Cortos de Vecinos

0
7

Cortos de Vecinos demuestran su interés por la reapertura de salas tradicionales.POEMA CONJETURAL: REAPERTURA DE LOS CINES DE BARRIO

La Fundación Cine con Vecinos auspició, junto con el INCAA, el estreno de cinco cortos en el cine Gaumont. En los mismos, y a través de historias diferentes, los vecinos de Caballito, Villa Devoto, Floresta, La Paternal y Villa Lugano demuestran su interés por la reapertura de salas tradicionales. Tal el caso del Arteplex ?Caballito-, el Aconcagua ?Villa Devoto-, el Gran Rivadavia ?Floresta-el Taricco ?La Paternal- y el Progreso ?Lugano-.

En algunos casos se menciona la creación de Centros Culturales y en otros existe un enfrentamiento con las autoridades de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En ocasiones ?el Arteplex de Caballito- deben enfrentarse con los gigantescos complejos del cine-pochoclo. Los intentos por ver cine-en-el-cine, para quienes estén hartos del mainstream norteamericano, se reducen a unas pocas salas que ofrecen programación de cierto interés. Sin embargo, el denominado circuito grande ?los multicines- ofrecen manufacturas que no se diferencian en nada de lo que cualquiera puede ver por cable. Con la excusa de los progresos técnicos se ofrecen relatos tan antiguos como los de comienzos del siglo XX.

El problema económico, además, no es menor. El precio de las entradas resulta excesivo si se tiene en cuenta el salario promedio. Por otra parte, los diversos formatos ?VHS, VCA, DVD, UPEG, AVI, BLU-RAY et al- a los que se añade la habitual piratería logran que la cultura de la reja ?no salir- se haya incentivado. En otras palabras: nominalmente los barrios siguen existiendo. Lo que ha cambiado es aquella sólida agrupación denominada vecindad, un centro comunitario que formaba parte, nos gustara o no, de nuestro universo.

SOÑAR NO CUESTA NADA

Por razones laborales frecuentamos profesionales universitarios que no son capaces de seguir con atención una hora y media de película en sus casas. Alguna vez en su vida han ido al cine y la edad promedio oscila entre los 35 y 50 años. No hay por qué alarmarse: en un rodaje al que asistimos técnicos, actores y director no eran precisamente cinéfilos. Es decir, la gente joven que manufactura imágenes en movimiento sabe poco y nada, como si el cine comenzara recién ahora.

En este contexto francamente desalentador, la lucha por la reapertura de algunos cines de barrio admite varias posibilidades. Hay una lectura política: nuclear a los vecinos siempre que éstos quieran hacerlo. La más importante, no obstante, pareciera ser poner en contacto a las nuevas generaciones con aquellos palacios a través de una programación atractiva. La solución intermedia es la de los centros o complejos culturales.

En 2006 el español Víctor Érice dio a conocer LA MORTE ROUGE ? SOLILOQUIO, un mediometraje en el que se ocupaba de una sala desaparecida de San Sebastián, el palacio Kurzaal. Narrada por el propio director, quedaba bien claro que su ceremonia de iniciación a los seis años con una película como LA GARRA ESCARLATA (Roy William Neill-1944) pertenecía ya de manera definitiva a los recuerdos. El lirismo no le impedía reconocer lo que Raúl González Tuñón definiera con respecto al cine silente: polvo, magia, adiós, olvido.

CAJA NEGRA

Se nos dice que el INCAA ha logrado reabrir 42 salas en 37 localidades del país. Lo que no se nos dice es si el hábito de ir al cine continúa para la mayoría de la población. Este es un tema harto delicado. Podemos sentirnos miembros de una élite privilegiada mientras dejamos que los otros se mueran frente a un televisor que repite incansablemente las mismas películas en su mayoría deficientes..

O bien, como han hecho estos vecinos de Buenos Aires, tomar una firme actitud sin nostalgia alguna ¿:El cine y los lazos afectivos que se establecían con la pantalla y con el auditorio, pueden recuperarse? Es una pregunta de difícil respuesta. Cada uno puede dar la suya. Los que hicieron estos cortos la dieron.

Ahora bien: los estamentos que regían aquella sociedad en el siglo pasado han desaparecido. Pueden estudiarse en una investigación. Lo que resulta imposible es resucitarlos. Porque aquellas salas respondían a necesidades que hoy día, si es que se satisfacen, lo hacen de manera muy diferente. De modo que la iniciativa puede prender o, simplemente, quedarse a medio camino, en otro manotón estéril.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 7-07-2012

Compartir
Artículo anteriorTucumán Cine 2012
Artículo siguienteEnlaces 2012