Manipulaciones III: El banquete

0
9

En este nuevo espectáculo de la destacada compañía dirigida por Diego Starosta, nos encontramos con una relectura de dos textos centrales, que se encuentran en la matriz del surgimiento tanto de la literatura argentina como del proyecto de nación que finalmente se impuso con la llamada generación del ochenta: “El matadero” de Esteban Echeverría y “La refalosa” de Hilario Ascasubi. El sesgo dicotómico (unitarios versus federales, peronistas versus antiperonistas, populistas versus liberales) constituido por dos campos en pugna, que aún hoy atraviesa a nuestro país, recorre de principio a fin este riguroso espectáculo teatral. A diferencia de la obra anterior (“Manipulaciones II: Tu cuna fue un conventillo”), en la que el procedimiento formal de unos actores que eran literalmente maniobrados como títeres por otros quedaba evidenciado, en este caso ese mismo recurso se encuentra aquí mucho más diluido e incorporado a la acción dramática, lo cual genera una enorme tensión en el desarrollo de las líneas narrativas presentes en la escena. En ese decadente salón aristocrático en el que tiene lugar la obra, las pasiones, la violencia y la sangre que ésta conlleva, emergen naturalmente, por lo que el inevitable enfrentamiento entre los opuestos tiene lugar una vez más. Es particularmente notable la elección de cada uno de los elementos pertenecientes al espacio escénico, así como la propuesta de vestuario y la intensa caracterización de cada uno personajes, puesto que dan perfecta cuenta de ese mundo que se encuentra al borde de la disolución.