Instituto Benjamenta

0
29

El martes próximo en la Cineteca Vida se proyecta el primer largometraje de los hermanos Quay.

- Publicidad -

Cuando Jakob Van Gunten ingresa al Instituto Benjamenta, un internado que se encarga de formar sirvientes a través de las técnicas de la servidumbre sometidos a todas las humillaciones posibles, con unos métodos enigmáticos e incomprensibles. Jakob, intentará desmembrar los misterios ocultos que rodean el internado, los alumnos y de Lisa y Johannes Benjamenta, los hermanos que dirigen el instituto. En esta película se combinan la fantasía, la mística y el cuento de hadas en un somnoliento sueño en blanco y negro. (..) Institute Benjamenta fue la primera incursión de los Hermanos Quay en el largometraje, y traerá a la memoria del cinéfilo experimentado recuerdos de filmes anteriores como Eraserhead (1977), de David Lynch. Combinando breves secuencias de animación de marionetas con actores reales, una dirección artística y una fotografía muy elaborada y compleja, escenografías de interiores degradados, y un argumento breve e incomprensible casi en su totalidad, los Quay crearon un film psicótico y surreal, donde el absurdo y el miedo se imponen.

No podían haber escogido mejor obra literaria para realizar su primer largometraje los hermanos Quay, pues la novela del escritor suizo Robert Walser “Jakob Von Gunten” posee la atmósfera (oscura, onírica, Kafkiana) idónea para su traslación al imaginario artístico por el cual los hermanos Quay son conocidos. (..)

(..) Los Quay someten su proceso creativo al instinto y es el magnetismo de las imágenes el que los guía. El Instituto Benjamenta es un lugar enfermizo, mentalmente apestado, donde la soledad y el deseo sexual insatisfecho derivan hacia la muerte, la locura y la total pudredumbre existencial. (..)

(..) La entrada del protagonista a una escuela que prepara sirvientes domésticos es una excusa, un pretexto, un mero escenario en el que se desarrolla la historia de un alma solitaria, donde se encuentra con otras dos personalidades análogas (introspectivas, solitarias, reprimidas); sin quererlo ni beberlo el aspirante a sirviente se encontrará en medio de un triángulo amoroso de lo más oscuro. Y donde las lecciones son de lo más extrañas y humillantes que puedan existir. La escuela se encuentra poseída por un aire onírico y surrealista que junto con sus personajes, asustaría a cualquiera que viviera ahí.

La película es difícil de interpretar, es complicado saber a ciencia cierta qué está ocurriendo en el establecimiento; lo más adecuado sería ver el filme como una fila de reflexiones oscuras que van acompañadas de una elaborada y magnífica fotografía que acentúa el lúgubre ambiente. La música es perfecta para el filme, pues en ocasiones parece devorar las imágenes con sus inusuales armonías.

El imaginario de los hermanos Quay recoge lo más imprescindible de la novela de Walser para su especial adaptación cinematográfica, sin obviar las reflexiones, ansias y miedos que los protagonistas se plantean continuamente, ambientadas dentro de su entorno claustrofóbico, una interrelación narrativa y visual realmente satisfactoria. (..)

(..) La novela “Jakob Von Gunten”, debido a su densidad narrativa y modernidad para la poca (fue escrita a principios del siglo pasado), fue incomprendida y olvidada hasta que a mediados de los años sesenta la obra del escritor suizo fue rescatada del olvido en el cual se encontraba, una situación en cierta forma paralela y similar a la de los hermanos Quay y sus inclasificables trabajos, de difícil difusión y exhibición para los cinéfilos, almas gemelas éstos creadores que poseen obras tortuosas y vanguardistas que necesariamente y debido a sus especiales características tendrían algún día que encontrarse como ha sucedido con “Jakob Von Gunten / Institute Benjamenta”, un compendio de reflexiones del ser humano, sus sueños y deseos, narrados de forma poco convencional; un excelente ejemplo de auténtica vanguardia artística. (..)

STEPHEN Y TIMOTHY QUAY

Son dos gemelos idénticos, que desde fines de los años 70 se han destacado en el cine de animación. Nacidos en Pennsylvania, EEUU en 1947, los hermanos QUAY estudiaron en Londres donde han producido la mayor parte de sus filmes, obras muy personales como la extraordinaria “La calle de los cocodrilos” financiada mediante la realización de comerciales para TV y videos musicales.

Instituto Benjamenta, filmada en 1995 es su primera película de largo metraje y también la primera rodada con actores de carne y hueso, por ejemplo: Mark Rylance, Gottifried John, Daniel Smith y Alice Krige en sustitución de sus característicos mímicos. Sin embargo esta diferencia no resulta fundamental y los hermanos QUAY siguen fieles a abigarrada y compleja visión del mundo en la que se conjugan elementos surrealistas y expresionistas y una magistral utilización de la luz y la música, esta a cargo de Lech Jankowski, como también una asombrosa puesta en escena.