Laurel Nakadate

0
18

La aproximación perversa es cuerpo de obra en Laurel Nakadate. El límite es la zona de tránsito. Manosea el límite. Allí es donde comienzan, se desarrollan y finalizan sus videos. Nunca lo traspasa.Los mandatos degradantes de Laurel Nakadate

La aproximación perversa es cuerpo de obra en Laurel Nakadate. El límite es la zona de tránsito. Manosea el límite. Allí es donde comienzan, se desarrollan y finalizan sus videos. Nunca lo traspasa.

Influenciada por artistas feministas de los ?70s como Cindy Sherman, Louise Lawler o Lynda Benglis, retoma las cuestiones del hombre macho. sus mecanismos de maltrato y acoso para con la mujer y los aplica personalmente. La soledad y la vulnerabilidad demarcan la franja humana anímica y social propicia donde aplicar estas prácticas.

Durante 4 años, cuando era estudiante iba a las fiestas organizadas por la universidad. Observaba toda la noche cómo las chicas borrachas y en bolas se regalaban a chicos y profesores. Las fotografías que comenzó a tomar en esa época son cimiento de la obra que elabora de ahí en más.

En la serie de fotografías Lucky Tiger (2008), Laurel hace de chica pin-up. En el centro del cuadro, en bikini, o de girlscout se contornea en paisajes áridos, rutas, estacionamientos, paradas de camiones. Las fotos están embadurnadas con huellas digitales negras. Laurel contactó hombres en los clasificados, se encontró con ellos, entintó sus dedos y les dio las fotos para que las mirasen bien, para que las tocaran. De esta forma los implicó con evidencia física concreta. Subvirtió la mirada masculina. Los manipuló.

Esta noción de cazador y presa se hace patente en I Wanna Be Your Mid-life Crisis (2008). Ella es siempre el cazador.

Laurel entabla conversaciones en la calle con extraños cincuentones solitarios que la abordan. Les dirige la palabra expresamente para convencerlos de hacer un video con ella. Especula con la necesidad que tienen de comunicarse, de dialogar con alguien. Va a sus casas, por su cuenta y con su filmadora. Una vez allí, se instala en sus hogares con autoridad y desparpajo. Dialoga con los hombres intermitentemente mientras hace cosas inesperadas. Sin apremio, hace modelaje en bikini. Pone música, baila ella y los hace bailar. Toca el timbre con una torta de cumpleaños para pedir que la acompañen en su festejo, se hace cantar el feliz cumpleaños y aplaudir. Posa sin corpiño y se hace dibujar. A veces, cada uno hace lo que tiene ganas por su lado, conviviendo ante la filmación. Horas y horas de película. Un día entero.

Laurel dirige su mirada y sus movimientos a cámara, no a los hombres, Laurel está en otro plano no está ensimismada en la situación. Los hombres acatan. No entienden bien lo que sucede pero aceptan la situación.

El tema del observar es constante. Ellos me miran a mi. Yo los miro a ellos. Ellos quieren algo de mi, yo de ellos. Es un fluir de poderes que se alternan. Este es un momento con el observador, con ellos y conmigo, cuenta Laurel.

En otras obras de esta serie, modela para un artista bizarro, sostiene un arma contra un hombre en cuclillas que pide clemencia, o cae sangrante en el pasillo de un supermercado, yace muerta en un sofá, en el piso o sobre la mesa de la cocina del extraño. La cámara siempre prendida, registra todo para ser exhibido públicamente.

Actúa de forma similar en Good Morning, Sunshine (2009), En esta serie de videos, Laurel se instala, cámara en mano, frente a adolescentes dormidas en sus habitaciones. La encuadra durmiendo en su cama, en su cuarto. Vemos los detalles del cuarto, de sus pertenencias, de su no orden. Filma cómo duerme. Comienza a despertarla. La mujercita remolonea, comienza a abrir los ojos. Laurel insiste. No altera ni edita el tiempo real. Con parsimonia, le da directivas. Despertate. Sentate. Qué linda sos. Parate. Dejame mirarte. Subí a la cama. Ahora saltá. Sacate la camisa. Recostate. De espalda. De frente. Mira el techo. Tocate la panza. Tocate el ombligo. Las adolescentes, infantiles, tímidas, sin cuestionar, hacen caso. Laurel, la directriz en off de la escena, fuerza la tensión. La incomodidad se agudiza demasiado. Y así continúa. No merma ni hace eclosión.

365 Days: A Catalogue of Tears (2011), Después de una ruptura afectiva Laurel se va de viaje de forma indeterminada y se documenta a sí misma llorando. Llorando de verdad, o no, obtiene 365 tomas del antes, del durante o del después de llorar. Cada día, a lo largo de un año, pasando por muchos sitios que -en un ideal romántico- son para dos: Hoteles, aviones, trenes, ? Del 1º de enero al 31 de diciembre. Una performance disciplinada. Un ejercicio, con duración predeterminada, para hacerse cargo de su situación real.

En su primer largometraje Stay The Same, Never Change(2008) (Presentado en Marfici 2009 y premiado en Sundance Festival del mismo año) Laurel pone en la mira a un grupo de adolescentes que viven lascivamente su exquisito aburrimiento en Kansas city. Elige esta vez actores amateurs que dirige personalmente. Guiona, dirige, filma y edita la obra completa.

Su segundo largometraje, The wolf knife (2010), toma el mismo tenor de lenguaje desde la primera escena, pero, muy de cerca. Respiración, poros, miradas, labios nos irrumpen, esta vez, a nosotros. Los cuerpos tiernos, están en nuestro espacio. Abusables. La ausencia de proyecto los vuelve más vulnerables aún.

La intención de Nakadate es hacer obras realistas teniendo en cuenta que ?Lo Real? es un sector de transición entre lo que acontece y lo imaginado.

Ejercer el poder de forma sistemática y no concluyente a la vez, cuadra con cierta sensibilidad de época y con las búsquedas de un feminismo de tercera generación.

A lo largo de su obra el acoso sexual es tenaz y uniforme. El voyeurismo explícito es perpetuo. Laurel provoca pulsión sexual una y otra vez y la cercena al mismo tiempo. La colapsa, a veces, a través de abusadores (ella misma, por ejemplo) y otras veces la cercenan las propias inseguridades del personaje. Las instancias sexual y metafísica, en los casos más definidos, se constituyen en lo perdido o en lo tergiversado.

Laurel Nakadate (1975, Austin, Texas, EEUU) vive y trabaja en Nueva York. Ha expuesto en Greater New York del MoMA PS1 (2005), Getty Museum, The Asia Society, El Museo Reina Sofía. Ha participado en numerosos festivales internacionales de cine, incluyendo Los Ángeles Film Festival de 2009, Nuevos Directores/Nuevas películas en el MOMA (2009), Marfici (2009), Festival Sundance (2009). Only the Lonely , es su primer exposición individual en MoMA PS1 (2011).

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 28-06-2012
Foto: 365 Days: A Catalogue of Tears (2011)
de Laurel Nakadate