El muerto quiere saber

0
11

Tres novelas cortas publicadas reunidas bajo el título El muerto quiere saber de qué se trata de la escritora argentina Mónica Plöese.El muerto quiere saber de qué se trata
de Mónica Plöese. D
el Nuevo Extremo. 509 págs.

- Publicidad -

Desde el origen, la investigación vuelve soportable ese oscuro de verdad que instaura el misterio. Desde ?Crímenes de la calle Morgue? (E.A.Poe, 1841) los lectores del género nos regodeamos con una realidad no azarosa ni arbitraria sino organizada y motivada, posible de una única y privilegiada lecturaque vuelve a ordenarla cuando algo no se sabe. No saber, así, no es sino una confusa organización momentánea de apariencias. El saber sigue estando ahí, enredado en el centro del ovillo y es el detective el encargado de tirar del hilo.

Con las tres novelas cortas publicadas en el volumen que lleva por título El muerto quiere saber de qué se trata, la escritora argentina Mónica Plöese redobla la apuesta al saber único, garante del éxito de toda investigación propuesta por el género (saber único, entre paréntesis, magistralmente parodiado por Horacio Quiroga en su cuento ?El triple robo de Bellamore?).

Lo declara con la cita de Milan Kundera elegida como epígrafe para su libro: ?(?) La irrepetible irregularidad con la que se agruparon las estrellas en el cuadrante del zodíaco en el momento del nacimiento de una persona, este es el tema permanente de su vida, su definición algebraica, las huellas dactilares de su personalidad.? Sólo hace falta, entonces, quien sepa leer en el cuadrante, alguien como Irene Adler, entrenada por su jefe para construir perfiles de personalidad homicida de acuerdo con la caracterología de los signos del zodíaco. Es decir, analizar el crimen garantiza en este caso ?dar con la clase de persona que lo ha cometido?, con los signos de su autor para luego observar a su alrededor y evaluar quién pudo hacerlo. Así, en cada una de las tres historias, del asesino sabemos primero a qué signo corresponde de acuerdo con la impronta que ha dejado en su asesinato.

De este modo, y más cercano a la línea francesa del policial, lo que se da a revelar son personalidades hasta dar con la que encaje en el perfil astrológico denunciado en el crimen. Pero entre ellas, el retrato de la protagonista se diluye, sobre todo en las otras dos historias que completan el volumen (La curiosidad mató al hombre y Con palo y con rebenque) y nos quedamos con las ganas de saber más, más que ella. Principalmente porque Irene Adler porta nombre, el nombre de ?La mujer? cuyo ingenio derrota a Sherlock Holmes en Un escándalo en Bohemia. Y semejante elección, nos predispone tanto al encuentro con una mirada y sensibilidad femenina como con las innovaciones formales que éstas traerían y pondrían en tela de juicio el más que comentado conservadurismo masculino del género.

Unite a la FAN PAGE de FACEBOOK y compartí noticias, convocatorias y actividades

Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 7-08-2012

Compartir
Artículo anteriorProyecto de Fotografía
Artículo siguienteNocturnos