BAFICI: Il sorriso del capo

0
7

El otro fascismo con imágenes inéditas sobre el uso de la propaganda con fines políticos
El fascismo en sus diversas expresiones europeas ha estado presente en varios de los films del BAFICI. El que imperó en Alemania fue cubierto por varias obras de la realizadora austríaca Ruth Beckermann y también por ?Swástika?, el original documental de Philippe Mora.

?Il Sorriso del Capo? se refiere a la vertiente italiana que tuvo en Mussolini a su central y casi único artífice. Fue dirigido por el chileno, residente por muchos años en Argentina y desde hace dos décadas en Italia, Marco Bechis. Su interesante filmografía incluye dos títulos trascendentes: ?Garage Olimpo? y ?Figli/Hijos?.

El material obtenido es en gran parte inédito y pertenece al Instituto Luce de Italia. Según expresara su director al finalizar la presentación en el MALBA se trata de unos ocho millones de metros de película, que estuvieron a su disposición y de los que obviamente usó y revisó sólo una parte.

Quien hace de relator durante toda la película nació en 1921 y no conviene develar de quien se trata. Recién hacia el final ese señor muy mayor reconoce, con cierta vergüenza, que por mucho tiempo el Duce había logrado impresionarlo e incluso conmoverlo.
Lo que Bechis enfatiza y muestra a través de numerosos trozos de noticieros y films pro fascistas es como la propaganda era utilizada desde la década del ?20 y ?30 en Italia. El inicio muestra la llegada de Mussolini a un gran espacio abierto en Roma donde pronuncia un discurso que será el ?leitmotiv? permanente del largometraje.

Pero entre una y otra imagen del dictador, Bechis intercala numerosos ejemplos de cómo se publicitaba la imagen del régimen, por ejemplo usando tomas de la conquista de la copa mundial de futbol. O también otro corto muy cómico explicando como se estaba dejando de usar sombrero, mostrando la famosa calva del líder sin dicha prenda.
En una de las tantas partes de la alocución del tirano, Bechis intercala unos pocos fotogramas en que aparece Hitler, quien parece estar escuchando a su par italiano. El realizador reveló luego de la proyección que la finalidad de dicha inclusión era la de sugerir que Hitler lo estaba mirando para aprender el arte de pronunciar un discurso. Y en verdad, el efecto se logra aunque tome por sorpresa a más de un espectador.
En apenas 75 minutos, se consigue mostrar como es posible lograr la manipulación de todo un pueblo. ?Il sorriso del capo?, en verdad, no se refiere sólo a Mussolini sino también a quien gobernaba Italia en 2011, cuando se realizó la película.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 22-04-2012