Cacería Implacable

0
10

Cada tanto aparecen películas que atrapan al espectador de principio a fin, que lo mantienen en vilo en su butaca, tanto por un acertado guión como por las interpretaciones. Este es uno de esos casos.

     Cacería implacable (Headhunters), de los mismos productores de la saga Millenium, muestra la vida de Roger Brown y su mujer Diana, que llevan una vida de grandes lujos. Él tiene un importante puesto como caza talentos en una empresa de tecnología, y ella es dueña de una respetada galería de arte. Pero para mantener el alto perfil de vida que poseen, Roger se dedica a otra actividad ilícita y secreta para todos: roba costosas obras de arte de sus clientes o conocidos con la ayuda de su amigo Ove, un empleado de una compañía de vigilancia. Tiene algunos conflictos maritales, pero su vida en general marcha bien. En una exposición su esposa le presentará a Clas Greve, un ex ejecutivo que parece un excelente candidato para la empresa para la que Roger trabaja, y decide conocerlo. Y así se enterará de varios sucesos, como que este hombre ha formado parte de un grupo especial de la Armada Danesa en su juventud. Pero la revelación más impactante será otra: saber que Clas tiene en su poder una valiosa pintura de Rubens. Entonces Roger decidirá hacer lo necesario para obtener el cuadro y salvarse de por vida. Todo esto es sólo el comienzo de la película. A partir de allí la historia irá en una escalada de eventos que cambiará la vida de todos minuto tras minuto, y donde, conducidos por la acción y el suspenso, se revelarán secretos que nadie conoce y que volverán a Roger la presa de una feroz persecución.

La película está protagonizada por Aksel Hennie (Roger Brown), un respetado actor noruego que brinda una interpretación visceral en el film; Nicolaj Coster-Waldau (como Clas Greeve) actor danés también reconocido a nivel internacional por su participación en la serie de televisión Game of thrones, y la hermosísima Synnove Macody Lund, que en su debut cinematográfico hipnotiza en cada plano.

Pero sin duda el punto fuerte del film es el guión, adaptado del best seller del escritor noruego Jo Nesbo, destacado por la crítica internacional como responsable de expandir los márgenes de la novela negra moderna,  y que obtuvo ventas de más de 8 millones de libros con Headhunters. Y justamente ahí radica el potencial de la película, con un guión vertiginoso que muta constantemente, que entretiene, es imprevisible, y consigue capturar la atención del espectador  en todo momento.

La película aborda grandes temas en torno a la conducta humana como la ambición, las traiciones, la venganza, la incertidumbre frente a determinadas situaciones, y principalmente las relaciones de poder, tanto en el ámbito laboral como en el personal.

Una gran película, que vale la pena ver en cine, y que atraviesa los géneros de acción y suspenso de manera inteligente y salvaje a la vez que explora el comportamiento humano en sus múltiples aristas.