Latidos, de Daniel Canogar

0
7

En el Espacio Fundación Telefónica se presenta, desde el 30 de marzo
Latidos una exposición del artista español Daniel Canogar.

Este espacio, que encabeza o es casi el único que propaga arte y nuevas tecnologías, expone cinco obras de diferentes soportes que actualmente podrían considerarse pasados de moda: cables de teléfono, cintas de VHS, pantallas de televisores (como los de antes no los Leds de ahora). Todos estos elementos el artista los ha encontrado en basureros o centros de reciclajes.

La idea central de la muestra parece ser cómo el avance tecnológico ha hecho que en poco tiempo cosas que nos parecían imposibles de tener hoy las deshechemos como si nada.

La relación de lo nuevo y lo que se considera antiguo queda plasmada claramente en la obra titulada FLICKER 2011: esta obra está formada por película de celuloide y una proyección digital. Sobre la película se proyecta una imagen digital: claramente el futuro pisa al pasado y se ?construye? sobre él.

También, por lo que nos cuentan en el texto de la muestra, los nombres de las obras harían referencia a esto. PNEMAR 2009 ? obra formada por cables telefónicos, tabiques de madera entre otros y puestos en nichos- hacen referencia a la antigua palabra griega Pnema como metáfora para la mortalidad tecnológica (este sería un vehículo del logos que estructura la continuidad de la materia).

La intención de dar ?dar vida a los materiales que han muerto, mostrar sus secretos, reavivar la memoria colectiva para construir un retrato de sociedad y época?. Una idea un tanto ambiciosa que en algunos casos se logra y en otros no: por momentos la metáfora se convierte en obra y en otros la obra no llega a la metáfora.

No es fácil para el espectador común comprender arte y nuevas tecnologías. Y analizándolo fríamente, quizás resulte más claro para un niño comprenderlo que para un adulto por esta idea lúdica que presenta el mismo. Rodrigo Alonso ha dicho sobre ciencia y tecnología: ?Es conocido el hecho de que Pitágoras solía utilizar su famoso teorema para mostrar que existía un mundo anterior al actual, del cual provenían los conocimientos del hombre, y no como una herramienta para la comprensión matemática de la realidad. Los DEUX EX MACHINA, las cámaras oscuras, las linternas mágicas y los autómatas del siglo XVIII ofrecen otros tantos ejemplos de esa relación íntima y fructífera que arte, ciencia y técnica establecieron a lo largo de la historia?

Esta muestra llega para recordar que hay cosas que se podrían reutilizar para no dejarlas en el olvido (o que no quede en el olvido cuanto nos costó adquirirlas) tan mal no está y pensar como la idea del consumismo nos lleva a querer siempre tener lo último y parece ser una carrera hacia la nada misma porque lo que hoy adquirimos como lo último en materia tecnológica mañana ya es viejo.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 8-04-2012