Historia del feminismo

0
51

El libro de Juan Sisinio Pérez Garzón forma parte de las novedades del catálogo de la Berkana de Chueca y propone desnaturalizar cientos de debates y garantizar que una historia se justifica cuando se han ganando ciertos derechos.En clave de esquema poético pero con puntuación histórica, La Espigadora salta de la historicidad más certera a la construcción de una red en torno al nodo ?mujer?. Una novedad para trazar un mapeo esquelético de la lucha feminista que actualiza, invariable, dos extensos siglos.

Si por casualidad u ocurrencia se busca el acto ?historizarhistoricidad? en el mismo sitio, se acerca la Academia Española tan real como estrecha de palabras, a enlazar mi segmento con la cualidad de lo histórico. Si para alternar con el disparo de la economía del lenguaje, se introduce en el cuadro de los términos veraces de la lengua ?historiar?, la primera acepción da lugar a componer, contar o escribir historias. ¿Composición? ¿Cuento? ¿Escritura de la historia?

En ocasiones anteriores, los objetos que seguí en torno de la historia han cumplido con especificidades tales como una nueva historia argentina, la vida privada de la Argentina, la literatura argentina, la del siglo XX, incluso una historia con conciencia de clase o la crítica moderna. Y además, y por último, una breve historia del culo. Vaya pues. A una historia, en tan pocos ejemplos, se la reformula en un presente cualquiera, se la intimiza, se la regionaliza, se la temporaliza, se la concientiza en grupos económicos, sociales, culturales y políticos, se la actualiza o se la recorta de modo acotado en la parte baja y dorsal tan visible como vital del cuerpo. Vaya pues.

¿Cómo se pone en juego en el acto de aquellas historias ya consultadas entonces un punto fijo en el cuerpo vibrante ?mujer?? En la construcción de la historia, su efecto y un hecho estético. Historia del feminismo (2011, Madrid, Catarata) de Juan Sisinio Pérez Garzón forma parte de las novedades del catálogo de la Berkana de Chueca porque propuso desnaturalizar cientos de debates, desplegar cambios de perspectivas y garantizar que una historia se justifica cuando se ganan derechos en diferentes etapas con ciertas líderes emblemáticas por la vida libre de violencia. La mujer. En la historia y por etapas.

Tal como Amelia Valcárcel lo indica en su prólogo, Pérez Garzón navega entre ?tres grandes olas: feminismo ilustrado, feminismo sufragista y feminismo contemporáneo?. Pareciera que el feminismo no es eterno ni espontáneo.

***

(Sigamos la propuesta de historiar de la RAE y apliquemos la fórmula sobre el libro de conquistas de Pérez Garzón, el catedrático histórico de Castilla-La Mancha en clave de poética espigada y actualicemos la arbitrariedad de las historias de biblioteca.)

Historia del feminismo

Mujer trampa, mujer ruina. Mujer maestra, mujer doméstica. ¿Abadesa?
Hilan, tejen, salan carnes y pescados.

Mujer buena y segura, buscala en la sepultura.
(?)

Mujer / Mujer / doble.
(?)

Mujer ilustrada, feminista.
(?)

Armada mujer. Guillotinada mujer.
(?)

Gloriosa con la diferencia.

¡Adúltera y abortista! En-gen-dra-do-ra.
(?)

Liberal. Socialista. Anarquista. Feminista.

Enfermera… Dactilógrafa…. Telefonista…. (Marque con una X.)

PIONERA.

Inglesas y francesas.

¿Madre o amante? ¿Cristiana o pecadora? ¿Rica o pobre?
(?)

-La mujer está sola.
(?)

o b r e r a.

Oradora. Titulada. Abolicionista. Analfabetas o negras.
Asociadas, ciudadanas, y por lo tanto, iguales.
Bibliotecarias y oficinistas. (Y también domésticas.)
(?)

Mujer novelada. Traducida.
Americana y moderna mujer: liberal.
Naturalmente, madre.
(?)

Gritan las Mujeres de la Segunda República:
-¿Casada o jubilada?
-Esterilizada.
(?)

No se nace mujer, se llega a serlo.
(?)

(MUJER PROTAGONISTA): -Estoy embarazada de?; soy la esposa de?; soy la mamá de? de? de?
(?)

Pero lee diarios y revistas y escucha radio. Enciende la tele la mujer.
(?)

La mujer corta los cables. Feminista radical. (¿Lesbianas? Y diferentes.)

Oprimidas con autoconciencia:
-Mujeres entre, no mujeres con.
-Mujeres cyborg, mujeres afines.
-Institucionalizadas, claro. En democracia.
Cifradas para la revolución.
Tan feminizantes como cotidianas por todavía en desigualdad de género.
Trans.ver.sa.les.
Invariables, mujeres,
invariables
en sus objetivos de dos siglos.

***

¿Qué tipo de consulta, esbozo, efecto se lograría con una nueva publicación de la historia del feminismo? El esquema es subjetivo, sin duda. Con cierto instinto de supervivencia por la curiosidad de establecer redes tan azarosas con hechos de la historia canonizada, emerge por sobre los estereotipos la mujer que cuestiona, propone alternativas, otorga nuevos significados, nacionaliza sus alcances y sufre tanto la guerra como la entreguerra y la posguerra. Hay un paneo de teorías feministas como las mencionadas en la clave de puntuación histórica del occidente europeo con débiles enlaces sobre Latinoamérica, aunque lo fuerte radica en alternar cualquier apartado para escuchar voces destacadas de mujeres que hablaron entre sí, que crearon su prensa y publicaron. El índice contiene capítulos que marcan las etapas de los logros en las luchas. Sin duda, alguna clave más podrá aportar y por eso el ejemplar se fortalece en igualdad, cuando lo ubico entre los libros del estante de género. La trampa no está en los orígenes sino en recuperar las estrategias para continuar con la escritura. O simplemente, en las líneas que el feminismo ya propuso en el interior de su mismo combate. Vaya pues.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 9-04-2012