Intimidad y pequeños gestos en FASE 4

0
8

En FASE 4 este año el tema es la post-ecologia: tres obras apelan a pequeños gestos para provocar grandes cambios.

Casiteros, de Alexandra Gelis

En la sala 5 del Centro Cultural Recoleta, la propuesta audiovisual de la venozalana-colombiana Alexandra Gelis, deja registro de un trabajo de campo sobre el estado de sometimiento de poblaciones sensibles: un niño acaricia un gato a la derecha de la pantalla, dentro de un plano de extremado colorido pero también extrema pobreza: Pachito vive en el barrio El bosque, en Cartagena, convive con 150 gallos de pelea. En ese barrio los niños son sistemáticamente violados por los mayores a cambio de protección  Una foto en una caja pequeña sujeta a un censor interactúa con el espectador, los censores son en todo caso el ojo avisor de un compromiso, primero poético, después político. Este proyecto está dentro de la propuesta de la Embajada de Canadá.

 

Talking Green, de Gabriela Munguía

En la sala 6 el proyecto Talking Green de la artista Gabriela Munguía propone otro tipo de interacción: la posibilidad de generar un cambio pequeño al hablarle a una planta. El sonido de la voz provoca una reacción visual en la pared posterior. Un esquema posible. Un modo hecho acto. Un acontecimiento cotidiano se transforma en un acontecimiento poético.

 

Soplido, Melisa Schmitz

En la sala 6 otro hecho pequeño habilita a pensar en grandes cambios: el soplido sobre una imagen tiene el poder de convertir la contaminación en pureza, los malos usos del agua en buenos usos, romper los excesos de humo, o de contaminación urbana. Es una nueva utopía, en un lugar otro: el espacio virtual. Sin embaro, tambien lo virtual merece un esfuerzo físico: para esto el espectador tiene que inclinarse levemente al modo de ciertas figuras alquímicas de El bosco y soplar la imagen. La magia heterotópica estará cumplida. Esta obra pertenece al proyecto de la Universidad del Museo Social ARgentino en Fase 4