Bienal de San Pablo 2012: Rodrigo Braga

1
11

Una video instalación imperdible de un artista brasileño en esta 30 Bienal de San Pablo.

Hijo de biólogos, nacido en Manaus en 1976, criado en zona amazónica el joven Rodrigo Braga es todo un referente en el arte actual de Brasil, profuso y activo eligió en un momento la fotografía como su medio favorito, el motivo comienza a ser buscar aturdir al espectador. Una fotografía crítica, producto de una puesta pensada y selectiva. De fondo la naturaleza, abigarrada, cruda, real.

Y Braga es referente desde el 2004 cuando realiza Fantasía de compensación, que sería su obra clave, centrada en una serie de veinte fotos extremadamente realistas de una una cirugía en la que una cabeza humana es fundida con partes de un rottweiller muerto. No se puede ser indiferente frente a su obra: el propio cuerpo del artista, sumido en materiales blandos (barro), con animales vivos (cabras, peces), los elementos se intercalan para producir un choque que finalmente nos perturba.

Esta Bienal de San Pablo invita a Rodrigo Braga con un espacio oscuro, tres grandes pantallas proyectan a la vez en paredes opuestas y en loop su lucha con un cabrito al que se ata por el pie, el plano detalle de la corteza de un árbol interrumpida por una parte del cuerpo, (lo que en el primer video se resuelve desde el plano general, en el otro se hace más cerrado, menos sencillo de captar) tras lo cual un brazo entra al cuadro para agarrar un cangrejo en el barro, el otro video: el artista atado con sogas de un árbol resiste al peso de su propio cuerpo, sumado al balanceo.

En fotografías con backligth objetos envueltos en ramas: un pescado atrapado, piedras, hojas. El espectador es envuelto por esas pantallas finalmente.

Ingresar a la sala de Braga es entrar a una especie de sagrario natural, heterodoxo, diferente, la naturaleza está ahí para que el hombre la someta, parece haber un profundo sentido de la humanidad en esa tensión, un primitivismo básico. La gente que ingresa a ese espacio es silenciada por ese ritual tan personal, tan privado. Y termina llamando la atención ese respeto que genera una obra distinta que parece salir de las entrañas mismas de un artista excepcional.

http://www.rodrigobraga.com.br

  • Diana Dowek

    Muy buen comentario
    Nos incita a descubrir a este joven artista
    Diana