Penumbra

0
10

Este próximo estreno argentino hecha luz sobre un camino futuro por recorrer: el del cine de terror-thriller-suspenso en el cine argentino.

Los hermanos García Bogliano se pusieron al frente de un desafío no menor: filmar un thriller argentino con la calidad de uno hollywoodense. Y salen bastante airosos. La receta es un buen equipo de trabajo, la convicción de que incursionar en nuevos modos de filmar para nuestro cine nacional es posible, y de que hay un público ávido de consumir estos productos.

La historia es en principio sencilla, como en todos los thriller, y las complicaciones se van sumando de manera paulatina pero inexorable. Marga (Cristina Brondo) es una mujer bastante odiosa y muy ocupada que debe alquilar un departamento, herencia familiar. Desde el inicio del film aparecen dos condimentos fundamentales para construir el suspenso: la intriga de predestinación (el hombre que aparece en la puerta y que ella toma como el sujeto de la inmobiliaria no es tal) y el eclipse. De alguna manera ?hay que aguardar hasta el final- ambos se relacionan. Todo el film se construye en base a estos dos elementos.

Adelantar mucho más de la trama no tiene sentido y es contraproducente. Quizá se podría haber acortado un poco el desarrollo inicial y prolongar la conclusión. En cualquier otro film uno diría que esto es un error de guión importante, pero dado el mérito extraordinario de una producción de este estilo para el cine nacional, es realmente una nimiedad. Penumbra se destaca en los aspectos técnicos: la calidad de la imagen y del sonido, en planos inteligentes que saben mostrar y ocultar al mismo tiempo.

Prácticamente la totalidad del film transcurre en un solo ambiente, donde la tensión y la sensación de no escapatoria van in crescendo.
Resta mencionar, entonces, los aciertos actorales para lograr estos climas: Camila Bordonaba, alejándose de sus roles televisivos como Erreway o Atracción x4, Sebastián ?Berta? Muñiz, actor con una cierta trayectoria en el género de terror, y Arnaldo André, actor televisivo devenido en actor de culto para una generación más joven, que le permite salir del encasillamiento de décadas en el rol de macho golpeador.

Paradójicamente por su título, Penumbra hecha luz sobre un camino futuro por recorrer: el del cine de terror/thriller/suspenso en el cine argentino.

Publicado en Leedor el 5-02-2012