Homenaje a Víctor Grippo

0
21

18 obras antológicas de Grippo mostradas muy conmovedoramente en el MALBA.
Las obras (18 en total) elegidas por Marcelo Pacheco, curador del Malba, para este ?Homenaje? al cumplirse 10 años de la muerte física Víctor Grippo, son sumamente conmovedoras, actúan como una síntesis de toda su obra. La estética de la sala despojada e iluminada en su totalidad acompaña en silencio al espectador en su recorrido.

- Publicidad -

“Se nos ocurrió trabajar sobre la idea de comunidad, que se reitera a lo largo de toda la producción de Grippo. Desde sus comienzos hay una tendencia a pensar en la fundación de la comunidad: pensar en los oficios y en el origen del arte, en la transformación de la cultura, la naturaleza y la creación, todas constantes en su producción”, explica el director del Malba, Marcelo Pacheco.?

Víctor Grippo (1936-2002) químico devenido en artista plástico, es el personaje más representativo entre nuestros artistas conceptuales. Empieza su actividad artística a fines de los cincuenta (hacía cuadros, esculturas, con mecanismos y circuitos).
Poco a poco sus ideas se fueron apropiando de su estética y estas se manifestaron buscando en las cosas más simples de la vida cotidiana (alimentos, mesas, oficios primigenios y distintos tipos de energía) la redención del hombre y la incitación a la reflexión.

Son emblemáticos los elementos que usa como símbolos, la papa es sinónimo de Grippo, y nos lleva a ese mundo que construyó alrededor de ella: el origen, la energía, alquimia, la consciencia del ser humano y la potencia que encierra en su interior. Desde una complejidad mínima abarca gran parte de las preguntas que el ser se hace a lo largo de su existencia.

En su obra ?Vida, Muerte, Resurrección? de 1980, otro elemento natural y comestible, el poroto, demuestra cómo se puede cambiar el rumbo de lo esperado, cuando junto con el agua puede vencer algo inmutable como el plomo y desarmar la estructura de las formas geométricas armadas con él.

Los oficios (herrero, picapedrero, albañil, horticultor y carpintero) están representados por las herramientas y por sus mesas de trabajo, estos pequeños universos están escritos con manchas, marcas, huellas que fijan datos de la vida y el tiempo que fluyen. Sobre alguno de estos objetos Grippo superpone textos propios o de poetas, que describen las prácticas, y asienta otro tipo de marca, la del artista y su firma.

Loa ?Anónimos? (2001) figuras que representan seres. Se elevan unos pocos centímetros de la superficie en grupos de a pocos, juntos, desesperados, amorfos, erectos, mudos, blancos y brillosos. Grippo los llama ?clones de una misma nada?.

Malba en esta ocasión ha reunido 18 obras antológicas que nos muestran un artista comprometido con su tiempo, tanto social como político, que estaba seguro que el arte podía cambiar las circunstancias que lo rodeaban.

Unite a la FAN PAGE de FACEBOOK y compartí noticias, convocatorias y actividades

Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 9-08-2012