Kinoshita y Mizoguchi

0
9

Con 16 largos inéditos nunca vistos en Argentina de los dos maestros del japoneses retoma actividad la Sala Lugones.16 films en la Sala Leopoldo Lugones

El Complejo Teatral de Buenos Aires, el Centro Cultural e Informativo de la Embajada del Japón y la Fundación Cinemateca Argentina han organizado un ciclo denominado Keisuke Kinoshita y Kenji Mizoguchi: dos maestros del cine japonés, que se llevará a cabo del sábado 28 de enero al domingo 12 de febrero en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avda. Corrientes 1530).

El ciclo estará integrado por dieciséis largometrajes, todos ellos en copias nuevas en 35mm enviadas especialmente desde Tokio por The Japan Foundation, que recorren una parte de la filmografía de dos de los más relevantes realizadores japoneses del período clásico. De Kenji Mizoguchi se verán algunos de sus más grandes clásicos, además de algunos largometrajes absolutamente inéditos en la Argentina, incluido su primer film sonoro, El país natal. Por su parte, el cine de Keisuke Kinoshita resulta totalmente desconocido en América latina, por lo que la exhibición de ocho de sus títulos ?parte de una extensa y prolífica obra cinematográfica– se transformará en una verdadera oportunidad para el descubrimiento de un realizador indispensable en el canon del cine nipón clásico.

Kenji Mizoguchi (1898-1956) se inició como realizador en el período mudo, pero casi ninguno de esos films de su primera época ha sobrevivido, al punto que hoy, de toda su obra, se conservan en Japón apenas 31 de los más de ochenta títulos que se calcula llegó a dirigir entre 1921 y 1956. Si una marca de estilo de Mizoguchi fue su predilección por el plano-secuencia, por las tomas de largo aliento, que él sabía manejar con fluidez y maestría, una huella temática es su obsesión por el triste destino de sus protagonistas femeninas, mujeres de todas las condiciones sociales, sometidas a poderes siempre más fuertes que ellas y muchas veces empujadas a la prostitución. ?El más grande de los directores japoneses; o simplemente, uno de los más grandes directores de la historia del cine?, afirmó Jean-Luc Godard. Para su colega Akira Kurosawa, se trataba de ?el director japonés por quien siento más respeto, un verdadero creador?. Y en palabras del crítico Jean Douchet, un histórico de los Cahiers du Cinéma, ?fue como Bach, Tiziano y Shakespeare, el más grande en su arte?.

Keisuke Kinoshita (1912-1998) comenzó su carrera como asistente de dirección del realizador Yasujirô Shimazu en los estudios Shôchiku, debutando como realizador en los represivos años de la guerra con El puerto de las flores (1943), film que forma parte de este ciclo. Con el correr de los años y las películas, en su gran mayoría realizadas para la misma empresa, se transformaría en el exponente más acabado del estilo sutilmente sentimental del estudio. De todas formas, los intereses creativos de Kinoshita demostrarían ser increíblemente diversos, desenvolviéndose exitosamente en el terreno de la comedia, el film histórico y los relatos familiares de aliento épico. Los films de Kinoshita demuestran un marcado interés por los valores humanistas pero, a pesar de su fuerte fe en la naturaleza humana, fue igualmente talentoso a la hora de poner en pantalla tanto el bien como el mal inherente al ser humano.
?Como el francés René Clair, Kinoshita es un estilista, uno de los pocos dentro del cine japonés?, escribió Donald Richie en su libro seminal El cine japonés: arte e industria. ?Cada uno de sus films es diferente de los otros, pero al mismo tiempo todos ellos están fuertemente caracterizados por su estilo, por un dedicado ejercicio del oficio de cineasta difícil de encontrar en cualquier país y muy raro en Japón. Se trate de una comedia satírica o de una tragedia lírica, una película de Kinoshita es una experiencia única, tal vez por ser tan personal y profundamente sentida?.

La agenda completa del ciclo es la siguiente:

Sábado 28: El país natal
(Furusato; Japón, 1930)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Heitarô Doi, Yoshie Fujiwara, Fujiko Hamaguchi.
El primer largometraje sonoro de Kenji Mizoguchi está construido alrededor de una canción que se transformó en un éxito nacional en el momento de su estreno. El intérprete es Fujimura, interpretado por Yoshie Fushiwara (músico profesional en la vida real), quien sobrevive entreteniendo a los pasajeros de segunda clase en un viaje en barco que regresa desde Europa hacia Japón. Natsue, una mujer de la sociedad, presentará a Fujimura a un agente musical, quien lo transformará en un cantante de éxito. ¿Perderá Fujimura su verdadero espíritu en el nuevo ambiente de sofisticación que parece haberlo encantado?
?Pertenece por mérito propio a la misma categoría de otras famosas crónicas citadinas como Berlín, sinfonía de una gran ciudad y El hombre de la cámara; en otras palabras, es un extraordinario documento sociológico de su tiempo?. (Mark Le Fanu en Mizoguchi and Japan).
A las 14.30, 18 y 21 horas (107′; 35mm).
Domingo 29: Elegía de Osaka
(Naniwa hika; Japón, 1936)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Isuzu Yamada, Benkei Shiganoya.
Inmensamente popular en el momento de su estreno (aunque luego fue prohibida en Japón por sus ?tendencias decadentes?), este retrato de una mujer en crisis, empujada a la prostitución, viene a probar, ?de manera implacable, el pliegue por el cual toda cuestión de sentimientos se pervierte en una relación monetaria. Para Mizoguchi, el dinero es ontológicamente destructor?. (Emmanuel Burdeau en Cahiers du Cinéma). La actuación de Isuzu Yamada sigue siendo considerada, hoy en día, como una de las más memorables de todo el cine japonés.
A las 14.30, 18 y 21 horas (71?; 35mm).

Lunes 30: La historia del último crisantemo
(Zangiku monogatari; Japón, 1939)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Shotarô Hanayagi, Kakuko Mori.
Como una forma de sortear la censura militar, Mizoguchi se refugió en la historia de un actor de teatro kabuki del siglo XIX, que sólo alcanza a perfeccionar su arte gracias a la ayuda de una criada, dispuesta a sacrificar todo por él. La belleza y sofisticación formal del film le han valido comparaciones con el cine de Josef von Sternberg. ?Uno de los diez films más importantes de la historia del cine japonés? (Jonathan Rosenbaum).
A las 14.30, 18 y 21 horas (142?; 35mm).

Martes 31 La señorita Oyû
(Oyû-sama; Japón, 1951)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Kinuyo Tanaka, Nobuko Otowa, Yûji Hori.
Shinnosuke acepta casarse con Shizu con tal de poder estar cerca de su hermana Oyû, viuda y madre de un hijo. Las costumbres japonesas prohíben que Oyû se case porque su deber es educar a su hijo para que llegue a ser el jefe de la familia de su marido. Entre los tres se creará un extraño vínculo. ?Como ocurre frecuentemente en el cine de Mizoguchi, la coda de este film convence y conecta al espectador con lo ya visto, mostrando la tragedia de la condición humana a través de imágenes extraordinariamente expresivas? (Keiko I. McDonald en Mizoguchi).
A las 14:30, 18 y 21 horas (94?; 35mm).

Miércoles 1°
La vida de Oharu
(Saikuku ichidai onna, 1952)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Kinuyo Tanaka, Toshirô Mifune.
El propio Mizoguchi consideraba a este film su obra maestra. Premiado en el Festival de Venecia de 1952 –dos años después de la revelación de Rashomon, de Kurosawa, en la misma Mostra– Oharu vino a confirmar el nivel de excelencia del cine japonés y descubrió para Occidente la existencia de otro cineasta fundamental. La historia de esa cortesana despojada de toda decisión sobre su vida y sometida al poder arbitrario de los hombres resume, a su vez, un tema central en la obra de Mizoguchi: la mujer como esclava.
A las 14:30, 18 y 21 horas (133?; 35mm).

Jueves 2
Los músicos de Gion / Una geisha
(Gion bayashi, 1953)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Michiko Kogure, Ayako Wakao.
Realizado en uno de los períodos de apogeo de Mizoguchi, este melodrama –uno de los menos conocidos de su autor– gira alrededor de una adolescente del barrio ?rojo? de Kioto, protegida de una geisha veterana, que la impulsa a rebelarse contra el rígido orden social que las oprime. ?No sólo una de las obras maestras de Mizoguchi, sino también uno de los trabajos más perfectos de las artes visuales del siglo XX? (Penelope Gilliat en The New Yorker). Los músicos de Gion es también conocida con el título alternativo Una geisha.
A las 14.30, 18 y 21 horas (87?; 35mm).

Viernes 3
La mujer del rumor / La mujer crucificada
(Uwasa no onna; Japón, 1954)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Kinuyo Tanaka, Tomoemon Ôtani, Yoshiko Kuga.
Yukiko es una estudiante de música que, después de un intento de suicidio, vuelve con su madre, Hatsuko, una viuda que regentea una casa de geishas. El joven doctor Matoba, quien mantiene un affaire con Hatsuko, se siente atraído por Yukiko. Ella, al principio, lo rechaza, pero sus sentimientos van cambiando y llega incluso a enfrentarse con su madre. ?La mujer del rumor es, entre otras cosas, un maravilloso retrato documental de la gestualidad japonesa?. (Mark Le Fanu en Mizoguchi and Japan).
La mujer del rumor es también conocida con el título alternativo La mujer crucificada.
A las 14:30, 18 y 21 horas (83?; 35mm)

Sábado 4
Historia de Chikamatsu / Los amantes crucificados
(Chikamatsu monogatari; Japón, 1954)
Dirección: Kenji Mizoguchi.
Con Kazuo Hasegawa, Kyôko Kagawa.
La crítica japonesa considera a éste uno de los mejores films de Mizoguchi, quien se basó en una famosa obra teatral de Chikamatsu (el Shakespeare japonés) para narrar la historia de un amor condenado. En Kioto, hacia 1683, la mujer de un comerciante se enamora de su sirviente. La pareja ilícita es perseguida, pero no tanto por la infidelidad de la mujer, sino porque los comerciantes rivales de su marido se proponen destruirlo sacrificando a su esposa. “Ningún cineasta supo filmar tan bien el dinero como verdadero tejido de las relaciones humanas”. (Emmanuel Burdeau en Cahiers du Cinéma).
Historia de Chikamatsu es también conocida con el título alternativo Los amantes crucificados.
A las 14.30, 18 y 21 horas (102′; 35mm).

Domingo 5
El puerto de las flores
(Hana saku minato; Japón, 1943)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Eitarô Ozawa, Ken Uehara, Chishû Ryû.
La ópera prima de Keisuke Kinoshita es una comedia satírica sobre el choque entre la inocencia rural y el cinismo urbano, un film que ?se ríe discretamente de la política nacional de su época. Dos hombres engañan a un pueblo de isleños para que financien una inexistente compañía dedicada a la construcción naval. Pero es precisamente el conjunto de virtudes poco calificadas de los isleños, y no la política nacional, lo que transformará a los sinvergüenzas en hombres honestos? (Donald Richie en A Hundred Years of Japanese Film).
A las 14.30, 18 y 21 horas (82?; 35mm).

Lunes 6
La tragedia de Japón
(Nihon no higeki; Japón, 1953)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Keiko Awaji, Yôko Katsuragi, Nadao Kirino.
Uno de los mejores films del realizador, La tragedia de Japón alterna dos tiempos narrativos: el final de la Segunda Guerra y el año 1953. Una mujer viuda, Haruko, hace todos los sacrificios posibles para criar y alimentar a Utako y Seiichi, sus desagradecidos hijos. Al tiempo que dejan atrás su infancia y adolescencia, los jóvenes tienen una mirada muy distinta sobre el pasado. Escrita y dirigida por Kinoshita, el film posee una estructura experimental que incluye el uso de metraje documental y recortes de periódicos, y fue vista en su momento como una poderosa crítica del individualismo de posguerra.
A las 14.30, 18 y 21 horas (116?; 35mm).

Martes 7
Ráfaga de nieve
(Kazabana; Japón, 1959)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Ineko Arima, Yûsuke Kawazu, Keiko Kishi.
Ráfaga de nieve es otra saga familiar narrada de una manera fragmentaria, no cronológica, a partir de una serie de intrincados flashbacks. Una mujer que ha sobrevivido a una tentativa de suicidio doble junto a su amante da a luz a un niño. La próspera familia de su amante, quien murió en el pacto suicida, fuerza a la mujer a una penosa servidumbre. ?Poblada por flashbacks y elipsis, Ráfaga de nieve fue una antecesora clara de la Nueva Ola japonesa del estudio Shôchiku, aunque nunca recibió ese merecido crédito? (Donald Richie en A Hundred Years of Japanese Film).
A las 14.30, 18 y 21 horas (78?; 35mm).

Miércoles 8
Adiós a la primavera
(Sekishuncho; Japón, 1959)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Masahiko Tsugawa, Kazuya Kosaka, Akira Ishihama.
Cinco hombres jóvenes, amigos íntimos desde los tiempos de la escuela secundaria, se reúnen en su ciudad natal luego de abandonar el lugar para seguir sus estudios o comenzar a trabajar. Rápidamente, caerán en la cuenta de que su relación no podrá volver a ser la misma. Con el trasfondo de las montañas de Aizu, el film es un relato sentimental sobre la amistad y cómo ésta es afectada con el correr de los años por la guerra, la enfermedad y el progreso de posguerra.
A las 14.30, 18 y 21 horas (101?; 35mm).

Jueves 9
Y así otro día
(Kyo mo mata kakute ari nan; Japón, 1959)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Teiji Takahashi, Yoshiko Kuga, Kanzaburô Nakamura.
Un padre de familia logra los favores de sus jefes para avanzar en su carrera, pero su esposa ha perdido totalmente la fe en él. Luego de alquilar su casa durante el verano para poder pagar la hipoteca, la mujer regresa al hogar de sus padres. Allí encontrará a un viejo hombre solitario. Y así otro día es un melodrama que transcurre cerca de las montañas de Karuizawa y que incluye a un viejo militar retirado y a un grupo de amenazantes gangsters.
A las 14.30, 18 y 21 horas (73?; 35mm).

Viernes 10
El río Fuefuki
(Fuefukigawa; Japón, 1960)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Takahiro Tamura, Hideko Takamine, Kôshirô Matsumoto.
Con El río Fuefuki Kinoshita se acerca al jidaigeki (el género histórico japonés por excelencia) narrando la historia de una familia de granjeros que vive cerca de las orillas del río Fuefuki, en los dominios de Takeda. El film narra la historia de cinco generaciones de esta familia empobrecida mientras transcurre gran parte de los siglos XVI y XVII. El destino de la familia cambiará cuando los más jóvenes decidan dejar las labores rurales para transformarse en guerreros. ?El río Fuefuki posee una rica teatralidad, enfatizada por el uso experimental del color, que imita la pintura tradicional japonesa sobre tablas de madera. Además, durante las escenas de batallas Kinoshita utiliza una serie de fotografías fijas, que congelan y sostienen al mismo tiempo la acción? (Donald Richie en A Hundred Years of Japanese Film).
A las 14.30, 18 y 21 horas (117?; 35mm).

Sábado 11
Amor inmortal
(Eien no hito; Japón, 1961)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Hideko Takamine, Keiji Sada, Tatsuya Nakadai.
En una aldea en Kyûshû, la novia de un terrateniente estuvo alguna vez prometida a otro hombre, a quien amaba. Pero al tener que abandonar el pueblo como soldado durante la guerra, la joven fue violada y forzada a casarse con su actual marido. Aunque permanezca con él, de ninguna manera lo ha perdonado. Amor inmortal fue nominada al Oscar al Mejor film de lengua no inglesa.
A las 14.30, 18 y 21 horas (107?; 35mm).

Domingo 12
El aroma del incienso
(Koge; Japón, 1964)
Dirección: Keisuke Kinoshita.
Con Mariko Okada, Nobuko Otowa, Gô Katô.
Basada en la popular novela épica de Sawako Ariyoshi, El aroma del incienso es una crónica dramática de una madre y su hija, ambas iniciadas en el camino de la prostitución. Mientras que la madre es una esclava de su pasión por los hombres, la hija soporta estoicamente su mala fortuna. A la manera de una novela-río, el film sigue la amarga relación entre ambas mujeres desde los tiempos de la guerra ruso-japonesa hasta mediados de los años sesenta.
A las 14.30 y 19 horas (202?; 35mm).

Publicado en Leedor el 19-01-2012