Choque de reyes

0
30

El segundo tomo de la saga “Canción de hielo y fuego” es igualmente valioso como libro: demitifica que el bestseller esté necesariamente reñido con la buena literatura. Choque de reyes
(Canción de Hielo y Fuego II)
George R.R. Martin
(Plaza & Janés, 2012, 928 páginas)

AVISO: Dado que este es el segundo tomo de la saga iniciada con ?Juego de tronos?, en la siguiente reseña se da por supuesta la lectura del libro anterior. Por lo tanto, puntos esenciales de la trama del volumen previo pueden ser discutidos y revelados.

«Cinco reyes, un trono, y un juego de intrigas palaciegas»

Con ?Juego de tronos? ?tanto en su versión literaria como en la adaptación de HBO? el lector/espectador pudo conocer a los personajes más importantes de la saga, y en esta nueva ocasión, además de añadir algunos protagonistas nuevos e interesantes, el autor puede manejarse más libremente para entrar rápidamente en acción. En el prólogo ya se nos presenta la tónica del libro: conocemos a un querible anciano sobre el que vamos aprendiendo una serie de cosas hasta estar completamente de su lado. A las pocas páginas, el anciano muere, víctima de un noble intento por reencauzar las cosas en un entorno enrarecido. Así es: ?Choque de reyes? anuncia su arribo siguiendo con la extraña naturalidad con la que el autor logra despachar personajes entrañables.

Al final del libro anterior, la muerte del Rey Robert Baratheon dejó a un adolescente en el trono: Joffrey, hijo ilegítimo, ya que ha sido concebido por la reina y su hermano, en una relación incestuosa que cada vez resulta más difícil ocultar. Y es que, cuando se mira a distancia, se nota que el primer volumen, en cierto modo, ha terminado con la generación fuerte anterior (?It?s the end of the world as we know it?, como decía la banda norteamericana, R.E.M.): muerto el personaje más parecido a un protagonista en el libro anterior, Eddard Stark, serán sus hijos quienes tengan que aprender a llevar el peso de la vida norteña y su trágico designio. El coma y sacrificio del Khal Drogo ha resultado en el renacimiento de Daenerys, quien ha dado a luz tres dragones en una época en la que se los consideraba extintos. La muerte de Viserys también la ha liberado de la locura del ?príncipe mendigo?, y para Daenerys, última representante de la dinastía Targaryen, la idea fija es la de volver al reino y reclamar el trono que le arrebataron a su padre.

En ?Choque de reyes? (libro en el que se basa la segunda temporada de la serie ?Game Of Thrones?, que acaba de terminar) la rama argumental más relevante pasa por las intrigas palaciegas en Desembarco del Rey. Desde el trono, los Lannisters no sólo tienen que asegurarse de derrotar a tres hombres que reclaman la corona, sino que incluso bastante tienen con estar adelantándose el uno al otro para ver quién puede sacar ventaja de la situación. Esta es la principal disputa entre la reina regente Cersei y su hermano, Tyrion. Ambos son inteligentes para leer las acciones del otro, aunque el enano suele estar siempre un paso por delante. Su maniobra para lograr definir cuál de los miembros del consejo del rey le es leal y cual no, está fantástica narrada, y es a la vez un ejemplo de cómo se escribe una intriga política, por más ambientación fantástica que se le provea. A la vez, Tyrion ?el único sensato en la familia Lannister, al menos entre quienes están en el castillo?, intenta contener los repentinos ataques de furia y crueldad del Rey Joffrey, que gusta de hacer golpear mujeres ?su prometida, entre ellas? y sacrificar gente de baja escala social.

Mientras tanto, la decapitación de Eddard Stark ha movilizado a los norteños, que llevan varias victorias consecutivas contra los Lannisters. Se han nombrado como un reino independiente y Robb, el hizo mayor de la casa Stark, ha asumido un puesto para el que nunca fue preparado: otro Rey, el Rey del Norte. Su capacidad estratégica ha sido toda una sorpresa para aliados y enemigos y aunque todavía comete errores propios de un muchacho de dieciséis años, en el campo de batalla sigue manteniéndose fuerte y agudo. Uno de sus errores más flagrantes es el confiar a Theon Greyjoy (pupilo de la familia Stark, tomado por rehén cuando era un niño) el volver a las Islas de Hierro para convencer a su padre, Balon Greyjoy, de aliarse a sus fuerzas. Pero Theon, que se ve envuelto en una suerte de tragedia shakespereana en el teatro de su mente, toma otras decisiones que los Starks habrán de lamentar profundamente en el corto plazo.
Renly Baratheon, el hermano más joven de Robert, reclama la corona y es quién ha logrado reunir el ejército más poderoso entre todos los contendientes. Con su carisma natural, y al quedar en evidencia que Robert no tenía hijos naturales, decide que es a él a quién le corresponde el honor. Su campamento avanza hacia Desembarco del Rey y detenerlos parece imposible? excepto que se interponga el hermano del medio, Stannis, quién, con su propio ejército y su flota, también disputa la corona. Stannis argumenta que es el siguiente en la línea de sucesión, pero Renly sabe que tiene los números de su lado. Pronto, ambos hermanos se enfrentan entre sí por una corona que todavía no han logrado ganarle a los Lannister.

Stannis, personaje que sólo era mencionado en el primer libro, aparece aquí con toda su corte, incluyendo a la extraña Melisandre, mujer de extraños y oscuros poderes que predica una devoción suprema al ?Dios único y verdadero?. Lejos de ser solamente una influencia poderosa, Melisandre también será una de las armas principales de Stannis a la hora de la batalla.

«Y también están los personajes cuyo crecimiento es interno»

El resto de los personajes sigue sus aventuras en el punto en que quedaron al final de ?Juego de tronos?. Jon Nieve y la Guardia de la Noche han dejado el muro atrás para perseguir a los supuestos ?hombres libres? e investigar la desaparición de algunos de sus exploradores. Arya se topará con unas cuantas situaciones de vida o muerte mientras intenta alejarse del lugar donde mataron a su padre. Sansa continúa en la corte, casi una rehén, abusada por su prometido y poniendo sus esperanzas en el rescate de un antiguo caballero que ahora es poco más que un borracho. Bran permanece en Invernalia, teniendo que tomar decisiones relevantes aún siendo un niño; pero también comienza a entender que el haber quedado paralítico quizás haya terminado con sus sueños de ser un gran caballero de la corte, pero otras fuerzas y habilidades están naciendo en él. Daenerys tendrá que guiar a su diezmado ejército por desiertos y tierras yermas hasta finalmente encontrar asilo en una ciudad en la que nada es lo que parece, si bien tiene muchos ofrecimientos, pero seguramente ninguno desinteresado. Jaime tiene poco que hacer en este libro, aunque el autor aprovecha al máximo la única escena importante que le otorga para que el ?Matarreyes? le saque filo a su lengua, provocando a sus captores.

Todos estos personajes no tienen relevancia en tanto lo que sucede en lo que podríamos llamar ?la trama principal? (el inminente choque de reyes que tanto anuncia el título). Sus capítulos pueden incluso resultar por momentos un tanto anticlimáticos al interrumpir una cadena de eventos cuya tensión atrapa al lector hasta el final del libro. George R.R. Martin se da el lujo de utilizar esta estructura de tensiones porque sabe que es importante contar este paso en la vida de los personajes, particularmente en la de los chicos Stark. Cada uno de ellos, como se puede ir sospechando ha sido lanzado hacia un camino diferente, tan diferente como lo son sus personalidades, y sus dudas, sus decisiones, sus torpezas y sus ?a veces violentos? aprendizajes necesitan ser narrados para que más adelante entendamos cómo se han ido forjando sus temperamentos.
Entre todos estos personajes ajenos a la guerra principal, quizás el arco de Daenerys es el único que cierra en sí mismo una narrativa, pero se nota que este arco es apenas la primera parte de otro mucho más importante.
Y sí, hacia el final de ?Choque de reyes? aparece la batalla épica más importante que haya tenido lugar hasta el momento en la saga. Allí quedan de lado todas las historias por un buen centenar de páginas para que el lector se vea inmerso en todo el esplendor de esa batalla que definirá quién se sentará en el trono la mañana siguiente. Luego, cuando haya pasado la última página, los lectores sabrán que el juego sólo ha dado un paso más y es apenas cuestión de tiempo para que el caos estalle de forma definitiva, cosa que sucederá en el tercer tomo de la saga, ?Tormenta de espadas?.

«Un manojo de convencidos compensa la falta de héroes y villanos»
El fuerte de ?Choque de reyes? sigue siendo el facetado de los personajes. Todos grises, todos tan reales como en la vida sociopolítica del siglo XXI. Ni héroes absolutos ni villanos dementes. Cada uno de los personajes tiene sus convicciones, sus dudas, su momento de valor y su paso errante. A menudo el lector se encontrará debatiéndose sobre qué personaje prefiere que gane tal o cual enfrentamiento, porque es difícil no encontrar cierta empatía con la gran mayoría de los muchísimos actores que engalanan la obra. Este sigue siendo el sello distintivo de la obra de George R.R. Martin. A diferencia, por ejemplo, de ?Los juegos del hambre?, aquí no hay nada predigerido. Reyes, caballeros, forajidos y doncellas, todos tienen sus secretos y cada uno de ellos intenta jugar el juego lo mejor que puede, sabiendo que su vida o la de sus seres queridos están siempre al límite. Una palabra a la persona equivocada puede terminar con la vida del personaje más importante, como aprendimos con la muerte de Eddard Stark en el tomo anterior.

En ?Choque de Reyes? también hay pérdidas y no son menores. Pero mientras leemos esta versión ?expandida? de la historia, la adaptación televisiva de HBO acaba de terminar de emitirse, por lo que esta reseña sirve no sólo para prepararse para disfrutar de otro gran capítulo en la saga más importante de la literatura fantástica, tal vez, de todos los tiempos (sí, incluyendo ?El señor de los anillos?) sino también como entrada preliminar a la segunda temporada de la serie, para aquellos que aún no la han visto.
De una u otra manera, lo mejor está por venir.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 25-06-2012