Tina Modotti en el Borges

0
12

A pedido del público la colección se volverá a mostrar a partir del 5/10 Tina Modotti, Fotógrafa y revolucionaria una gran fotógrafa con una vida de novela.

Amiga de Frida Kahlo y Diego Rivera, la fotógrafa registró imágenes inolvidables de México en las primeras décadas del pasado siglo

Del 5 al 23 de octubre se volverá a exhibir, por pedido del público, la exposición “Tina Modotti. Fotógrafa y revolucionaria”, que recoge la obra de la extraordinaria fotógrafa italiana que fue amiga de Diego Rivera, Frida Kahlo y David Alfaro Siqueiros, y que registró imágenes inolvidables de México en las primeras décadas del siglo pasado.La muestra está organizada por la Galerie Bilderwelt, de Berlin, y se exhibió por última vez en el Museo Kunst Haus Wien en el mes de junio de 2010.

TINA MODOTTI: FOTOGRAFA Y REVOLUCIONARIA

“?Me considero una fotógrafa, nada más, y si mis fotografías se diferencian de lo que generalmente se hace en este terreno, es porque justamente trato de no producir arte, sino fotografías honestas sin trucos y sin manipulaciones, mientras la mayoría de los fotógrafos busca todavía los ?efectos artísticos? o la imitación de otras expresiones plásticas, lo cual produce un producto híbrido (…) No se trata tampoco de saber si la fotografía es arte o no; de lo que se trata es de distinguir entre la fotografía buena y la mala. Como buena hay que comprender aquella que acepta todos los límites inherentes a la técnica fotográfica y aprovecha todas las posibilidades y características que brinda el medio (…) Por el solo hecho de poder ser producida sólo en la actualidad y sobre la base de lo que existe objetivamente, la fotografía es el medio satisfactorio para registrar la vida objetiva en todas sus formas de apariencia; de allí su valor documental, y si a esto se a?ade sensibilidad y conocimiento de la cosa, y sobre todo una clara orientación respecto a su posición dentro del desarrollo histórico, el resultado es, como creo yo, digno de ocupar un lugar dentro de la producción social a la que todos debemos contribuir??

Tina Modotti es hoy un mito. Nació en Italia (Udine, 1896), y falleció en México 46 años después. Fue inmigrante en Estados Unidos, actriz de Hollywood, fotógrafa, revolucionaria, militante comunista, refugiada política y brigadista internacional.

Asumió desde muy joven un rol de mujer en oposición al imaginario social impuesto por la sociedad. Es probable, que esta sea una de las razones por las cuales en muchas ocasiones trascienden más las anécdotas construidas a su alrededor, que su trabajo como fotógrafa y revolucionaria.

Su encuentro con México fue el hecho que marcó su vida, porque con este país Tina hizo espejo, identificándose social, política y culturalmente. Con Edward Weston introdujeron la práctica de la fotografía vanguardista entre los artistas mexicanos.
Más adelante vendría el posicionamiento político en una comprometida militancia con el Comunismo, la cual mantuvo hasta el final de su vida.

Desarrolló toda su obra fotográfica en el período que va desde 1923 a 1930, que son los años en que vivió en México, pese a este corto período de tiempo, el nivel de su obra es comparable a aquel al que muchos arriban después de una vida. Su estética repercutió decisivamente en el panorama de la fotografía mexicana. Del mismo modo que la pintura de Diego Rivera, Orozco y Siqueiros influyeron en la propia.

Tina produjo su obra en el contexto político y artístico más relevante de la primera mitad del siglo XX. Hecho que condicionó su producción artística y su modo de percibir el mundo.
Su obra fotográfica es un paradigma de la fusión entre la cultura revolucionaria mexicana y la estética fotográfica vanguardista.

Sus fuertes convicciones políticas alimentadas por una sed de justicia social la hacen abandonar el arte y elegir la militancia política como una forma de vida.


TINA MODOTTI, sujeto histórico

Resulta complejo establecer un equilibrio entre lo que es la obra de Tina Modotti como fotógrafa y lo que representa su vida como sujeto. Porque no es fácil disociar al sujeto social del sujeto textual, mucho menos aún cuando este sujeto histórico se ha constituido en un mito.

Tina Modotti nació en Italia (Udine, 1896) y falleció en México 46 años después. Esta mujer excepcional fue inmigrante en Estados Unidos, actriz de Hollywood, fotógrafa, revolucionaria,militante comunista, refugiada política y miembro del Socorro Rojo Internacional. Asumió desde muy joven un rol de mujer en oposición al imaginario social impuesto por la sociedad. Y en el corto tiempo que duró su rica existencia buscó la belleza a través de la fotografía, y trabajó a favor de la justicia social desde la militancia política. Es probable, que esta sea una de las razones por las cuales en muchas ocasiones trascienden más las anécdotas construidas a su alrededor, que su dimensión humana, donde se destacan entre otras la figuras de Tina fotógrafa y Tina revolucionaria.

Ella no fue una desafiante caprichosa de lo que implicaba el rol de la mujer en esos tiempos, sino que su personalidad atípica expresada a través de sus manifestaciones vitales hicieron de ella una mujer diferente, que le permitieron ser: esa fotógrafa brillante y esa activista intachable. Dejó Udine a los 16 años siguiendo a su padre y a su hermana a San Francisco. En Estados Unidos trabajó como modelo, hizo teatro, cine, y conoció al pintor Roubaix de l?Abrie Richey, con quien compartió su vida, primero en Los Ángeles y luego en San Francisco, integrándose al mundo del arte. Dentro de ese círculo de intelectuales, poetas y artistas, conoció al fotógrafo Edward Weston, quien ya era un reconocido artista. Comenzó siendo su modelo y al poco tiempo este vínculo derivó en una relación sentimental. Él supo captar las condiciones de Tina y sus inquietudes, y la introdujo de lleno en la práctica de la fotografía. Dicha relación fue sin duda la más relevante en el plano artístico, ya que dio lugar a una de las colaboraciones más interesantes de la fotografía del siglo XX.

Pero su encuentro con México fue el hecho que marcó su vida, porque con este país Tina hizo espejo, identificándose social, política y culturalmente. Con Weston introdujeron la práctica de la fotografía vanguardista entre los artistas mexicanos. Más adelante vendría el posicionamiento político en una comprometida militancia con el Comunismo, la cual mantuvo hasta el final de su vida. Desarrolló toda su obra fotográfica en el período que va desde 1923 a 1930, que son los años en que vivió en México, pese a este corto período de tiempo, el nivel de su obra es comparable a aquel al que muchos arriban después de una vida. Su estética repercutió decisivamente en el panorama de la fotografía mexicana. Del mismo modo que la pintura de Diego Rivera, Orozco y Siqueiros influyeron en la propia.

Tina produjo su obra en el contexto político y artístico más relevante de la primera mitad del siglo XX. Hecho que condicionó su producción artística y su modo de percibir el mundo. Ya que llegó y se insertó a la vanguardia nacionalista, la cual no se conformaba con la representación

Su obra fotográfica es un paradigma de la fusión entre la cultura revolucionaria mexicana y la estética fotográfica vanguardista. A eso sumó los ideales de igualdad propuestos por el socialismo y su sentimiento y capacidad de sujeto comprometido socialmente, los que aportaron ?el sentido? a su vida.

Y de hecho ese sentido fue determinante a la hora de elegir un proyecto de existencia, ya sea como artista y/o revolucionaria. Es posible que sus relaciones afectivas con Xavier Guerrero y Julio Antonio Mella hayan contribuido a encauzar su proyecto revolucionario, anclado en el altruismo y la entrega que la caracterizó en todas las áreas e instancias de su vida. Esta fue la razón por la cual le fue imposible limitarse a crear un arte por el arte. Por lo que a medida que su persona iba adquiriendo la conciencia de que habitaba una sociedad enferma de injusticias sociales, su obra iba absorbiendo de a poco mayores connotaciones políticas.

Si existe algo en la fotografía de Tina Modotti es una fuerza viva, que hace imposible pensar la imagen fuera del acto que la hace posible. La foto deja de ser solamente la imagen producto de la técnica y la acción, para pasar a ser a ser algo que no puede concebirse fuera de la circunstancia y de la intención que la determina. Es decir, que va más allá del gesto e incluye a sus receptores como objeto pragmático.
Lo que implica no solo considerar al sujeto, sin más precisamente al sujeto ?en proceso?, que es aquel que va a pasar del acto, para constituirse en memoria, no sólo para remitirnos a su referente, sino para reflexionar sobre la construcción de una obra, con la
pretensión implícita de contribuir a la transformación de la realidad. Su período más experimental lo produce entre 1924 a 1927. Las primeras fotografías de Tina demuestran claramente la influencia de Weston. Algunas de las imágenes más significantes de su dedicación a la abstracción formal es Experimento con formas similares (copas de vino), donde Tina utilizó dos negativos, uno puesto sobre el otro, así como en Hilos del teléfono. También las que toma en el convento de Tepoztlán en Cuernavaca. Una de ellas es una abstracción fotográfica de los elementos geométricos de la torre de la iglesia, que fue su primera fotografía publicada en México.

Ya en Carpa de Circo de 1924 Tina era conciente, de que todo estaba relacionado con la gente, y comenzaba a incluirla en sus trabajos. Aunque también exploró el potencial de la exposición múltiple y el fotomontaje, recortando y ampliando sus fotografías. Dos series realizadas a principio de 1929 son un ejemplo contundente de su decisión de abandonar la abstracción. La primera es un conjunto de imágenes tomadas en el Istmo de Tehuantepec, una región conocida por su herencia matriarcal, y aunque estas no impresionan por su técnica, si lo hacen en cambio por su sencillez y ausencia casi total de artificios: son un documento de la vida cotidiana de esa comunidad. Y la segunda es la serie hecha a propósito de la manifestación del 1º de Mayo organizada en protesta contra la detención de algunos miembros del Partido Comunista. Manifestación del 1ero de Mayo, y luego un recorte y ampliación de ésta, dan cuenta de su deseo de captar dos de los temas principales de su vida: el arte y la política. Lo que luego se reducirá a la opción radical de elegir entre el arte y la vida. ?El arte no puede existir sin la vida, lo reconozco, pero [?] en mi caso la vida está luchando siempre por imponerse, y el arte, como es natural, sufre en esas circunstancias.? T.M. El ?proceso? que vivió como sujeto de la historia la hizo partir de la composición rigurosa, al uso de la fotografía como una herramienta para mostrar y documentar el mundo. Y a medida que fue sintiendo la necesidad de contribuir más activamente a la causa por la que había decidido luchar, la fotografía entró en contradicción con su nivel de conciencia política y es allí donde el sentido del deber se impuso a su quehacer artístico.
En este punto no le alcanzaba con interpretar el mundo e intentar trasformarlo a través
de la imagen. Debía asumirse como sujeto en la praxis.
[ 7 ]
La obra de Modotti no se redujo a la fotografía: documentó el arte popular mexicano para publicaciones como Mexicans Folkways e Idols Behind Altars, lo mismo hizo con la obra de Orozco, Rivera y con la de los pintores ya vinculados al grupo de los Contemporáneos, como Rufino Tamayo y Julio Castellanos. Además trabajó como fotógrafa para El Machete, periódico donde se recogían artículos que remitían a las desigualdades de la sociedad mexicana, que luego pasaría a ser el órgano de difusión del PCM. Tina fue una gran autodidacta que llegó a hablar 4 idiomas. Desde muy joven adhirió a las ideas más radicales de la primera mitad del siglo XX. Sus marcas fueron sin lugar a dudas: un inmenso deseo de superación, su natural creatividad, sensibilidad e inteligencia, la firmeza de sus convicciones, y el compromiso con sus semejantes. Estas cinco dimensiones, que podría homologarse a lo que fue su cotidianeidad -con sus avances y retrocesos- contribuyeron a su proceso como sujeto en la praxis, y le hicieron posible visibilizar la discriminación, desnaturalizar las prácticas, incomodar y denunciar. Produciendo importantes vacilaciones en el conjunto de significaciones imaginarias sociales, que legitimaron durante tanto tiempo la desigualdad e injusticia distributiva entre ricos y pobres y entre hombres y mujeres. Pero este último tema no preocupó demasiado a Tina por su naturaleza, pero que sí contribuyó a su discriminación por parte de un sector de la sociedad, y determinó en consecuencia la tardía legitimación de su obra. Porque los mitos sociales y sus discursos implícitos legitiman, disciplinan, ordenan y definen el lugar de los actores en los espacios sociales.

La semejanza de la relación entre la fotografía y la historia hacen de Tina Modotti un sujeto histórico al cual se anudan el sujeto textual y el sujeto social, lo que genera que la comprensión afectiva de la vida se transforme en una imagen, la cual remite mucho más allá de la constitución de un mito. Y aunque por muchos años el discurso oficial la haya intentado borrar, ella habita en la memoria cultural de México, y es parte de la Historia del Arte y de la Historia de la Política del mundo. Por lo que es un inmenso privilegio para el Centro Cultural Borges como Fundación para las Artes poder mostrar y dar a conocer un recorte de su obra y por extensión, una mínima parte de lo que fue Tina Modotti.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 5-05-2012