UNCIPAR 2012: Día 1. Parte 2

0
8

Ayer a la noche tuvo lugar la segunda parte de la Competencia Nacional, con una selección de cortometrajes muy pareja.UNCIPAR 2012: Competencia Nacional (segunda parte)

Ayer a la noche tuvo lugar la segunda parte de la Competencia Nacional, con una selección de cortometrajes muy pareja.

Se destacó el trabajo de Fermín Acosta, Implantación. Acosta plantea en clave de ciencia ficción distópica la construcción de los monoblocks de Villa Lugano como la implantación de una estructura que adquiere características propias, diferentes de las planificadas. El paso del tiempo corroe esta estructura laberíntica, a la que es imposible acceder sin un guía?y ninguno de los habitantes quiere cumplir ese rol, porque hay un halo de silencio y misterio que la rodea. Con un guiño muy importante al film Stalker de Tarkovski, Acosta deja muy bien parada a la FADU (Facultad de Arquitectura de Diseño y Urbanismo de la UBA) al trabajar con estos edificios que en algún momento fueron la vanguardia arquitectónica de los años ?70 y que hoy están asociados a la marginalidad. A buen entendedor pocas palabras, quien quiera leer en esta estructura (signada por la posición de los agentes que la componen) una metáfora sobre la sociedad y la decadencia, es bienvenido. Implantación: catorce minutos que fascinan al espectador.

Otra de las características que se van perfilando en este UNCIPAR es el tono cómico sobre crisis sociales en Argentina. En este sentido, sobresalen los trabajos de Alejandro Rath, Gestación, y de Ariel López y Nano Benayón, Zombirama.

En Gestación, un muchacho del partido comunista descubre en plena crisis social del 2001 que su novia está embarazada. Sus ideales entran en conflicto con su realidad, pese a lo cual, y a un súbito ataque de mudismo, trata de mantener la utopía y que todo funcione. Un homenaje más que atinado al cumplirse una década de aquellos años oscuros argentinos.

En Zombirama López y Benayón establecen una metáfora genial entre la situación política y social de marzo del 76 (momento de surgimiento de los zombis) y mayo del 95 (donde lo único que saben hacer los zombis es consumir).

Finalmente, el corto de Pedro Mauvecín, Cosa de nombres, aborda con mucha comicidad los intentos de un hombre por recuperar a su ex en una fiesta. Los porcentajes de probabilidad de éxito irán variando de acuerdo a su nivel de ocurrencias y de la competencia. Una historia ya vista, pero con un giro en el modo de contarla muy atinado.

Unite al grupo Leedor de Facebook y compartí noticias, convocatorias y actividades: http://www.facebook.com/groups/25383535162/
Seguinos en twitter: @sitioLeedor

Publicado en Leedor el 6-04-2012