Dos redondos en concierto

0
7

En la hermosísima y recientemente inaugurada sala teatral “Hasta Trilce”, ubicada en el barrio de Almagro de la Ciudad de Buenos Aires, se presentaron los ex “Redonditos de Ricota”, Semilla Bucciarelli y Sergio Dawi, con un espectáculo multimedia que combina video, música y creatividad de alto vuelo.

- Publicidad -

Mientras Bucciarelli, quien viene desarrollando una importante experiencia en el campo de las artes plásticas, dibujaba con la ayuda de su tableta digital, distintos trazos y figuras sobre la pantalla de fondo, sobre el suelo y sobre el mismísimo saxofonista, quien estaba vestido completamente de blanco, Dawi improvisaba a su vez con su instrumento, a partir de una base armada, en función de los recorridos emocionales que las formas del artista visual le sugerían. De esta manera se establecía un diálogo lúdico, absolutamente inusual e imprevisible, entre la música y las imágenes, conformándose una performance de altísima calidad, que se encuentra a la altura de la enorme carrera de ambos artistas. En una de sus secuencias, el espectáculo contó con la participación del irreverente músico y compositor Andrea Prodan, quien en un momento subió al escenario para jugar en contrapunto con Sergio Dawi. “AMBOS A LA VEZ” es un espectáculo extraordinario que investiga el terreno de la compleja e inquietante interacción que se desarrolla entre los sonidos y las imágenes.

Un párrafo aparte merece la sala en donde se desarrolló la performance. “Hasta Trilce” es un bellísimo espacio diseñado para optimizar tanto la versatilidad de las obras como la capacidad perceptiva de los espectadores, que ha buscado reincorporar y adaptar los tres niveles del teatro isabelino en una sala moderna y poco convencional. Concebido como un espacio de investigación y creación artística, centra su producción en el desarrollo de las disciplinas teatrales y musicales, incorporando el pensamiento filosófico. Cuenta además con un amplio bar, constituyendo así un espacio más que interesante y con impronta propia, dentro de la enorme variedad que distingue a las salas teatrales porteñas.