Bienal de San Pablo: Bas Jan Ader y Sigurdur Gudmunsson

2
25

En pleno día feriado, por la celebración del dia de la Independencia en Brasil, con 30 grados promedio de calor el Parque Ibirapuera se llenó de sus habituales ciclistas, skaters, corredores. Mientras tanto, en el pabellón de la Bienal abría al público, lo que se preeve va a ser una super concurrida 30º Bienal de San Pablo.

En principio, debo decir que lo inasible es inminente y viceversa. Inasible por lo inabarcable, también. Llevamos dos días en la Bienal y falta mucho para visitar de esta Bienal de la precisión, la obsesividad de sus montajes y la ajustada y perfecta racionalidad de sus curadurías. Hay muchas muestras individuales, muchas retrospectivas que perfectamente podrían caber en una muestra única en La inminencia de lo poético. La idea central: volver al oficio, la historia del oficio, la historia de la historiografia, el oficio de la pintura, el de la tecnica y sus instrumentos. Mucho menos video, mucho más dispostivo artesanal: se destacan los proyectores 16 mm a lo largo de toda la bienal, o aún los proyectores de dvd apoyados sobre sillas de madera.

Más allá de eso, de lo que seguramente explayaremos en sucesivas notas en Leedor quería detenerme en dos artistas principalmente: Bas Jan Ader y Sigurdur Gudmunsson. El primero, un holandés desaparecido en 1975 mientras realizaba una performance imposible: cruzar el atlántico en un pequeño velero, que iba a formar parte de su trilogía “In search of the miracolous”. Melancolia, sentido del humor, solitario sometimiento del cuerpo a fuerzas improbables, la de la gravedad por ejemplo: la serie de “Caídas interrumpidas” son registradas en 16 mm, una geométrica, otra orgánica (el artista cuelga de la rama de un árbol y cae).

El montaje de la muestra de Bas Jan Ader aprovecha un rectangulo generosamente blanco (como la mayor parte de la Bienal) donde se distribuyen dos videos enfrentados, una pelicula de 4 minutos llamada “Anochecer” donde el limite lo pone el sostener una enorme piedra en un lugar cerrado.  La otra pared organizada en backlights con fotografías: “El artista como consumidor de un extremo confort“, y lo que parece lo extraño que es una situacion cotidiana del sillon y el perro, el making off fotografiado de las “Caidas interrumpidas”. Y dos fotografias: Despedida de amigos distantes y Los elementos. En ambas el fondo es un paisaje marino: muy Friedrich.

Despedida de los amigos lejanos.

El conceptualismo romántico de Ader busca los extremos de lo poético, desde el absurdo, y un dolor intimo de una soledad profunda, tanto como ese último corto “I´m too sad to tell you” (1971), el único primer plano de todos sus films: un autorretrato llorando.

En la pagina web pueden verse sus trabajos.  http://www.basjanader.com/

Sigurdur Gudmunsson

Este artista islandés, nacido en 1942, es escultor, pintor, performista, poeta, presenta una serie de fotografías tomadas entre 1970 y 1980 y llamadas “Situaciones”, la mayoria en blanco y negro. Como en Ader, también el absurdo atraviesa la poética de Gudmunsson, mucho más leve, más cercano a la post imagen de lo contemporaneo, que a la utopia del romantico holandés. Cada imagen provoca un desvío del significado por la yuxtaposicion arbitraria de elementos: zapatos, libros y panes; una regadera, una rueda de bicicleta, un barrilete. El pasto, la arena, la tierra son la linea de suelo sobre la que se exponen “extrañamente” los elementos, pocos y suficientes. Muy atrayente el juego irónico en este surrealismo al reves, que revela y luego oculta, que opera por mostrar demasiado más de lo que provoca.

Proximamente más notas….

 

  • Maggie

    Muy interesantes tus descripciones ! Saludos !