BAFICI: Francine

0
10

Se destaca sobre todo la interpretación de la gran Melissa Leo.La presencia de Melissa Leo resulta a priori el principal atractivo de ?Francine?, película que compite en la Selección Oficial Internacional del 14º BAFICI. La actriz estuvo cerca de ganar el Oscar en el año 2008 con su notable interpretación en ?Frozen River?, que inexplicablemente no se estrenó en nuestro país y tuvo sólo salida en formato DVD. Y ello pese a haber participado en más de 10 festivales e inclusive haber ganado un premio a mejor actriz en San Sebastián.

Los directores Brian M. Cassidy y Melanie Shatzky debutan con su primer largometraje de ficción, ya que hasta ahora sólo habían realizado documentales y cortos.

Si de algo no cabe duda es que se trata de una producción típica del cine independiente, con el resto de los actores desconocidos y mínimos recursos y bajo costo. Nada de lo dicho debe sonar peyorativo ya que los realizadores suplen la ausencia de recursos económicos de producción con más de un elemento destacable. Pero, de no haber contado con la presencia de la actriz, el resultado hubiese sido quizás de menor interés.

Francine (Leo) sale de la cárcel y nunca sabremos porque estuvo en prisión. Habla poco y lo primero que hace es procurarse un trabajo. En un pequeño supermercado dura escaso tiempo ya que su carácter, por momentos huraño y poco atento, hace que la echen. Así cuando una potencial clienta le dice que las alas de un pájaro que quiere comprar tienen mal olor, ella replica simplemente que ?huele a pájaro?.

Su siguiente trabajo en un establo cuidando caballos le resultará más placentero, pero será en una veterinaria donde mejor se sentirá y desempeñará.
Los múltiples empleos, como habrá apreciado el lector de esta nota, tienen un común denominador: la presencia de animales domésticos, lo que se confirma aún más al convivir ella en su casucha con varios perros y gatos. Incluso enterrará en su jardín, flores incluidas, a una pequeña rata tipo hampster!.
Francine se siente más cómoda frente a la presencia de animales que cuando está con los humanos. Prueba de ello serán sus diversas y poco satisfactorias relaciones con personas de uno y otro sexo, donde se percibe cierta indiferencia que contrasta con la alegría que siente cuando está con sus animales.
La película es circular y cierta inestabilidad emocional, ya manifestada en una escena anterior en que alimenta a sus mascotas, hará que entre en pánico hacia el final cuando perciba a un perro encerrado en un auto herméticamente cerrado. Su excesivo cariño por los animales le jugará entonces una mala pasada.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 11-04-2012