Adriana Margalef

0
47

?Observadores del Infinito? es la nueva serie de esta artista salteña que crea espacios imaginarios (Metafísicos) de fuerte composición arquitectónica. Inaugura en la ciudad de Salta este próximo viernes.Observadores del Infinito
?no entres aquí si no sabes geometría?.
Platón

Según el catedrático de Historia del Arte Contemporáneo español Francisco Calvo Serraller, la vertiente que genera mayor inquietud e interés en el presente es aquella que plantea el arte contemporáneo como una “reinvención”.

Hoy, la práctica artística es un complejo conjunto de modalidades en medio del cual coexisten varias disciplinas. Además, de la supervivencia del arte tradicional; aparece un arte ?moderno? que recoge las innovaciones vanguardistas del siglo XX, y un Arte ?contemporáneo? que no sólo se refiere al arte actual, sino al que plantea al arte como una ?reinvención?.

Quienes hemos seguido de cerca la trayectoria de Adriana Margalef podemos decir sin temor a equivocarnos que estamos frente a una artista de gran talento y originalidad que no para e ?reinventarse?. Su obra, más que zanjar la cuestión sobre el controvertido asunto del arte actual, resulta una invitación a la elucidación de lo que es el arte contemporáneo. Se trata de la disyuntiva que cuestiona la relación artista/espectador, desde el punto de vista de la producción formal en sí misma; como de la posición y actitud del espectador frente a una creación artística.

En esta nueva serie: ?Observadores del Infinito?, Margalef crea espacios imaginarios (Metafísicos) de fuerte composición arquitectónica cargada de un ambiente misterioso y tenso. Las construcciones de sus obras están regidas por un orden rígido y lógico como si de la geometría platónica se tratara: desde el cubo al dodecaedro. Las perspectivas y fugas, las formas espaciales y colores, las luces y sombras; sujecionan visualmente ?casi móviles- desprendiéndose ilusoriamente del muro hacia el espectador. Trasciende lo meramente visual hacia lo sensitivo.

Desde el punto de vista formal, Adriana Margalef no deja nada librado al azar. Sigue su apuesta por el uso de la línea recta con marcadas aristas, perspectivas y fugas. La paleta cromática esta finamente trabajada en gradiente de color diluida en perfectas capas de acrílico. El contraste de luces y sombras logran reforzar las preocupaciones atmosféricas que unas veces funcionan de manera visible, mientras que en otras se mezclan o directamente desaparecen en el fondo neutro. Los formatos de las obras son irregulares, sugiriendo reminiscencias del arte madi caracterizado por suprimir todas las semejanzas con las formas convencionales.

El personaje, más allá de pretender dar la escala arquitectónica del espacio abierto o cerrado; nos habla del hombre ?contemporáneo? en constante conflicto. De traje y corbata, inestable, incierto, al borde del abismo y en situaciones límite de las que le será difícil salir o dar marcha atrás. Hay un uso sensible del espacio que se torna en parte, pretexto para generar tensiones.

En este sentido, Adriana Margalef nos retrae a la cuestión misma que interroga sobre la identidad y el sentido de una práctica artística innovadora. Por otra parte, su desenvolvimiento revolucionario en sus ?irrupciones?, ?observadores?, ?medidores de profundidad?, etc., nos obliga a replantear nuestro análisis crítico. Son temas cruciales que sólo una artista comprometida puede abordar con valentía y rigor.

Adriana Margalef inaugura el próximo viernes 11 de
Mayo en el Museo de Bellas Artes de Salta.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 9-05-2012