Mais Bienal

1
10

La BIENAL de SAO PABLO conmemora su 30ª edición reafirmando su misión de promover el contacto con el público. Por lo que podemos definirla como “un acontecimiento social” resultado de una política cultural pensada para ampliar cada vez más el abanico de sus espectadores/actores, que se preparan para disfrutar del principal espacio deintercambio cultural entre el Brasil y el mundo.

Resulta absolutamente llamativo que una de las cuatro ciudades del mundo con mayor concentración poblacional, característica que comparte con New York, Tokio y DF, México -donde la mayor parte de la riqueza está concentrada  sólo en un 3 % de la población-  se ocupe de que una Bienal de Arte Contemporáneo se construya como un bien cultural, del cual la mayoría de sus habitantes se apropian con un carácter festivo -forma primordial y determinante de las civilizaciones-, parte de un sentido profundo, relacionada con una determinada concepción del mundo. Por esto es habitual ver entrar a los niños corriendo, parejitas en short, abrazados  o besándose, familias, adolescentes, consumiendo arte,  como si la Bienal fuese parte – que lo es – del parque en el cual se encuentra enclavada.

Varios factores, como: el apoyo del Municipio, del Gobierno Federal  y del Estado, sumado al de las grandes multinacionales, dan lugar a un acceso gratuito, acciones  entre muchas otras, que dan cuenta de una conciencia de la importancia del arte para la formación de sus ciudadanos, los cuales tienen la posibilidad de ver cerca de 3000 obras pertenecientes a 111 artistas, entre otras múltiples programaciones paralelas.

  • maria p

    Muy buen artículo, fluído y claro, que no deja dudas sobre la misión de los gobiernos en la promoción de la cultura, ni sobre la interacción de un público descontracturado, casi de parque en el disfrute colectivo del arte.