VI Festival de Roma

0
7

A principios de noviembre estuvimos en este joven Festival de Roma. Joven si se lo compara con otros eventos europeos tales como Cannes, Berlín o Venecia.FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE ROMA

- Publicidad -

Evento que se afirma año tras año y con la sorpresa del premio mayor para ?Un cuento chino?

Al igual que los antes nombrados, Roma cuenta con una Selección Oficial que este año puso en competición a quince largometrajes con cierto predomino europeo. Lo singular es que un solo film latinoamericano estuvo en la contienda por el Marco Aurelio de Oro (tal su nombre) a la mejor película y su origen fue nuestro país. Y lo que se puede festejar es que ?Un cuento chino? de Sebastián Borensztein fue, para el jurado presidido por el gran Ennio Morricone, la mejor película del Festival.

Las presentaciones de los films en concurso contaron casi siempre con la presencia de una delegación integrada por director, intérpretes y miembros de la producción. Pero en el caso de nuestra producción nadie estuvo presente la noche de la premiere, aunque por suerte Borensztein viajó a último momento a Roma para recibir el premio el día de la entrega (viernes 4 de noviembre).

¿Qué nos deja esta sexta edición del Festival de Roma? En principio, la satisfacción del premio mayor además de una organización impecable que contrasta por ejemplo con la de nuestro reciente Festival Internacional de Mar del Plata. A modo de ejemplo señalemos que aquí ninguno de los films de la Selección Oficial había sido premiado en otros eventos de igual categoría.

En cuanto a títulos observemos que cuatro de los quince de la selección mayor eran del país anfitrión y que se fueron con las manos vacías. ?La Kriptonita nella borsa? de Ivan Cotroneo, pese a su insólito nombre y la presencia de Valeria Molino en el reparto era una de las grandes esperanzas a la hora de los premios. Centrada en un niño cuyo primo mayor muere joven y al que imagina regresando en traje de Superman, resultó una gran decepción. En ?Mi mañana? (?Il mio domani?), la realizadora Marina Spada (?Como la sombra?) voló muy bajo al mostrar a una consultora de recursos humanos (la veterana Claudia Gerini), que es manipulada por la empresa que la contrata.

Los restantes films italianos quizás merecieron algún galardón que finalmente no obtuvieron. ?Il cuore grande delle ragazze? del incansable Pupi Avati (cuarenta largometrajes en igual número de años) fue un bello y corto relato ambientado en la década del ?30 en que un joven es pretendido por tres ?ragazze? y hermanas, la menor de las cuales (la bella Micaela Ramazzotti) lleva la ventaja de haber vivido en una gran ciudad. Finalmente ?Il paese delle spose infelici?, del debutante en el largometraje Pippo Mezzapesa, fue un refrescante retrato de la juventud en la actualidad en el sur de Italia.

El premio a la mejor actriz fue para Noomi Rapace por su inquietante personaje en la coproducción de Noruega, Suecia y Alemania ?Babycall? de Pal Sletaune (?El cartero enamorado?). La conocida intérprete de Lisbeth Salander en ?Los hombres que no amaban a las mujeres? compone aquí a una joven madre que escapa junto a su hijo de su violento marido en un relato que mezcla géneros del thriller y de terror.

Los franceses estuvieron representados por dos obras de importantes realizadores: ?Une meilleure vie? de Cedric Kahn y ?Voyez comme ils dansent? de Claude Miller que se llevaron respectivamente los premios a mejor actor (Guillaume Canet) y el premio del Jurado.

En cuanto a Alemania, ?Hotel Lux? de Ralf Wegenmayr obtuvo la recompensa por mejor música. En lo que ya es una tradición del cine germano, trató nuevamente sobre la Segunda Guerra Mundial con la historia de dos actores que personifican en escena respectivamente a Hitler y Stalin. Escapan a Moscú y en algún momento ocupan el lugar de ambos líderes. La comedia no mantiene siempre el ritmo pero en el balance logra su cometido.

Del resto de los films en competición corresponde rescatar al inglés ?Hysteria? de Tanya Wexler. La presencia de parte del reparto (Maggie Gyllenhaal, Rupert Everett) y de su directora realzó la función de gala, siendo muy aplaudidos. Ambientada en 1880 toma en forma algo osada la ?histeria? de las mujeres en la época victoriana, a las que un médico (Jonathan Pryce) y su ayudante (Hugo Dancy) tratan con ?masajes?. Pero será el amigo de este último, un físico (Everett), quien encuentre una solución milagrosa al descubrir un aparato que ?vibra?. La película ya tiene distribuidor en nuestro país.

Como ocurre a menudo lo mejor del Festival estuvo en películas fuera de competición. Empezando por la que lo inauguró y fue dirigida por Luc Besson, ?The Lady?. Se trata de un notable retrato de Aung San Suu Kyi (conmovedora Michelle Yeoh), ganadora del premio Nobel de la Paz en su lucha por una Birmania democrática.

Hubo además dos comedias fuera de concurso ambas, al igual que la película inaugural, compradas para su distribución local. ?A Few Best Men? del australiano Stephan Elliott (?Las aventuras de Priscilla, reina del desierto?) fue muy festejada y aplaudida su actriz Olivia Newton-John, en el rol de una madre que durante el casamiento de su hija en Australia termina drogada y eufórica ante la furia de su conservador marido.

La otra fue la comedia francesa ?Mon pire cauchemar?, que se podría traducir como ?Mi peor pesadilla? y cuyo reparto encabeza Isabelle Huppert, en rol poco habitual, muy alejado de los que supo interpretar junto al desaparecido Claude Chabrol. Tanto ella como la directora Anne Fontaine estuvieron presentes en la recepción ofrecida por el embajador de Francia en el Palazzo Farnese. En la película Huppert es una mujer de la clase alta y curadora de arte que se vincula afectivamente con un hombre simple (Benoit Poelvoorde), comprobándose una vez más que los extremos se juntan.

Publicado en Leedor el 28-11-2011