Graba

1
24

Difícil película argentina con Belén Blanco.La migración es uno de los tópicos del cine contemporáneo. El trasvasamiento de las fronteras físicas, el destierro, el multilenguaje, el escape de los países pobres hacia países ricos buscando un presente mejor.

A Paris llega María (¿homenaje a la Maria de Tangos el exilio de Gardel?), Paris, la reina de los exilios dice Solanas en la emblemática película y desde un teléfono público contacta al dueño de la habitacion que va a alquilar. Un fotógrafo recién separado que la recibe en su casa por 500 euros mensuales. María es operaria de un taller textil y está haciendo sus papeles migratorios despues de tres meses de estadía.

Anunciado su estreno para el tercer trimestre de este año 2012, esta película de Sergio Mazza (El amarillo, Gallero) que se pudo ver en Pantalla Pinamar en 2012  es una densa exploración sobre el mundo femenino cruzado por dos grandes temas: el aborto y la migración  Su status de emigrada latinoamericana en el duro invierno parisino le da a la película un tono grave sostenido hasta el final. Con su gorro de lana, su bufanda, María camina los rincones más oscuros de una París siempre lluviosa, tan parecida a Buenos Aires por momentos.

El exilio de María es un exilio interior más que exterior, sin compromiso, sin buscar otro contacto humano que el que le puede dar el sexo con su locatario. Un intercambio de cuerpos más económico que amoroso.

“?Me gustaría que los periodistas que vean la película decidan poner sobre la mesa la problemática del aborto. Y no que digan que está bien filmada pero lo del aborto es lo que sobra. Hay demasiadas muertes por la ilegalidad en la que se realiza el aborto en nuestro país”?, aseguró el director. Esta declaración de Mazza en la revista Ñ en realidad confunde, porque la película no es una película que ponga en el centro el aborto, tampoco un film donde quede claro que esa huida del personaje de Belén Blanco es por haber pasado por ese trauma. La película tiende todo el tiempo a ocultar más que a manifestar, a esconder antes que explicitar, no es denunciativa, es una película de clima. Un clima oscuro que termina sofocando, a la vez distanciando, una distancia parecida a la que hay entre los dos personajes principales.