Festival de Cannes: el cierre

1
10

El miércoles 4 de julio en la Alianza Francesa Fredy Friedlander organiza su tradicional mesa sobre el Festival de Cannes65º FESTIVAL DE CANNES

Recientemente ha concluido el 65º Festival de Cannes y, como sucede a menudo, los premios concedidos no siempre han sido otorgados a los films favoritos. Pero, al menos, en lo que se refiere al galardón mayor existe consenso de crítica y público de que la Palma de Oro a ?Amour? fue bien merecida.

Este año fueron veintidós (cuatro más que el año pasado) las películas que compitieron por la Palma de Oro. Al igual que en la última Berlinale hubo importante presencia de títulos de Europa y también en este caso la mayoría de los premios recayeron en producciones de dicho territorio.

Francia, país anfitrión, se hizo presente en la Competencia Oficial con tres títulos, pero ninguno ganó un solo premio. Además participó de varias coproducciones tales como la ganadora, hablada en francés pero con director austriaco (Michael Haneke), que ya había sido premiado hace apenas tres años con su anterior film (?La cinta blanca?). No se recuerdan muchos casos de repeticiones en tan breve lapso de tiempo.

?De Rouille et d?os?, literalmente ?Óxido y hueso?, fue presentada tempranamente el segundo día del Festival con críticas en general favorables. Su director, Jacques Audiard había deslumbrado hace apenas tres años en Cannes con su obra inmediatamente anterior (?Un profeta?), que insólitamente no fue estrenada en nuestro país.

En este caso se agregaba el atractivo de contar con un excelente trabajo de Marion Cotillard en el rol de una adiestradora de orcas, que pierde ambas piernas en un accidente de trabajo. El belga Matthias Schoenarts lucía como su compañero en la desgracia, un rudo boxeador y trabajador ocasional. La dramática relación entre ambos mantiene el interés casi hasta el final, donde se desmorona lamentablemente merced a una seguidilla de golpes bajos y una conclusión algo forzada.

Alain Resnais con casi noventa años tampoco convenció demasiado con su ?Vous n?avez encore rien vu? que podría traducirse como ?Usted no ha visto nada aún? y que bien podría aplicarse a la sensación que queda después de las dos horas que dura el film. La excusa es una llamada que reciben trece actores franceses, a los que se denomina por su nombre real, anunciándoles la muerte de un director teatral siendo convocados a su casa por el mayordomo. Allí asistirán a la proyección de una grabación de una nueva versión de ?Euridice?, quienes ya la habían interpretado anteriormente. Sabine Azema (esposa de Resnais) y Pierre Arditi, Lambert Wilson y Anne Consigny recordarán sus propias interpretaciones de la obra y también participarán otros actores renombrados como Michel Piccoli, Mathieu Amalric y Annie Duperey. Pero la concepción teatral de la película atenta contra el interés del espectador y mucho más si uno no domina el idioma francés.

La tercera y última producción francesa en competición, ?Holy Motors?, tuvo al menos el mérito de ser totalmente anticonvencional como lo es su realizador, Leos Carax cuyo film anterior (?Pola X?) de 1998 fue un gran fracaso. Es difícil definir qué quiso expresar al hacer interpretar nueve personajes a su actor fetiche (Denis Lavant), que supo destacarse en ?Los amantes de Pont-Neuf?, un film anterior de Carax junto a Juliette Binoche. Su personaje se desplaza por las calles de Paris en una limusina blanca pero el todo carece de estructura.

La ya mencionada ?Amour? de Michael Haneke contó con un dúo interpretativo excepcional y tanto Emmanuelle Riva (?Hiroshima Mon Amour?) como Jean-Louis Trintignant eran firmes candidatos a los premios a mejor interpretación. Componen una pareja de músicos octogenarios que viven tranquilamente en un lujoso departamento de Paris. El equilibrio se rompe cuando una mañana ella tiene un lapsus de memoria que lleva al deterioro físico y mental de la esposa (y de la pareja). En manos de Haneke la situación se vuelve tensa y dramática con la presencia de muy pocos personajes más: la hija que los visita esporádicamente (Isabelle Huppert), una joven que cuida a la enferma y un ex estudiante de música. La película fue adquirida por un distribuidor independiente lo que asegura afortunadamente su estreno local.

Los dos premios siguientes en importancia fueron claramente no merecidos. ?Reality? de Matteo Garrone es muy inferior a su anterior producción (?Gomorra?) y se adivina que el presidente del jurado (Nanni Moretti) pudo haber influido en la decisión. Pero peor aún es el otorgado a Carlos Reygadas como mejor director por la que, en opinión de la mayoría de la crítica, fue lo peor de la Competencia Oficial. De ?Post Tenebras Lux? sólo se rescatan sus diez minutos iniciales con hermosa fotografía retratando a una niña (la hija del director) en un campo donde se está poniendo el sol. Lo que sigue es difícil de describir y una de las escenas más gratuitas transcurre en un baño turco con proliferación de imágenes de subido tono sexual.

El Premio del Jurado, a diferencia de los dos anteriores, aparece como justo y quien lo ganó es ?The Angels? Share? del británico Ken Loach. Se trata de una comedia, género en que Loach ya había incursionado hace algunos años (?Looking for Eric?), aunque se lo conoce más por sus trabajos con fuerte contenido social (?Family Life?, ?Riff-Raff?, ?Mi nombre es todo lo que tengo?). En realidad el tema social no está totalmente ausente en esta oportunidad pero el tono es diferente al mostrar a un grupo de jóvenes que para no ir a la cárcel deben hacer trabajos comunitarios. Y al ser llevados a una destilería de whisky de alta calidad ven la posibilidad de hacer ?una diferencia?, robando algunos litros de un producto muy caro que se vende por subasta (?auction?). Nuevamente la buena nueva es que ya ha sido adquirida para su distribución local.

El premio a mejor actriz, que muchos pensaron sería otorgado a Marion Cotillard o Emmanuelle Riva recayó en la que fue la película más larga de la Competencia Oficial. ?Beyond the Hills?, traducción del rumano y que en español se llamaría ?Más allá de las colinas?, fue dirigida por el ganador de la Palma de Oro Cristian Mungiu (?Cuatro meses, tres semanas, dos días?). Transcurre casi exclusivamente en un convento de clausura donde vive uno de los personajes centrales, una joven devota a quien visita una ex amiga (y ex amante) que intenta recuperarla. El director se toma su tiempo (dos horas y media) para alcanzar un dramático final donde destacan las interpretaciones de las actrices debutantes, que compartieron el premio a mejor intérprete femenina.

Finalmente el premio a mejor actor fue para ?The Hunt? (?La caza?) aún otra producción europea, esta vez de Dinamarca. Mads Mikkelsen lo obtuvo por su interpretación de un maestro de colegio primario injustamente acusado de pedofilia. Quien origina esa situación es la hija de apenas cinco años de su mejor amigo. Thomas Vinterberg ya había tratado el tema en el que sigue siendo su mejor film (?La celebración?). Aquí recupera parte del terreno perdido en obras precedentes aunque la pasividad del personaje central resulta por momentos exasperante.

A los premios oficiales se podría agregar el otorgado por Fipresci a ?In the Fog? segunda película y participación en Cannes del ucraniano Sergei Losnitza. Se trata de un clásico relato ambientado en territorio ocupado por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. El personaje central, sospechado de colaboracionismo por los habitantes de su pueblo, se debate para demostrar su inocencia. Excelente fotografía y buenas actuaciones destacan a este film dentro de una Selección Oficial inferior a la del año precedente.
Quienes hayan llevado la cuenta del número de películas comentadas notarán que aún resta una docena de títulos, que no ganaron ningún premio, y que hasta ahora no ha ?aparecido? ninguna producción norteamericana. De hecho, la mitad de las faltantes son de ese origen y alguna(s) quizás hubiera(n) merecido algún galardón. El jurado parece haber privilegiado películas menos ?comerciales? contra la opinión del público que celebró la actuación de Brad Pitt en ?Killing the Softly? (de Andrew Dominik), ?Lawless? del australiano John Hillcoat, ?Mud? de Jeff Nichols? y la que inauguró el Festival: ?Moonrise Kingdom? de Wes Anderson.

Otra parte de la crítica deplorará que no hayan sido premiadas ni ?Like Someone in Love? de Abbas Kiarostami ni ?In Another Country? de Hong Sangsoo. La primera, ambientada en Japón, es simpática pero relativamente intrascendente y la coreana, pese a contar con la actuación de Isabelle Huppert, es claramente una película menor.

Para completar el análisis de la Competencia Oficial resta referirse a dos producciones que decepcionaron. Una de ellas es ?Cosmopolis? de David Cronenberg en que el actor principal de ?Crepúsculo? se pasea por las calles de Nueva York en otra limusina blanca (ver comentario anterior de ?Holy Motors?). Su compañera en la serie de vampiros, Kristen Srewart, está en ?On the Road?. Dirigida por Walter Salles, y producida entre otros por Coppola que tiene los derechos y alguna vez quiso filmarla, no logra en ningún momento transmitir el espíritu del famoso libro de Jack Kerouac.

Si la Competencia Oficial no fue todo lo poderosa que parecían sugerir los nombres de los directores que la integraban (mayoría reincidentes en Cannes) la sección ?Un certain regard? (?Una cierta mirada?) no le fue en zaga. Sobre veinte títulos fueron pocos los que recibieron críticas muy elogiosas, amén que no se ha visto la mayoría. Allí estuvo ?Elefante blanco? que, dentro de todo, cosechó elogiosos comentarios de Variety, Hollywood Reporter y aceptables del diario ?Libération? y ?Screen?. Sobresalió ?Beasts of the Southern Wild?, la ganadora del premio a la mejor opera prima que impacta por sus crudas imágenes en el estado de Louisiana, un semidocumental con una asombrosa niña de seis años que se hace llamar Hushpuppy. Siempre dentro de ?Un certain regard?, hay un título que en opinión de este cronista fue de lo mejor visto en Cannes. Se trata de ?Les Chevaux de Dieu? (?Los caballos de Dios?) del francés de origen árabe Nabil Ayouch. Filmada en Marruecos, recrea el proceso de adoctrinamiento de una serie de jóvenes que se autoinmolaron en los atentados de Casablanca en el año 2003. Con gran rigor, evitando emitir juicios favorables o en contra, Ayouch logra un documento único que no será seguramente distribuido localmente pero en cambio encontrará espacio en la programación del próximo Festival de Mar del Plata o del BAFICI.

Aún un comentario sobre los restantes largometrajes argentinos, uno de los cuales (?Los salvajes?) con críticas en general favorables se llevó un premio (ACID). ?Villegas? pasó más desapercibida al estar fuera de competición pese a sus claros méritos. E ?Infancia clandestina? de la Quincena de Realizadores también fue muy aplaudida en sus diversas exhibiciones.

Para finalizar dos perlitas, ambas fuera de competición. La primera de Bernardo Bertolucci, un grande del cine mundial que vuelve a filmar luego de casi diez años de ausencia. ?Io e te? (?Yo y vos?) es la simple y tierna historia del reencuentro durante un fin de semana de un chico (Jacopo Olmo Antinori) y su drogadicta media hermana (Tea Falco). La otra es ?The Sapphires? de origen australiano, del debutante Wayne Blair. Un grupo de chicas aborígenes de ?down under? son producidas como grupo musical por un irlandés (excelente Chris O?Dowd) a fines de la década del sesenta. Es de lamentar que esta joyita no haya tenido oportunidad de competir en alguna de las secciones que otorgan premios.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 13-06-2012