El Premio

0
10

Ganadora del Premio Signis en el ultimo Festival de Mar del Plata la película de Paula Markovitch logra sensiblemente rozar en continuo lo poético.
Autobiografía y poesía

La guionista de la inolvidable Temporada de patos de Lake Tahoe, (cuyos protagonistas eran apenas adolescentes) nació en Buenos Aires, y vivió en San Clemente y Córdoba antes de emigrar al DF con su familia. Su debut con su largometraje El premio generó en sus proyecciones en Mar del Plata una repercusión muy favorable en el público, el cual se retiraba conmovido de la sala.

El Premio es un film de corte autobiográfico, que transcurre en tiempos de la última dictadura militar y que se centra en las vivencias de Cecilia, una niña de 7 años que se esconde con su madre en una casilla típica de balneario junto al mar, no sabemos si a la espera de la llegada de su padre, un militante político del que no reciben ninguna noticia.

Rodada en San Clemente del Tuyú, paradójicamente con la inclemencia de su clima de invierno signado por el viento?casi un protagonista más de la historia. Allí la niña convive con su madre, escondidas en la precariedad de ese recinto, que muchas veces parece que va a dejarse arrasar por el agua o por la fuerza del viento.
Un relato contemplativo y una cámara que se detiene en los diálogos y los juegos de dos niñas que ruedan por los médanos.
Una madre cuya angustia crece a medida que avanza el relato.
Una niña que debe ocultar su identidad, por lo cual está obligada a mentir.
Y un concurso de cuentos, que inesperadamente hace que el film alcance su punto más dramático, donde las prácticas del ejército y la escuela son casi parodiadas con el objetivo de reforzar un sentido centrado en el uso y el abuso de poder en la dictadura.
Paula Markovitch organizó un workshop actoral en San Clemente, con la ayuda de la coach infantil Silvia Villegas consiguiendo notables interpretaciones, por parte de los distintos niños que participaron del film.

Sin el aporte económico de ninguna productora nacional, El Premio se exhibió y fue premiada en la Competencia Oficial del último Festival de Berlín como una coproducción entre el país de adopción de la realizadora, Francia, Alemania y Polonia. Algo realmente insólito.

No obstante su duración un poco extensa, El premio logra desde la sensibilidad y la mirada propia de la niñez rozar en continuo lo poético, alejándose todo el tiempo en su elección estética, de cualquier estrategia de apelación directa al documento social, que podría justificar su procedencia autobiográfica.

Un relato tan poético como dramático contado desde las vivencias de una niña que habla de las consecuencias de la dictadura en nuestro país.

Publicado en Leedor el 2-12-2011