Bienal de San Pablo: Ian Hamilton Finlay

2
9

Un poeta y jardinero escocés representa la consigna poética de esta Bienal de San Pablo.

La ‘’Inminencia de las poéticas’’, con este título absolutamente esperanzador para el mundo del arte se presenta esta 30º Bienal de San Pablo, y digo esperanzador por lo que significa estar atento y con una mente y un corazón absolutamente abiertos  para poder comprender y abarcar lo que está por venir.

Y si pienso en las poéticas que es lo que retumba en mi cabeza a cada paso que doy por la Bienal como algo que no me abandona, no puedo menos que detenerme en este artista escocés nacido en Bahamas, Nassau,  Ian Hamilton Finlay (1925-2006), poeta y jardinero, quien representa con creces a mi entender la intención del eje curatorial  de esta Bienal.

Con una austeridad y delicadeza que emocionan, Finlay nos transporta a sus Jardines de ‘’Little Sparta’’ en  Lanark, Escocia,  su obra más significativa, reflexionando en forma poética sobre la naturaleza del hombre, cómo ser crítico frente a lo que lo rodea.  Todo esto dándole a los objetos que incluye un significado que trasciende el del objeto en sí.

Sin ánimo de desmerecer a otros artistas, cada uno comunica como quiere o como puede, hace todo esto sin golpes bajos y sin apelar a la violencia, muy por el contrario con una sutileza y elegancia que conmueven y nos hacen pensar. El mensaje llega directo, con escasez de recursos, limpio y claro y con un poder de síntesis que es lo que siempre, en mi caso, espero ver en un artista. Su espacio es un paisaje poético en el que la naturaleza y la cultura se fusionan para recordarnos en forma consciente, el mundo como espacio físico que habitamos,  y el hombre como animal pensante en este mundo, coronado por un lenguaje que estimula también filosófica y políticamente.

Pienso nuevamente en la curaduría de éeta Bienal y la entiendo como lo que está a punto de pasar, y lo que está a punto de pasar no es otra cosa que nuestro deseo de mantener viva la llama de la creación en un mundo convulsionado y violento, en el que cada vez más el artista y su sensibilidad son el referente de reflexión sobre lo que queremos conseguir. Celebremos con hechos su existencia!