Colección Tamagni en Sao Paul

0
9

O retorno da coleção Tamagni: até as estrelas por caminhos difíceis. El Museo de Arte Moderna de Sao Paulo apuesta a la reflexìón historiográfica y curatorial. El retorno de la colección Tamagni: a las estrellas por caminos difíciles
Colección Tamagni en Sao Paulo
Del 12 de enero al 11 de marzo.
Museo de Arte Moderna de Sao Paulo
Parque do Ibirapuera (av. Pedro Álvares Cabral, s/nº – Portão 3)

Se trata de la primera exposiciòn completa de la colección donada por Carlo Tamagni desde su primera exhibición inaugurada el 24 de abril de 1968.

En el proceso de afirmación del campo artístico y del fortalecimiento del mercado de arte en San Pablo, la figura de Carlo Tamagni es una pieza clave: no solo por su lugar como asesor del Museu de Arte Moderna sino por la donación de la colección familiar, que marcará una nueva etapa.

La fundación de este museo se relaciona con la figura de Cicilio Matarazzo, industrial metalúrgico paulista que lo dirige hasta 1963, fecha en la cual comienza a tejer otros perfil no exentos de una lucha conflictiva, cuando se produce la la donación de su fondo original a la Universidade de São Paulo – USP que hoy alberga una de sus sedes y el cierre del Museo.

Cicilio Matarazzo ameritaría una profunda nota; junto con su mujer, Yolanda Penteado, contribuyen a conformar ese perfil propio que tiene la ciudad, caracterizado por el interés de sus propios artistas, de sólida producción, aglutinados desde la paradigmática Semana de Arte Moderna del 22, y el acompañamiento de una burguesía local característica y única en el continente que apuesta por el arte local tanto tradicional como el de sus propuestas más innovadoras. Esta situación se ve aún más agitada con la creación de la segunda Bienal de Arte del mundo en antigûedad e importancia, la antológica target=blank>Bienal de Sao Paulo.

Hoy, el Museo de Arte Moderno de São Paulo revisa su historia y debate su rol. Esta exposición curada por Felipe y Fernando Oliva Chaimovich instala en el centro de la reflexión el papel del MAM-SP desde la cesión de su colección primera a la USP hasta la llegada de las obras atesoradas por Carlo Tamagni en 1967.

Estas pueden visitarse en la Gran Sala y Sala Paulo Figueiredo. El tìtulo de la exposición es lo suficientemente sugestivo para abrir el juego: O retorno da coleção Tamagni: até as estrelas por caminhos difíceis (El retorno de la colección Tamagni: a las estrellas por caminos difíciles), y el propio material de difusión del equipo del Museo ya plantea una concepción historiográfica particular.

Comparte una mirada tomada del historiador británico Robin George Collingwood (1889-1943) para quien “la recuperación literal de los acontecimientos pasados ​​es imposible, inevitable, dadas las diferencias de espacio y tiempo”.

Desde estos supuestos, se puede asumir la imposibilidad o intentar lo imposible. En ambos casos se trata del camino difícil hacia las estrellas, acotamos nosotros en esta nota.

Pero, como dice la voz institucional del propio Museo, “el público es quien va a completar este proceso, a través de su presencia en el espacio de exposición y de su participación, teniendo en cuenta la distancia temporal y el análisis de varios factores que contribuyeron a este evento. El montaje de la exposición en sí contribuye a este resultado”.

Para continuar citando las palabras del propio equipo curatorial y de montaje: “Además de tener una visión completa de la colección Tamagni por primera vez en la sede permanente del museo, ya que su exposición total de la primera y única se celebró en 1968 en un auditorio prestado en la Avenida Paulista, las cepas que muestran la heterogeneidad de esta finca con la inclusión de algunas obras contemporáneas, especialmente la máquina curatorial de Nicolás Guagnini. Esta obra, que consta de varios paneles en forma de hélice, será apoyada por documentos y obras de la exposición. Por lo tanto, la participación pública es de nuevo enfatizó, ya que las estructuras de la máquina rotativa curatorial, los espectadores pueden cambiar la configuración de la obra, por lo que las nuevas combinaciones entre ellos y permitiendo nuevas interpretaciones”.

Quizás sean estas curadurías, indiciales y problemáticas, las que colaboren a que podamos pensar nuestra propia situación dentro del arte latinoamericano, nuestro coleccionismo,con sus distintas facetas según la territorialidad específica, recreativa y siempre en tensión.

Las citas fueron tomadas de: http://mam.org.br/exposicoes/ver/o-retorno-da-colecao-tamagni-ate-as-estrelas-por-caminhos-dificeis#conteudo

Publicado en Leedor el 10-1-2012