Vivan las antípodas!

2
10

El intento de viajar por caminos ocultos para ir descubriendo un mundo,que se resiste a la representación. Se estrena hoy en Buenos Aires

- Publicidad -

La representación no alcanza nunca ese ideal tan buscado, en todo caso se acerca, por aquello que esconde, es decir por el acontecimiento que envuelve.

Seguramente si nos cayésemos a pique haciendo caso omiso de la redondez de la tierra, nos encontraríamos en principio con toda la gente patas arriba, nos causaría mucha gracia, pero dada nuestra estructura bípeda tendríamos que ponernos en cuatro patas para mirar a través de nuestras piernas y terminaríamos mareándonos. El tema es que con el tiempo fuimos perdiendo la habilidad de nuestros compañeros los animales, nos costaría demasiado, sería un imposible.

Y a ese mundo al que no estamos acostumbrados, posiblemente tendríamos que aprender a nombrarlo usando otras palabras, otras adjetivaciones.

De alguna manera lo que de pronto nos ofrece Vivan las Antípodas es el intento de viajar por caminos escondidos e ir descubriendo en ese recorrido fantástico, -en todas las acepciones del término- un mundo, que se resiste a la representación y al peso de su prestigio.

De allí la cita inicial de Lewis Carrol, y su referencia a Alicia en el país de las maravillas o frente al espejo.

Si anteriormente acudí a la palabra fantástica, ahora agrego maravillosa. Porque esa es la sensación que genera en el espectador este film, que tiene mucho de espíritu libre, para recurrir a una metáfora que de cuenta de un trabajo donde a la creatividad estética se suma la perfección de la fotografía, el montaje, la música, la elección de los personajes y las 8 historias que se cuentan. Donde cada relato esconde una exquisita sensibilidad. Desde la austera sencillez de la pareja de entrerrianos en contraste con el movimiento acelerado de Shangai, pasando por la Patagonia chilena, Hawai, Big Island; Kubu Botswuana en África, el Lago Baikal Miraflores, España, hasta Nueva Zelandia.

Hacía mucho que un film literalmente no me daba vuelta la cabeza. No cabe dudas que a pesar de todo lo que muestra y de cómo lo muestra, da cuenta del sentido en una especie de sinsentido, paradójico y Deleuziano, trazando líneas lógicas en la esfera que representa el mundo, para dar cuenta de que una motosierra no se presta o como una madre convive con sus hijos al lado de los elefantes y los leones, porque también tienen derecho a tomar la misma agua que los rodea.

Es justamente éste aparente sinsentido el que nos hace reflexionar sobre 8 realidades contrapuestas y aceptar que este mundo que conocemos es mucho más grande de lo que suponemos… absolutamente diferente, pero al mismo tiempo esconde un ejercicio de  sensibilidad similar frente a estímulos de orígenes distintos. No obstante, hay un elemento indiscutible que los aglutina: el agua -llámese río, mar o lago. El agua permite el espejo, admite en su reflejo dos miradas unidas por una frontera imaginaria. Dos realidades.

Quizá esta sea una de las razones por la cual uno de sus personajes elige para su futura reencarnación ser agua. Porque el agua es fuente de vida, medio de purificación y regeneración, y como masa indiferenciada representa la infinidad de lo posible. Y es a la vez el origen de la creación, sea dulce, de lago, estancada u oceánica… Siempre será símbolo espejeante. Verdad  versus ¿falsedad?

Victor Kossakovsky elige 8 puntos en la esfera del planeta llamado tierra, tira las líneas y une sus opuestos. Y a lo largo de todo elfilm pone en acción una estrategia: ir en contra del sentido común abandonando el círculo, proponiéndonos un juego, un ejercicio que va en contra de la representación y de sus reglas… donde eso que somos, se parece mucho a lo que nos pasa.

Un placer para todos los sentidos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Compartir
Artículo anterior360
Artículo siguientePapirosen
  • Lau Martínez

    Fui a verla al Gaumont hoy. Me gustó muchísimo, la verdad que fue una sorpresa la película, no me esperaba nada así. Es diferente a todo lo que ví. Un trabajo de cámara excepcional. Felicitaciones!