Pantalla Pinamar: Atormentado

0
29

Excelente ejemplo del acercamiento del cine indie americano a las películas de género paranaoide. No le cae mal, curiosamente, el título en español a esta película del cine independiente norteamericano dirigida por Jeff Nichols: Take Shelter (o resguardarse, o refugiarse) y que se presentó en Latinoamérica (viene de ganar un premio en el Festival de Morelia) como Atormentado.

Este “atormentado” trabajador de una empresa de excavaciones de la clase media de EEUU comienza a tener un día, las más terribles pesadillas (bad dreams)que tienden a mezclarse, además, con alucinaciones: heridas, ataques del perro, seres que raptan a su hija, ataques de su esposa, lluvias de pájaros muertos. Escenas que sirven a Nichols para adentrarnos en un estado paulatino de paranoia visual, pero además para recibir una sucesión de citas cinematográficas ineludibles Twister, Expedientes X, Los pájaros, Psicosis.

El cruce contemporáneo lo hace con films como Melancolía, El árbol de la vida.

Atormentado es una película apocalíptica, de visiones extenuadas, de un crescendo de paranoia que bordea con el terror más clásico pero que termina girando hacia lugares inesperados. Hoy esto es pedir lo suficiente como para atrapar a un espectador durante os 122 minutos de la proyección.

Pero también es una película “de punto de vista”, construida a partir de una mirada que nos hace ingresar en una esquizofrenia paranoide hereditaria, involucrando a un espectador preparado en el género de películas del fin del mundo, preparado en películas de locura, pero ingenuo todavía en la resignada manipulación narrativa de su director a través de su personaje.

Curtis es un hombre retraído, con un pasado doloroso, una madre internada en un psiquiátrico desde sus 10 años, tras abandonarlo en un auto. Un día percibe que estados de tormenta y tornados en el cielo seguidos por una lluvia de agua aceitosa, preceden a pesadillas y visiones que alteran su pacífica y normal vida de trabajador inmerso en preocupaciones cotidianas. Para él, estas pesadillas pueden ser dos cosas: o el signo visible de su futura locura o anuncios del apocalipsis del que hay que resguardarse. La ampliación de su refugio antitornado preparándolo como un refugio para el fin del mundo.

En el medio, la familia: su hijita sorda, esperando un implante que el seguro deberá cubrir “por la suerte de tener un coseguro serio”. Interesante este aspecto de la sordera de la nena, y un fuerte sentido de su pérdida o de su abandono, tal vez. Y una mujer que pasa de un estado “normal felicidad” a un estado de desesperacion frente a su marido enfermo.

Atormentado es una película de punto de vista, por lo tanto una película de actores, gran trabajo de Michael Shannon como el hombre que un día se da cuenta que se vuelve loco y que va de la racionalidad a la locura a tal punto que no sabemos cuándo estamos en qué momento.

Publicado en Leedor el 4-03-2012