Regalo de reyes

0
14

Magnífico cuento de O. James alguna vez traducido por Borges como Los regalos perfectos.Un golpe de sentido. Acerca de �El regalo de los Reyes Magos� de O.Henry

�The gift of the Magi� es un cuento que escuché, por primera vez, en un espectáculo de Ana María Bovo.

Más tarde, me fue indicado leer los cuentos de O. Henry, ante la corrección de un cuento propio, de sesgo coloquial. Encontré el relato bajo el título �El regalo de los Reyes Magos�.

Jorge Luis Borges, en 1935, en la revista �El Hogar�, mencionó a su autor pensando en los cuentos más notables y nombró este cuento de O. Henry, en �Introducción a la literatura norteamericana� en 1967. Se estima que Borges tradujo este cuento bajo el título �Los regalos perfectos�.

El mejor modo que encuentro de enmarcar este relato es volver sobre una apreciación de Julio Cortázar en relación al género: Â?Fotógrafos de la calidad de un Cartier-Bresson o de un Brassaï definen su arte como una aparente paradoja: la de recortar un fragmento de la realidad, fijándole determinados límites, pero de manera tal que ese recorte actúe como una explosión que abre de par en par una realidad mucho más amplia, como una visión dinámica que trasciende espiritualmente el campo abarcado por la cámara…es decir que el fotógrafo o el cuentista se ven precisados a escoger y limitar una imagen o un acaecimiento que sean significativos, que no solamente valgan por sí mismos sino que sean capaces de actuar en el espectador o en el lector como una especie de apertura, de fermento que proyecta la inteligencia y la sensibilidad hacia algo que va mucho más allá de la anécdota visual o literaria contenidas en la foto o en el cuentoÂ?

Efectivamente, este cuento abre en su anécdota a la dimensión de lo imposible sobre la que el amor toma lugar.

El cierre de la situación es doblemente sorpresiva y da en el punto con una definición del amor que Lacan retomó en distintos momentos de su enseñanza entre el seminario 5 y el seminario 22. La definición es: el amor es dar lo que no se tiene.

A esta particular definición del amor, le agregaría un poema de Roberto Juarroz, que también puede acompañar la lectura de este cuento memorable:

Poema 44 de la Décima poesía vertical:

Me doy vuelta hacia tu lado,
en el lecho o la vida,
y encuentro que estás hecha de imposible.

Me vuelvo entonces hacia mí
y hallo la misma cosa

Es por eso
que aunque amemos lo posible,
terminaremos por encerrarlo en una caja,
para que no estorbe más a este imposible
sin el cual no podemos seguir juntos.

El relato comienza de un modo preciso, instalando inmediatamente la situación:

�Un dólar y ochenta y siete centavos. Eso era todo. Y setenta centavos estaban en peniques. Peniques ahorrados, uno por uno, discutiendo con el almacenero y el verdulero y el carnicero hasta que las mejillas de uno se ponían rojas de vergüenza ante la silenciosa acusación de avaricia que implicaba un regateo tan obstinado. Delia los contó tres veces. Un dólar y ochenta y siete centavos. Y al día siguiente era Navidad.�

Se trata de una invitación a leer y dejarse llevar por un cuento magnífico.

Leé el cuento Regalo de reyes