Buenos Aires de Colección

0
10

Importantes colecciones se exhibieron en la última exposicion de Sarachaga.
Nueva York, París, Buenos Aires, ciudades tan distantes entre sí, cada una con su arquitectura variada pero armoniosa en sus estilos contrastantes. Son parecidas entre sí en su dinámica y en su capacidad de sorprendernos. Con sus calles diferentes y la permanente sorpresa que encontramos en sus esquinas inesperadas, sus barrios todos ellos distintivos en sus fisonomías.

Las presentamos juntas porque entendemos se trata de ciudades preparadas para el descubrimiento, incluso para sus habitantes permanentes. Hay que saber mirar para encontrar.

También las asociamos porque dentro de los lugares visitados en el mundo son ideales para el coleccionista por la oferta continua de piezas antiguas o por lo menos representativas de estilos y colecciones de excepción aceptados por el mundo.

Estos afanes de los coleccionistas tienen sus reglas y sus tiempos, requieren una preparación permanente visitando museos, anticuarios, lugares de subasta, mercados periódicos y complementando la búsqueda en libros de arte preparándose para el instante supremo del encuentro con el objeto deseado.

En particular en Buenos Aires es posible hallar en muchos de sus barrios, mercados al aire libre y casas de antigüedades de funcionamiento en días y horarios específicos. Por su parte en las numerosas casas de subasta se presentan lotes de colecciones prestigiosas formadas con la paciencia que otorga el tiempo, y reunidas en épocas de prosperidad económica mayormente de principios del siglo XX..

Qué podemos decir de la última exposición presentada por Juan Antonio Sarachaga en el petit hotel de principios del siglo pasado en Juncal 1248 del barrio de Recoleta con piezas, entre otras, provenientes de prestigiosas colecciones de Torcuato Alfredo Sozio Di Tella, y de Martha Fouque de Sozio representativas de tiempos brillantes en el coleccionismo argentino.

Allí pudimos encontrar, entre muchas otras, notables piezas de porcelanas orientales en una profusión y colores raramente observados por nosotros, desde antiguas tejas chinas en forma de ?demi lune?, características de la terminación de los tejados, hasta piezas cubiertas con esmaltes ocre, crema y especialmente verde.

También incluyó pintura argentina de artistas consagrados como uno de los célebres ombúes de Nicolas García Uriburu o un Rómulo Macció, titulado ?Formas?, un óleo sobre tela de los denominados clásicos de 100 x 70 cm fechado en 1960.

La pintura tuvo otras piezas como el ?Negrito con guitarra? fechado en 1929 por Ramón Gómez Cornet y entre otras observamos un Fernando Fader datado en 1919 y otro de Valentín Thibon de Libian de gran refinamiento y colorido.

Por estos días nos sorprendimos con la información en los diarios que Bullrich, Gaona, Wernicke ofrecería en subasta una urna funeraria de mármol tallado y decorado con figura femenina en la cresta. Se trata de una pieza con inscripción incisa latina del Imperio Romano, Siglos I-II dC (después de Cristo). Nos separan de ella siglos en el tiempo pero ahí está, algún coleccionista la encontró y nos la muestran sin pudor.

Seguiremos hablando de este tema porque es fascinante y mientras tanto los invitamos a iniciar los recorridos para la búsqueda que les permita convertirse en coleccionistas.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 29-05-2012