Pablo Picotto: entrevista

0
7

Sobre el eje de ocho preguntas, la charla con Picotto, autor de Un poco me molesta, pero un poco no, nos deja ver el backstage de la obra.
El autor e intérprete de “Un poco me molesta, pero un poco no” -unipersonal que se exhibe en la Sala Julio Cortázar del Paseo la Plaza- nos contó cómo trabaja. Sobre el eje de ocho preguntas, la charla con Picotto nos deja ver el backstage de la obra.


¿Cómo surge la idea de armar toda una familia en un unipersonal?

Pablo Picotto: La idea surge a partir del proceso creativo. Cuando escribí los primeros monólogos para empezar a trabajar no sabíamos bien que cosa iba a quedar al final y por ahí eso era lo interesante de toda la cosa, dejarse llevar por lo que vaya surgiendo en escena, lo que modifique el texto o que haga aparecer nuevos personajes también, así fue como algunos personajes desaparecieron y otros nuevos fueron naciendo hasta que en un momento la lógica global de todo se fue dando con naturalidad, sin forzarla, como que en definitiva todo decantó en un mismo imaginario o en una misma idea que engloba todo, que es la familia, pero los personajes vienen de lugares muy distintos unos de los otros, para unirse después en un conjunto. Me parece que el concepto de familia los unió pero que cada personaje conservó su independencia, su criterio, su modo de ver la vida, integrado a esa familia, pero a la vez, autónomo.

-¿Cómo se construyen tus personajes?

PP: – No sé, depende. Me parece que los personajes se construyen un poco en el espacio de creación y también en las circunstancias que los rodean. En este caso la creación del espectáculo llevo un año, por lo que tuve tiempo de transitarlos, ir encontrándolos con calma, sin apuros de ningún tipo, ni desde la producción, ni la dirección, eso te da la tranquilidad de poder hacer un trabajo mas fino. Otra cosa importante es que el libro no se cerró hasta poco tiempo antes de estrenar, quedó abierto a cuantas modificaciones necesitáramos hacer. Lo escrito y lo interpretado no tuvieron que amoldarse, encajar entre sí, sino que más bien el guión y los personajes se fueron cerrando uno al otro. Mientras más elaboraba a los personajes, más los reescribía y mientras más discurso les ponía, más se modificaban en escena.

-¿Qué devolución recibís del público?

PP: -La devolución es muy buena, por suerte. A la gente le gusta el espectáculo, se ríen, se emocionan, se quedan pensando en los temas que se tratan, en cosas que se dicen. Eso me parece impagable, que la gente se vaya a su casa y se quede pensando en lo que vió en el teatro esa noche. Quiere decir que a ese espectador algo le agitó el avispero, que alguna cosa de lo que vió lo puso en alerta, lo puso a reflexionar. Pero esa reflexión no pretende ser un mazazo en la cabeza, sino una reflexión que tomó de un ámbito en donde en términos generales, la pasó bien. Y creo que eso también pasa porque el espectáculo pretende que la gente participe desde la risa o desde el silencio, pero también desde la cabeza. No queríamos regalar una galería de personajes servidos en bandeja, queríamos que quien lo viera también tuviera que poner algo de su parte y pensar en la cosa.
El objetivo que nunca perdimos es que es un espectáculo para hacer reir, pero solapadamente el padre en su ferreteria se pregunta ¿Qué hago acá?,la hermana en un call center; ¿Esto es la vida? la madre; ¿Qué quiero yo?, el hermano; ¿Qué hago de mi vida?. ¿Como hacer para que todo eso sea cómico y no se vuelva denso? Bueno esa pregunta nos costó un año de trabajo, esperamos haber encontrado alguna respuesta.

-¿Qué personaje te identifica más?

PP: -Ninguno en particular y un poco todos, claro, porque están en mi imaginario, pero traté de construir desde ese lugar, desde el imaginario cercano y no desde el vínculo personal. El temor que teníamos antes del estreno era saber si estaríamos mostrando las fotos, las pequeñas escenas cotidianas que mostraran de cuerpo entero cada personaje. Es como si uno se va de viaje un año y al final de ese recorrido se encuentra con gente y le muestra 6 fotos. Sobre esas 6 fotos uno tiene una hora para contar todo el viaje. La pregunta era, ¿habremos elegido bien las fotos para que se vea todo? ¿Estaremos contando lo indicado de cada viaje? Bueno, eso te lo da el público y ninguna otra cosa en el teatro más que el público. En ese punto, preguntas más preguntas menos, hay que entregarse y dejarse llevar por lo que salga, ya no hay nada más que hacer, en ese punto la obra hay que hacerla y ya. Y pasa a ser de quienes la hicieron y también del espectador que se la lleva a su casa. El círculo se completa solamente en este momento y ahora, ese hecho vivo es de aquellos que lo quieran hacer cada vez y de aquellos que quieran verlo.

-¿De dónde venís?

PP: -La pregunta es muy amplia. En primer término vengo de 9 de Julio, provincia de Buenos Aires, que parece no tener nada que ver pero te aseguro que personas como los personajes del unipersonal he visto muchísimas. Tal vez no tal cual pero sí con esa idiosincrasia, esas formas al decir o esa clase de conflictos. También te puedo decir que como escritor, empecé escribiendo cortos cuando era chico y después me animé a escribir teatro así que como guionista vengo primeramente de ahí, del lenguaje del cine, sin embargo el actor no lo formé ahí. Como actor hice algunas cosas en cine y algunas en televisión, pero mayormente vengo del palo del teatro desde los 18 cuando tomé las primeras clases justamente en una cátedra de teatro que daban en la escuela donde estudiaba cine. A partir de esa época me fui pasando más al teatro y como actor me fui haciendo más en este ámbito.

-¿Cuáles son las diferencias que encontrás entre los 2 directores? (Ricardo Rodríguez Miró y Carlos Belloso)

PP: -Bueno, los dos están un poco locos, pero locos bien, una locura puesta en función de la creación, de la búsqueda artística. Ricardo tiende mas en su trabajo a la búsqueda mas introspectiva, a la pregunta sobre el personaje y su entorno, a descifrar de donde viene, porque está acá y por que dice esto que dice. Su imaginario poético tiene que ver más con la búsqueda interior del personaje. Carlos es más kinético, más guarro, mas surrealista, parece que todo lo que propone es un caos y sin embargo en un momento todo se ordena en algo que separado era ilógico o inconexo y todo junto parece tener su propia lógica. Fue una combinación de ideas que resultó en una buena dupla, porque la información que bajan los dos no se contrapone, sino que se complementa, lo uno abona lo otro.

-¿Cuál es la diferencia entre la dirección artística y la Dirección 
General?

PP: -En nuestro caso en particular El director artístico (Carlos Belloso) marcó los lineamientos generales del espectáculo, propuso una idea acordada con todas las partes y que nos entusiasmó mucho desde el minuto cero, pero que había que desarrollar día a día. Por ejemplo, Carlos vino un día con una imagen muy fuerte: Un cilindro gigante en medio del escenario, desde donde nacían los personajes, era un lineamiento general que nos encantaba, pero había que vestirlo, había que construir el mundo alrededor de eso, de ahí en adelante el trabajo diario con el director artístico (Ricardo Rodríguez Miró) transformó ese cilindro en un lavarropas gigante. Esto por dar un ejemplo pero el seguimiento fue continuo de parte de los dos en todo sentido, en todos los aspectos de la obra uno marcaba líneas generales que coordinaba con las partes, entre los tres. Una vez de acuerdo todos, el otro armaba y vestía, el otro escribía y actuaba. Tuve la suerte de toparme con dos tipos de muchísima experiencia que ya están de vuelta de los ?divismos del artista?. Que se pusieron la camiseta y sin ningún tipo de ego debatieron y defendieron hasta la última coma en pos solo de un buen resultado final. En ese sentido, se que soy un tipo mas que afortunado. Y no sólo eso sino que en el medio del proceso, Nancy Gay hizo una corrección de textos que fue importantísima, Julia Isnardi desarrolló la escenografía, Euge De Marco aportó un espacio y un clima donde se pudiera trabajar en armonía, Germán García trajo la tranquilidad de quien resuelve los vericuetos de la producción. Ante todo siempre prefiero trabajar en equipo y en este caso tuve mucha suerte, es un equipo realmente impecable.

-¿Qué es para vos actuar?

PP: -Jugar.

Publicado en Leedor el 3-02-2012