Cornelia frente al espejo

0
33

Ya tiene fecha de estreno la película de Daniel Rosenfeld basada en el relato homónimo de Silvina Ocampo.

- Publicidad -

La tercer película de Rosenfeld (Saluzzi -ensayo para bandoneón y tres hermanos-, 2001; La Quimera de los Héroes, 2004) es protagonizada por Eugenia Capizzano junto a Leonardo Sbaraglia, Rafael Spregelburd y Eugenia Alonso; ha ganado el premio anual Hubert Bals de post-producción (Holanda), tuvo su estreno mundial en el Festival Internacional de Rotterdam 2012 y recientemente formó parte de la Selección Oficial del Festival de Moscú.

Cornelia frente al espejo es un drama-fantástico que tiene la singularidad de que sus diálogos fueron escritos íntegramente por Silvina Ocampo (extraídos de su cuento Cornelia frente al espejo).

La música original fue compuesta por Jorge Arriagada (notable compositor en numerosos films de Raúl Ruiz, Olivier Assayas y Barbet Schroeder) y la dirección de fotografía es de Matías Mesa(habitual cámara de Gus Van Sant).  

Una joven mujer, Cornelia, llega a la antigua casona paterna para suicidarse. Pero es continuamente  interrumpida, disuadida, por imprevistas apariciones: una misteriosa niña, un ladrón, un amante. ¿Es que el veneno ya hizo efecto? ¿O es que Cornelia cayó del otro lado del espejo? 

Como en una trágica versión de la Alicia de Lewis Caroll, Cornelia avanza por un mundo extrañado, donde habitan la inocencia y la crueldad, el amor y lo siniestro. La película basada en el cuento homónimo de Silvina Ocampo es una inusual apuesta cinematográfico-literaria: sus diálogos pertenecen íntegramente al cuento original.

En Cornelia no hay certezas de identidad sino la certeza de ser habitada por otras voces. Es con esas voces, reflejos, que ella reinventa una y otra vez su propia histor

 

La singularidad de esta adaptación (y tal vez su mayor desafío) reside en el hecho de que los diálogos originales del cuento de Silvina Ocampo son interpretados por los actores de manera fiel, es decir, tal cual fueron escritos por la autora. El resultado es una película donde la respiración de esos textos de inquietante poesía se convierte en la materia misma del film. Tanto en la estructura del cuento como en la adaptación cinematográfica hay una deliberada forma digresiva que avanza y se desvía en recodos inesperados, es el laberinto de apariciones donde Cornelia reinventa una y otra vez la historia de su vida como una Sheherezade que quisiera aplazar su muerte frente al espejo.