Alejandro Calderone

0
12

Calderone reportero: la cámara como extensión del cuerpoEn tu presentación hablas de “la fotografía como un estilo de vida” ¿Qué es eso?

Cuando hablo de un estilo de vida hablo de sensibilidad, de inclinación a las artes, de necesidad de expresar permanentemente, de transmitir. Casi como los músicos. Tu vida gira las 24 hs. en torno a eso. Todo tiene relación. Todo te dice algo. Todo lo que ves tiene otro costado. Leés, preguntás, investigás, experimentás, procesás y lo expresás a través de tu técnica.
A diferencia de cualquier mortal, uno corre para el lado en que sonó el tiro . . .
Hacés cosas que ni se te ocurren si no fueras fotógrafo. (Viajás, desnudás gente, participás en todos los niveles sociales, te relacionás, almorzás en el Borda y cenás con el Presidente de Francia ) y esto no sólo lo hacés para tener la foto sino porque es parte de tu vida. Esto te alimenta. Esto es tu vida.

Dada tu experiencia como reportero y editor: ¿cómo describirías ambos roles ?

Ser reportero es:
Pasión.
Involucrarse.
Estar informado.
Ser frío y calculador, prudente y arriesgado al mismo tiempo.

Tu necesidad de mostrar lo que está pasando es más grande que el pedido de tu editor.
Tenés que manejarte rápido, darte cuenta de las cosas antes de que ocurran y al mismo tiempo resolver técnicamente cómo lo vas a fotografiar para que tu foto se entienda, se lea . . .
La cámara de fotos es una extensión de tu cuerpo y alma.
Responsabilidad.
Con tu foto podés cambiar el curso de muchas cosas, y tu mensaje llega más lejos que el resto, porque se entiende en todo el mundo, no tiene barreras de idioma . . .
Ser reportero gráfico es algo serio.
No es un laburo común, ni para cualquiera.
Hay muchas cosas en juego, como por ejemplo: tu vida.
Esto, desde ya, hablando seriamente al respecto.
Ser editor implica el mismo grado de reponsabilidad y pasión para pedirle a un reportero que cubra una nota y que el material resultante transmita una idea concreta sobre el tema que se está tratando.
Se necesita fundamentalmente experiencia en medios de comunicación como reportero gráfico y fotógrafo, para no perder el tiempo, dinero y a tu gente.
Creatividad para resolver problemas de espacio y tiempo.
Respeto por el lector. Por la imagen y sus autores. (Por ejemplo: en este país, para los fotógrafos, no existe el derecho de autor . . . )
Y a esto sumarle una buena relación y habilidad para responder a los intereses de la empresa, de los profesionales que trabajan con vos y de la gente que lo recibe .

¿Creés que la relación entre ambos ha cambiado en la última década?

En países serios y desarrollados la relación no ha variado demasiado en la última década.
Tienen reglas de juego claras, leyes y valores sólidos.
Pero en países como éste donde hay más cartón pintado que cimientos, las cosas cambiaron mucho.
Ultimamente los medios nacionales, dejaron de ser periodísticos para transformarse en comerciales y a partir de allí cambiaron las relaciones y los roles.
Lo que importa es vender mucho invirtiendo lo menos posible: hacer el ” New York Times ” con el presupuesto de ” Anteojito “
Los presupuestos para fotografía son mínimos, aunque esta ocupe el 70% de la revista.

Los equipos fotográficos en Argentina son carísimos y los sueldos o pagos por nota son bajísimos. Los editores ocupan más tiempo “haciendo números” que editando fotos y las autofocus comvierten a los motociclistas en reporteros gráficos . . .
La confusión reina.El jefe de arte se encarga de todo. El respeto desaparece.
La relación se transforma en otra cosa. Pero, pese a todo, sigue habiendo (viejos y nuevos) verdaderos Reporteros Gráficos y Editores para hacer periodismo gráfico como corresponde. Sólo es cuestión de tiempo . . .

Qué opinás del tan ambiguo “arte digital” ¿Qué es?

Creo que la música es música interpretada por un violín o por una guitarra eléctrica.
Todo este rollo de arte digital gira en torno a nuevas herramientas acorde a los tiempos que corren.
Me parece alucinante la variedad con la que contás para poder plasmar tus ideas en el material que se te ocurra.
Creo que es progreso y libertad. Cada vez hay menos límites y en este caso eso es buenísimo.
Los artistas pueden dar mucho más en menos tiempo. Mejora y amplía.
Y además nacen cosas nuevas. Imágenes, sonidos, formas . . . El límite está en tu cabeza.
Y por último: lo peor que podés hacer es tratar de compararlo o clasificarlo . . .y lo mejor es utilizarlo y disfrutarlo.

Republicado en Leedor el 19-02-2012