La forma exacta de las islas

2
11

Documental sobre la Guerra de Malvinas que acierta en problematizar enunciaciones y memorias, confrontando decires y saberes desde las autorreferencialidades y lo testimonial.

Daniel Casabé y Edgardo Dieleke tienen una película anterior, Cracks de nácar, estrenada en la última edición del BAFICI que presenta la curiosidad de estar protagonizada por Rómulo Berrutti y Alfredo Serra.

En esta ocasión, presentan un documental estructurado en dos momentos en la búsqueda de la investigadora Julieta Vitullo para su tesis de licenciatura sobre los modos de representación de las Islas Malvinas en relación a la Guerra en la literatura y el cine. Su primer viaje en diciembre de 2006 y su segundo viaje cuatro años después.

Diciembre 2006: los planos y la voz en off corresponden al diario de Julieta Vitullo, quien viaja a las islas y conoce casualmente a dos veteranos, Carlos y Dacio, que están allí para comprender su propia experiencia, provocando con el encuentro 10 horas de filmación con el paisaje y ambos ex-soldados como protagonistas.

Noviembre 2010. Segunda ida a las Islas, ya con el equipo de rodaje de Casabé y Dieleke dispuestos a avanzar en la búsqueda personal de Julieta. La pantalla se pone negra mientras ella cuenta y resume, bordeando y disparando puntas posibles de lectura e integración de lo que no es más que recuerdos, sensaciones, intensidades teóricas.

Documental polifónico, narración de múltiples puntos de vista, en principio tres, el de los directores, el de los veteranos, el de Julieta, complejizados por el paso del tiempo. En el caso de la voz de Julieta es la única cuyo punto de vista tiene el privilegio de sostener dos enunciaciones temporalmente demoradas y al mismo tiempo confundidas por su propia experiencia afectiva y sus propias pérdidas personales.

Además, oscureciendo la posibilidad de relatos categóricos, se suman los testimonios en inglés, que no están traducidos y pueden ser para el espectador más o menos claros, voces en el idioma del otro, el “ocupante” para el nosotros argentino que se intenta plantar (en las opiniones vertidas por John Fowler, Tony Smith y Rob Yssel), quizás como una estrategia de construcción del relato que permite entrever de quién son esas islas, más allá de la representación emocional que todos llevemos en relación al tema.

La investigación de Julieta deviene, finalmente, libro, es de decir, literatura. Está publicada por Ediciones Corregidor: “Islas imaginadas. La guerra de Malvinas en la literatura y el cine argentinos” (2002).

El material audiovisual se plantea como forma de descifrar una realidad que se vuelve más incierta y abierta cuanto más se la pretenda relevar, cámara en mano y cartográficamente, construyendo su forma al mismo tiempo que se intenta filmarla, es decir, mirarla. “Finalmente estoy en Malvinas. Vengo a Malvinas para terminar mi tesis. Vengo a Malvinas para confrontar las versiones escolares y las versiones testimoniales de los que pelearon en las islas en el 82. Vengo para ver cómo se construye este espacio en la literatura y el cine argentino”. Porque Julieta bucea en los modos de representar las islas en la literatura, desde el viaje de Charles Darwin y sobre todo trabajando dos textos argentinos, Los Pichiciegos de Rodolfo Fogwill y con Las Islas de Carlos Gamerro.

La forma exacta de las islas además es la que se construye desde un relevamiento del campo, ofreciendo secuencias del paisaje desnudo y natural de Malvinas como pocas veces se han visto en un documental argentino. Y al mismo tiempo que planta esa mirada casi topográfica intenta asir hitos que quedan vivos en los recuerdos, explorando desde la teoría de los afectos formas de investigar y confrontar testimonios de vida con discursos institucionalizados, recorriendo un andar sumamente interesante del documental contemporáneo.

 

  • julieta vitullo

    Te agradezco mucho la detallada y cuidada crítica. Te quería hacer dos aclaraciones solamente: la tesis que estaba escribiendo cuando fui a las islas no era de licenciatura sino doctoral. Y la otra aclaración, más importante, es que las entrevistas a los isleños sí están traducidas en el corte final (el que acabamos de mostrar en Mar del Plata). Gracias y saludos!

  • Kekena

    Gracias por las aclaraciones! Es muy interesante que sea tu tesis de doctorado, por el lado afectivo que ella tiene, bien ahí por ese sesgo.
    Queda hecha la aclaración en cuanto al doblaje. La versión que se pasó en Mar del Plata entonces contiene la traducción de los testimonios en inglés, de todos modos insisto que la voz del “extranjero” o “natural” según de qué lado se lo vea es una inclusión bien atractiva en la película en tanto actualiza esa tensión polifónica, flexible y abierta que tiene toda tu propuesta en torno a las miradas y decires sobre el tema. Gracias una vez más y esperamos el estreno en cines para el gran público.