretes de ópera en su dramatismo o en su actuación como personajes de  una obra teatral.

Los invitamos a visitar esta exposición y admirar la resolución de las situaciones y el colorido inolvidable de sus representaciones.