Museo de Ituzaingó

0
11

Una visita a un museo inusual fundado en 1975.
Para la inmensa mayoría de nosotros, al pensar en el concepto de interactividad viene a nuestra mente la imagen de una computadora satisfaciendo los pedidos u órdenes de un ser humano. Desde hace unos días, sin embargo, redescubrí el ?antiguo? significado de esa palabra, el que a este ritmo es probable que caiga rápidamente en desuso, sepultado por la enorme facilidad que nos brindan las conexiones digitales. En pocas palabras y para no aburrirlos, quisiera hablar de una antigüedad: la interactividad entre dos (o más) seres humanos…

Caminando por las calles de Ituzaingó en el oeste del Conurbano bonaerense, fuimos a dar con un ámbito inesperado: el jardín de una casa con un cartel de estación ferroviaria; la presencia del cartel en el jardín nos llamó la atención, lo que era su cometido: detenernos y preguntarnos cuál podía ser la afición de sus dueños. Muy rápido lo supimos, ya que una figura cordial se asomó y nos invitó a pasar a conocer el Museo de Ituzaingó, que de eso se trataba.

Nuestro anfitrión, el Sr.Rolando Goyaud, es su Fundador y Director, persona multifacética, periodista, conferencista, autor de libros, y tantísimo más. En el año 1975 fundó el Museo, mucho antes de que el partido sea reconocido como tal dentro de la Provincia de Buenos Aires, en 1994.

Volviendo al tema de la interactividad, los invito a preguntarse: en qué museo los visitantes pueden tocar y hacer sonar un acordeón de principios del siglo XX, o sostener una pieza de la colección mientras su amable Director y hombre orquesta interrumpe la visita guiada para atender el teléfono? O ajustar el recorrido y el contenido de las explicaciones a los intereses de los visitantes? Nada mejor que esta experiencia para “calibrar” su significado.

El patrimonio del museo es absolutamente ecléctico, de suficiente esencia y cantidad, potenciado por la escasa memoria colectiva imperante; creo yo que esto último es producto de la relativa juventud de localidades como la nuestra, Ituzaingó. Lo que no obsta, sino todo lo contrario justifica, que los estados municipales sean quienes deban apoyar y sustentar estos ejercicios de auténtica memoria, que es un patrimonio de la comunidad y siendo ellos administradores coyunturales de ese patrimonio.

En cuanto a nuestra visita, debimos terminarla antes de completar el recorrido, a pesar de las invitaciones del Sr. Goyaud para ver más, pero aun así nos mostró un video sobre los túneles de Ituzaingó, uno de los tantos producidos con la institución. Todos queríamos volver pronto, tal cual el Sr. Goyaud nos estimulaba. Y así fue, volvimos tan rápido como pudimos, para completar ese aprendizaje sobre nuestra historia, y sobre el camino de quienes nos antecedieron. Como él mismo ha escrito: ?Luché por una educación basada en la verdad histórica y en el respeto a los mayores. Los padres mueren mirando a los hijos, pero ellos ¿adónde miran??

Basado en esta experiencia es que deseo impulsar el mayor reconocimiento paralos pioneros que, como el Sr. Goyaud, se apasionan en causas de indiscutible nobleza, abriendo nuevos caminos que seguramente otros redescubrirán y profundizarán.

Direccionario:
Museo de Ituzaingó Clarisse Coulombié de Goyaud
Pirán 582 Ituzaingó, Provincia de Buenos Aires, Argentina
Tel. (54-11) 4624-4162
Web: http://museodeituzaingo.blogspot.com.ar/
Entrada libre y gratuita

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 30-06-2012