Bienal SP2012: apuntes de viaje

0
14

Solo 24 mujeres entre los 111 artistas que conforman esta Bienal, y la ausencia de creadores cubanos, son algunos detalles que surgen a primera vista.

- Publicidad -

Sin ánimo de hacer demasiadas estadísticas, pero fieles a lo que nos enseñara la metodología de las Guerrilla´s Girls, esta Bienal repite lo que ya notáramos en la edición pasada, la del 2010; aquella bienal, que en algún punto parece espejar esta edición 2012, era una bienal atravesada por las relaciones arte/política, y en este contexto esbozamos reflexiones que quedaron apuntadas en la nota especial que escribimos para el suplemento SOY de Pàgina 12.

En esta nueva edición, la Trigésima, la presencia de 24 artistas mujeres se traduce en un porcentaje de, aproximadamente, 27%. Estas 24 elegidas son: Anna Oppermann, Charlotte Posenenske, Elaine Reichek, Erica Baum, Fernanda Gomes, Gego, Helen Mirra, Ilene Segalove, Pauline Bastard, Jutta Koether, Katja Strunz, Kirsten Pieroth, Lucía Laguna, Maryanne Amacher, Meris Angioletti, Moyra Davey, Daniela Lovera, Nydia Negromonte, Sandra Vazquez de la Horra, Sheila Hicks, Simone Forti, Sofía Borges, Viola Yesiltaç y Yuri Kimura.

Por su parte, la ausencia de artistas de Cuba y del Caribe, como de Ecuador, Bolivia, Paraguay, y América Central (excepto México, es decir, de Panamá, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Dominicana…) es un dato interesante para pensar acerca de los alcances de las bienales como prácticas de visibilización de posibles agentes dentro del campo artístico del arte contemporáneo y los nuevos mapeos que se intentan proyectar desde Latinoamérica, considerando, por supuesto, a Brasil dentro de este posible plano de aproximación a la problemática de lo internacional, lo regional, lo glocal.

Honduras, de todas maneras, sostiene su propia Bienal, e intenta desde allí fortalecer la práctica artística, curatorial y teórica de su campo, ver más información en lo que publicamos en leedor acerca de la Bienal de Artes Visuales del Istmo Centroamericano.

La bienalización del arte contemporáneo es un hecho obvio y evidente, que difícilmente pueda desandarse. Las bienales son eventos gratuitos, donde no se puede comprar ni vender obra, es claro que no son ferias de arte, sin embargo parte de su importancia tiene que ver con la legitimación hacia el mercado del arte, ya que en estos eventos se fijan las agendas de circulación y consumo y se ajustan ofertas y demandas. Por eso es interesante pensar quiénes están y quiénes no, qué puede verse y qué está ausente.

Sería interesante debatir estos puntos, especialmente en torno a una bienal tan poética y cerrada sobre sí misma como esta Trigésima, tan particular en relación al peso de la economía brasileña en el resto del mundo y a la proyección de sus propuestas.

Continuaremos, desde San Pablo…

Ilustra la nota: Fragmento de la instalación de Sheila Hicks en la 30 Bienal 2012.

Seguí estos temas y toda la información en Facebook:
Fan Page de Leedor: http://www.facebook.com/LeedorCom
Grupo de Leedor: http://www.facebook.com/groups/leedor/ 

Twitter: @sitioLeedor