BAFICI: Photographic Memory

0
5

Uno de los focos de este año al que valió la pena acercarse es el que propone el realizador americano independiente Ross Mc Elwee.

Uno de los focos de este año al que valió la pena acercarse es el que propone el realizador americano independiente Ross Mc Elwee. Su último trabajo es del año pasado y describe el conflicto que tiene en el presente con su hijo adolescente quien ya ha dejado se ser la criatura adorable que compartía juegos y experiencias lúdicas con él. Se ha vuelto hosco, introvertido y abúlico y muy probablemente según la visión paterna, está perdiendo el tiempo y su creatividad.
El punto de partida de esta situación es la excusa perfecta para que el director revise su pasado de juventud, y a su vez, su propia relación con su padre, abrevando en su vida en París en la ciudad de St Quay Portrieux en Brittany en la que vivió durante un año y se desempeñó como asistente de fotografía a los 24 años.

Mc Elwee vuelve a esa instancia de su vida para tratar de revisar su pasado y tener de esta manera una nueva perspectiva acerca de que representaba su existencia en ese entonces, buscando tender puentes con su hijo. Lo hace desde las fotos que recupera con ayuda de la viuda de su ex patrón Maurice y de su antiguo amor, Maud.
Las fotos en sepia se contraponen con los nuevos formatos digitales con que su hijo, también incipiente director, se encuentra en proceso de rodaje. Lo analógico versus lo digital, representan las nuevas maneras desde las cuales padre e hijo deben repactar su relación.

Aceptar a su hijo, y resignificar la inserción creativa de éste en el presente, determinará la propia aceptación del peso e importancia que su experiencia artística tuvo 38 años atrás. Una lección de vida. Una lección de cine.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 22-04-2012