Uncipar 2012: Día 1

1
8

Comenzó anoche en el Festival de Cortos más importante de Argentina. Te contamos todo desde Villa Gesell.UNCIPAR 2012: Competencia Nacional (primera parte)

Si hay algo que viene demostrando UNCIPAR es que cada año hay una mejor y más pareja selección de cortometrajes.

En esta primer parte de las jornadas de 2012 hubo una temática favorita entre los directores: las consecuencias de una separación amorosa. Así es como Natural Arpajou abrió la competencia con su corto Lo que haría, filmado íntegramente en blanco y negro, con planos muy cercanos de una bellísima Andrea Carballo exponiendo su corazón roto e inventando vidas paralelas en un intento de sanarlo. Arpajou ya había ganado en 2012 la Competencia de UNCIPAR con su cortometraje Ana y Mateo, y a juzgar por los premios recogidos durante 2011 en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y en la octava edición de la Noche del Cortometraje, es una de las grandes favoritas también para estas Jornadas.

La animación Incordia, a cargo de Pablo Polledri, también habla de un desamor. Narra desde un lugar muy oscuro, pero a la vez cómico, el periplo de un corazón arrancado (literalmente) por amor, y cómo termina en manos de Lucifer.

A su vez, Amores ciegos de Andrés Ferrand parte de una separación y, casi en el mismo instante, la posibilidad de un nuevo amor. Lamentablemente el sonido de la proyección fue muy deficiente y eso jugó en contra de esta historia contada desde el punto de vista de sus tres protagonistas.

Finalmente, se presentó Qué ganas de viajar en avioneta de Alejandro Galb Bermúdez, el relato comienza de una manera y un giro final lo aproxima al tema de las rupturas.

Cabe destacar también en esta primera exhibición el trabajo de Agustín Kazah con su relato tragicómico titulado Asistencia al suicida, donde en cinco minutos desarrolla con maestría su idea.
Por último, uno de los más logrados fue el cortometraje Cubo mágico de Juan Baranchuk. Allí asistimos a la vida de un hombre desde que muere hasta que es niño, y las diferentes situaciones en las que se enfrenta con el desafío del cubo mágico (aquel irritante objeto en el que hay que completar todas las caras del cubo de un color diferente). En todas las ocasiones se oponen a este bloque formas circulares (una camilla ergonómica, una teoría científica sobre círculos, la ronda para jugar a la botellita, la calesita del jardín). Una historia acerca de la inocencia de lo lúdico y las consecuencias trágicas de perder esa diversión por los juegos.

Todos los cortos en competencia consultalos acá

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 6-04-2012