Ballyhoo

0
10

Melón editora viene publicando poemarios y desde hace un tiempo también una serie de plaquetas titulada ?dos líneas de poesía?, que hasta el momento cuenta con cuatro títulos. Aquí comentamos uno.
Ballyhoo
Selva Dipasquale
(Melón editora, 2012, plaqueta de poesía)

En tiempos como estos dedicarse a editar poesía es una aventura incierta que tiene bastante de gesta homérica. Melón editora viene publicando poemarios y desde hace un tiempo también una serie de plaquetas titulada ?dos líneas de poesía?, que hasta el momento cuenta con cuatro títulos:

1 / ?Desde el fondo?, de Jorge Presa Loustau

2 / ?De esta manera tan inusual?, de Álvaro Lema Mosca

3 / ?Ballyhoo?, de Selva Dipasquale

4/ ?El cálido viento de la noche?, de Felipe Herrero.

Lo primero que destaca de la colección de plaquetas de Melón editora es el trabajo artesanal de excelente gusto y refinada terminación. Por plaquetas suelen vendernos una serie de papeles fotocopiados y abrochados cual apunte universitario. ?Ballyhoo?, al igual que el resto de la serie, se parece más a un cuidado cuadernillo con tapas de cartulina laminada, un cuidado tratamiento de imagen y una atractiva diagramación de sus páginas. Todo esto llama la atención porque hoy en día pocos apuestan de este modo por la poesía, y Melón editora, siendo una editorial muy joven e independiente, logra un producto de bellísima terminación.

?Ballyhoo? es una plaqueta difícil de comentar. Por momentos parece una larga canción épica, con sus cambios de ritmo y manejo de los espacios, como si pasara de versos a un estribillo ?que se repite cada tanto en inglés?, y, en ciertos pasajes atiborrados, recuerda casi a una especie de rap poético. Desde su dedicatoria, Selva Dipasquale hace referencia a los viajes, y los viajes son cambios de dinámica, movimiento físico, pero también de la percepción: nadie vuelve jamás al mismo lugar del que se fue, y tampoco él es el mismo. Esto se desprende del meticuloso trabajo de la autora línea a línea, creando una suerte de monstruoso mecanismo que logra generar su propio espacio en cualquier línea poética, quizás porque no pertenece a ninguna de forma demasiado obvia.

Algunos pasajes son particularmente memorables:

«No es la hora de las moscas

pero vuelan

lentas

sin conexión

rumbo

al entierro.

No es la hora de las moscas

pero vuelan

en tránsito»

«El padre mira las piernas

de su hija adolescente. La desea

o cree que otros la desean

como a un pollo joven y dorado.

Un hombre negro mira el falso horizonte

mientras pasa un cardumen

de franceses.»

«Las mantirayas

ondulantes

parecen

gomas de auto.

Y esa hawaiana

es dueña

de un restaurant

en Nueva York

y le pega al marido.

Seguro.

El ave fragata se come un feto.»

Estos fragmentos de ?Ballyhoo? son apenas una muestra de la potencia de las imágenes que Selva Dipasquale logra configurar con sus palabras. El lector inquieto podrá encontrar este título en Buenos Aires, en librerías especializadas como Libros del Pasaje, y algunas sucursales de La Boutique del Libro. También en http://meloneditora.blogspot.com.ar/ hay información al respecto.

Mientras se anuncias nuevas plaquetas para el futuro próximo, ?Ballyhoo? es una excelente muestra de poesía contemporánea. La autora, que ya tiene otros libros publicados (?Teoría de la ubicación en el espacio?, plaqueta, 1994; ?Camaleón?, 1998, ?Paraselene?, 2005, y ?Meditaciones en el Bosque?, 2007) ha sido premiada por la Fundación Antorchas para asistir a la Residencia de artistas Banff Center of the Arts en Canadá. Los versos recopilados en su última plaqueta son quizás un excelente pasaje a modo de entrada al universo de Dispasquale. Su constante manejo en el devenir del fonema merece una lectura atenta y desprejuiciada.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 29-05-2012