Malena Pichot

0
63

La última revista mu trae una lectura muy interesante sobre la figura incatalogable y socialmediática de Malena Pichot. Aquí revalorizamos algo de lo que más nos atrae de Malena, su lado vampiro.

La última edición de la revista mu trae una lectura muy interesante sobre la figura incatalogable y socialmediática de Malena Pichot. Aquí dialogamos con la nota y revalorizamos algo de lo que más nos atrae de Malena, su lado vampiro.

?Es impresionante lo que te jode que no me importe caerte bien? la Pichot en el twitter, hace una hora. (Martes 1 de mayo de 2012, 9.33 am, cfr @malenapichot)

Quienes andamos por twitter sabemos muy bien lo que provoca la figura de Malena Pichot, persona/personaje interesante en sí misma, por la emergencia de otros discursos, por el estilo propio, por el matiz vampírico. Bueno es decir que, al momento de escribir esta nota, su usuario en twitter, @malenapichot, se encuentra bloqueado, o como se dice allí, suspendido.

Podemos hablar de la recolocación del stand up en Argentina que Malena opera, sacándolo del perfil seinfeldesco que tiene en los teatros y en la misma tele; en este último sentido, la pantalla grande y boba ha multiplicado los seinfelds llevándolos a todos los terrenos: desde religiones milenaristas hasta lobbies y campañas publicitarias de producto o de persona, utilizan las estrategias de este tipo de espectáculo, más relacionado al diálogo directo actor receptor del café concert, pero quizás por eso, tan interesante para los medios masivos terriblemente preocupados por el zapping y los programas de marketing / crm del nuevo tirano polimorfo, el espectador emancipado. Para dar un ejemplo actual, Lanata es uno de los últimos epígonos del ?efecto Sony Enterteinment? en el discurso político, a mi gusto patético.

Pero volvamos a Malena, que sería la antípoda del fumador en cámara, aunque con la misma carga de ansiedad. En este caso una ansiedad productiva y hemorràgica, que ya se convierte en un signo de las relaciones sociales, especialmente las más novedosas: las relaciones sociales en red. Así aparece Malena, interviniendo en las grietas de ese mismo espectáculo para decir otra cosa, y sobre todo, decirlo desde otro lado: el de la decepción y la rabia, como bien sostiene en este último caso la nota de tapa de la mu.

Una aclaración, ¿quién la escribe? ¿es una nota sin firma, porque la revista sostiene coherentemente la causa del copyleft? ¿o porque mu es una cooperativa periodística? ¿o la escribe Malena en tercera persona, a lo Tévez? Como sea que sea, profundiza este lugar no ya de muerte del autor, sino de la falta de su importancia, de autoría red social, de confusión, de encarnadura de ausencias varias en la presencia múltiple. La nota, consecuente, termina diciendo que en realidad está copiando a la Sontag de lo camp y a momentos la mal parodia. Me despista, pero vuelvo, me gusta el mordisqueo que me opera.

Ahora, en algo disiento con las palabras de la nota de la revista que destaca en el desierto editoriero argentino. No creo que lo Pichot sea andrógino, creo que es vampiro. Andrógina es más que nada una estética, un soporte, que en cierta manera contradice la propuesta de nuestra protagonista cuando habla de las mujeres ?cagadas a palos? o defiende enfáticamente el derecho al aborto. Aquí se trata más bien de morder y tragar, picar y sorber, como el vampiro, escupiendo también, de costado y torvamente, provocando discursos y nuevos sentidos que divierten, sí, pero son incómodos.

Pienso en esta cuestión del accionar vampírico que Malena puede arrimar, como un disparador posible para problematizarnos, tan cercano a lo que sin dudas es la expresión más lúcida, crítica y cuestionadora de la teoría social contemporánea: la que ronda las formas de la teoría queer. Para muestra del accionar teórico vampírico vaya un solo mordisco, y la cita para leer completo el artículo, una mordida en sí misma, que aún la censura de internet no enmascaró en un 404 not found: me refiero a la escritura de Beatriz Preciado que circula en internet más que en libros. Además, me provoca traer aquí a colación a Preciado, porque intuyo que Malena, si asistiera a sus clases en la Sorbonne y la viera aparecer con su medio bigote pateando bulbos raquídeos, no dudaría en sostener que la doctora en filosofía es fundamentalmente una profesional del stand up.

Vamos a la cita entonces. En Saberes_vampiros@War, Preciado escribe: ?Los saberes dominantes se derrumban. No como se derrumbaron las twins towers, dejando tras ellas una nube de polvo que alimenta la mitología-guerra, sino, más bien, como se hunde una forma sobre la superficie de una pantalla de Tetris o, mejor, como se desvanece un cuerpo que llega a hacerse besar hasta la mordedura por un amante vampiro. Hablar de este desmoronamiento de las formas y de los cuerpos mientras está en vías de producirse, es en sí un ejercicio de revelación táctica. Es hacer con Haraway el ?ruido intencionado?, la contaminación estratégica?? (Haraway 1985).

Es cierto, me anticipo a las voces que se van a alzar. Malena no se droga con testosterona como la Preciado, pero dice cosas sin filtrar como ?soy un puto con concha?, y en esto es en lo principal en lo que coincidimos con la nota de mu, el feminismo radical de la artista que hace emerger otra sensibilidad en el tema, y que, agrego yo, la convierte en una de las feministas más divertidas, críticas y revalorizadoras de la historia de luchas de las que la escena local tiene pocos ejemplos.

Aunque sea en formas tan viejas como las que entornan un programa como Duro de domar (que particularmente me aburre), la presencia de Pichot y sus cualcas son intempestivas muestras de otra cosa, que rompen la isotopía de un programa más con lo que no esperábamos; lo mismo sucede con su video sobre el piropo masculino que circula en Facebook, y las frases que jalonan su presencia en twitter habiendo alcanzado 240.279 usuarios -cifra que supera ampliamente la de figuras hiper centrales promovidas por los mega medios que saturan las retinas durante las tardes y noches hasta la lobotomía-.

La presencia de ?lo pichot? (así, en neutro, para tomar la terminología de mu), deja la marca de una apropiación vampírica de las tecnologías mediáticas para una vuelta de tuerca que contribuye a horadar el biodiscurso, si se me permite, porque si algo pone en jaque todo su andar por el lado salvaje y al mismo tiempo tan prolijito es el cuerpo y sus inscripciones sociales, psicológicas, sexuales, económicas, imaginarias y lo que se les ocurra? todo esto con cara de ingenua mordaz de morder, utilizando una práctica inventada por el sistema broadway, core del sistema todo, el stand up. Puesta de pie y hablando por youtube, con la pantalla que le sienta bien y para molestar, Malena Pichot es alguien para monologar entre todxs.

Links para sumar y recorrer:

Saberes_vampiros@War, artículo de Beatriz Preciado, publicado en lengua francesa en la revista “Multitudes, 20”, primavera de 2005, accesible en: http://multitudes.samizdat.net/

Videos de cualca en vimeo:

replique montre
http://vimeo.com/36905681

Piropos: http://vimeo.com/36509870

La revista MU:
Se vende en Hipólito Irigoyen 1440, www.lavaca.org, infolavaca@yahoo.com.ar

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 1-05-2012