Esto también es matematica

0
11

El libro más personal de Adrián Paenza, alguien que enseña haciendo jugar a chicos y grandes.¿CÓMO, ESTO TAMBIÉN ES MATEMÁTICA?
Ed. Sudamericana
2011

- Publicidad -

Al compartir con Adrián Paenza la formación, en este caso en Química, en la misma Facultad (Ciencias Exactas) uno siente cierta familiaridad al analizar su último libro. Pero el vínculo es aún mayor como se podrá advertir más adelante en esta misma nota.

?¿Cómo, esto también es matemática?? es probablemente el libro más personal del exitoso matemático, quien alcanzó gran popularidad con una serie, en varios episodios, cuyo título común es ?Matemática?¿estás ahí?”.

En esta oportunidad la obra esta dividida en un dilatado prólogo y siete capítulos, como los llama el autor, cada uno subdividido en varias ?historias? que, en su mayoría, son problemas con sus respectivas soluciones.

Como señala Paenza, estamos frente a un texto que se parece a un ?libro de cuentos, sin importar dónde uno empieza a leerlo?. De todos modos, parece recomendable saltearse el prólogo, que adelanta algunos datos y a veces indicios para la solución de problemas, e ir directamente a uno cualquiera de los capítulos.

Comenzar por el primero de éstos, llamado ?Vida real? parece una buena opción ya que su inicio (?No sé?), parafraseando al autor, representa su ?verdadero sentir en la vida, la dificultad que tenemos los humanos para exhibirnos vulnerables?. De las doce historias que componen este extenso episodio, no son los problemas (cuatro) los que se destacan sino dos subcapítulos: ?La matemática en Finlandia? y ?El tránsito y la matemática? que desnudan, quizás en forma inconsciente o sin intención, algunos defectos o limitaciones de nuestra sociedad. En el último de los dos textos el autor se pregunta: ?¿por que algunas sociedades son más respetuosas que otras? lo que subraya lo antes expuesto.

?Estrategias? comienza con un acertijo antiguo (?El tren y la mosca?) relativamente conocido pero cuya inclusión está ampliamente justificada y que en sus palabras tiene la gran virtud de mostrar cómo se puede pensar distinto para resolver un mismo problema. Es elogiable que señale que la mayoría de los problemas e historias que aquí figuran circulan desde hace tiempo, cosa que sin embargo no resta interés a este libro.

?Cartas? (Barajas) es probablemente el punto más flojo, pero el siguiente ?Azar y probabilidades? contiene dos partes de gran interés, la primera es ¿Qué es el azar?, a leer absolutamente y ?un problema precioso sobre probabilidades?, tal su nombre al que hace honor.

Probablemente el quinto capítulo, denominado ?Aritmética?, contenga alguno de los problemas más interesantes como es el caso de ?¿Cómo elegir una clave secreta?? que dejará boquiabierto a más de un egresado de Ingeniería o Exactas, al contener una respuesta opuesta a lo que indica la intuición. Recomendable ?Caramelos para todos? que el autor actuara en una edición de la Feria internacional del libro de Buenos Aires? con muchos chicos y de gran riqueza el cierre de ?Aritmética? con ?La belleza de la matemática?.

?Lógica? se inicia con otro problema clásico denominado ?La isla de los ojos celestes? y nuevamente sorprende la resolución. El capítulo realza que la matemática no es solamente el uso de números, como bien sabe quien alguna vez haya cursado ?Algebra? en la Universidad. Y esto da pie para señalar que la anunciada vinculación con Paenza, aunque lejana se remonta a la época en que ambos estudiábamos en Exactas. Uno de sus docentes, posiblemente en la antes mencionada ?Algebra?, fue Luis Mazziotti, un matemático que se suicidó en 1971 y cuyo recuerdo resulta imborrable para quien aquí escribe. Vaya a modo de homenaje a un gran y extrañado amigo esta nota.

Por último el séptimo capítulo llamado ?Miscelánea? contiene interesantes reflexiones sobre el ?infinito? con problemas como ?¿Se puede construir una curva de longitud tan grande como uno quiera, pero que quepa en una hoja de papel??, título que ya tiene una longitud muy grande! Hay también menciones a las series armónica (divergente) y geométrica (convergente), que seguramente podrían justificar un mayor detalle en algún nuevo libro que seguramente nos regalará su autor en un futuro no muy lejano.

Cuidada la edición con mínimo número de errores, inevitables cuando se presentan tantas cifras, como uno en la página 95. Algunas pocas resoluciones contienen resoluciones matemáticas algo difíciles para un lego. Generosa la mención de colegas (D?Andrea, Sarraute, Dickenstein, etc), quienes no sólo aparecen citados al inicio (Agradecimientos) sino a lo largo del texto.

Finalmente, una perlita. Y esta tiene mucho que ver con el pasado de Paenza como periodista deportivo: nos referimos al problema ?¿Cómo hacer un fixture?? que más de uno se habrá planteado alguna vez.

Publicado en Leedor el 12-12-2011