A dónde van los corazones rotos

0
11

Tres hermanos y una madre regresan a su antigua casa de veraneo en busca de un lugar que se esfuma: el pasado.

“En A dónde van los corazones rotos, la playa, espacio que aúna en la memoria los sentidos de ese pasado añorado, es en el presente un lugar que se encuentra de cierta manera vacío. Algo de ese espíritu es lo que se trató de investigar con los actores en el proceso de trabajo de esta obra. La actividad desarrollada se centró en poder explorar todas aquellas zonas que se encuentran más allá de lo dicho, en un intento por romper con la literalidad. A su vez, desde la puesta, nos propusimos trabajar con un espacio que escape a las convenciones representativas de la playa, que los elementos estén algo corridos de su referencialidad, y en cierto sentido poder reflejar así las formas indefinidas que toman los recuerdos.”

La situación se desarrolla en la playa que rodea al Faro. Son las primeras horas de la tarde. El cielo se nubló, hay viento. Poca gente alrededor. Sólo un grupo que a lo lejos juega un partido de fútbol. Una madre y sus tres hijos ya adultos, regresan luego de muchos años al mismo lugar en el que solían pasar sus vacaciones allá, en otro tiempo, en el que vivían con el padre, y en el que todavía existía lo que ellos podían percibir como una familia. En el presente, esos lazos fueron transformándose, y ese cambio es lo que empiezan a percibir ahora. Ya no son los mismos que antes. Ya adultos, sin compartir una cotidianeidad que los vincule y les permita reconocerse en los otros, se encuentran en ese tiempo vacío de la playa ¿Se conocen? Entre el presente inquietante y la remembranza de un pasado que ellos reconocen como “feliz” aunque los recuerdos específicos no evidencien lo mismo, pasarán unas horas, esperando la llegada de un familiar que prometió encontrarlos y no viene. Una certeza tienen: ese lugar en el que fueron felices no está más, y no se puede volver a ese tiempo.

SOBRE CYNTHIA EDUL
Nació en Buenos Aires en 1979. Es dramaturga, narradora y licenciada en Letras por la Universidad de Buenos Aires. Egresada a su vez de la Carrera de dramaturgia de la EMAD en el año 2006, recibió el Premio Primera Obra otorgado por Argentores por Miami. Esta pieza fue estrenada en el año 2008. También es autora de la obra, La excursión. Trabajó como narradora para la editorial Santillana. Ha desarrollado una importante carrera docente en el área de literatura y dramaturgia en distintas instituciones. Desde el 2008, dicta clases deLiteratura Universal en la Universidad de San Andrés y clases de Diseño y producción de proyectos culturalesen el mismo establecimiento. Junto a Alejandro Tantanián, en el año 2009 creó la plataforma de dramaturgia contemporánea Panorama Sur, siendo una de las gestoras y curadoras del proyecto y su directora académica. Es autora de la novela La Sucesión, publicada por la editorial Conejos en el 2012.