El Padrino

0
17

Uno de los Acontecimientos Cinematográficos del Año: volver a ver El Padrino en pantalla grande y en presentación digital.
“Los italianos piensan que el mundo es tan duro que hace falta tener dos padres, por eso todos tienen un padrino”.

Se ha escrito demasiado sobre una de las mejores películas de la historia del cine, durante los casi 40 años que pasaron desde su estreno allí por el año 1972. Tanto ha sido, que cualquier cinéfilo (y no tanto) que acometa el preciado viaje de adentrarse en esta obra maestra del cine, lo hará junto a todos esos escritos y leyendas que acompañan a la película que llevó a la pantalla la exitosa novela de Mario Puzzo, que comienza con la frase de Honoré de Balzac: ?Detrás de toda gran fortuna siempre hay un crimen?.

Todo comienza con la escena del casamiento de Connie, la única hija de Don Corleone. Mientras la fiesta se desarrolla en los jardines de la mansión llenos de sol, canzonettas y alegría, en el lúgubre despacho del Don van sucediendo los pedidos de justicia con sus consecuentes lealtades. Ningún siciliano puede rehusarse a recibir un pedido cuando se casa un hijo, según se escucha por ahí?
Todos los personajes son expuestos y dados a conocer en esa fiesta. Sonny, el hijo mayor, el heredero; Fredo, el menos hábil, Michael (Al Pacino) que dirá su famosa frase a su novia: ?Es mi familia Kay, no soy yo?. Y Tom, el único hijo adoptado por El Don, que es el abogado de la familia.

Corre el año 1946, ya con la 2da. Guerra Mundial finalizada el negocio de la droga quiere recalar en EE.UU. Como el Don se niega sufrirá un atentado. Es allí donde la acción y la maquinaria argumental pausada pero intensa comenzará a construirse.

No habrá pausa durante los intensos 175 minutos de esta monumental película que ganó 3 Oscars y dotó a su joven director Francis Ford Coppola de apenas 31 años de una fama repentina. Al ser italo-americano, contra todos los pronósticos del estudio Paramount ?que le hizo la vida imposible? logró un film que excedió la novela, a sus propios protagonistas (Marlon Brando, que estaba en decadencia y Al Pacino, hasta ese momento poco conocido) y que por su construcción fue fundamental para la generación del ?70, que modificó para siempre la historia de Hollywood.

Restaurada en el año 2007, como una especie de rompecabezas que recuperó pieza por pieza el negativo original, se puede observar en una muy buena calidad, aunque quizás el granulado puedan molestar a los espectadores mas detallistas.

¿Qué tendrá ?El Padrino? que permite verla una y otra vez, como nueva? Será que sus personajes están llenos de vida? O porque habla sobre los mandatos familiares y cçomo las circunstancias de la vida modifican el accionar y los caminos a seguir. O porque es una película sobre gangters y mafia donde nunca se mencionan ni esas palabras, ni la cosa nostra: la leyenda menciona un pedido especial ?con apriete de por medio? para que esas palabras no se filtren en los diálogos.

Ademças de disfrutar del filme en un formato digital que respeta los colores oscuros de la fotografía ?revolucionaria para la época? de Gordon Willis, cuestión que lo enfrentó con Coppola, se apreciará la oportunidad de asistir a una función con público. Y esta situación es muy especial, dado que permitirá percibir de manera diferente las propias emociones, cuando la mayoría la ha visto sólo en funciones hogareñas.

De qué se ríe la gente, cómo funciona el humor negro que posee la historia y como el espectador disfrutará de las escenas ya conociendo el final?.

La famosa escena de la cabeza de caballo, que en su momento espantó a miles de personas, no sólo por su frialdad si no también porque demuestra el poder de los Corleone, será una más de las míticas a observar.

El montaje en paralelo de los tramos finales ?toda una lección de gran cine? donde Michael encarnará finalmente toda la figura del nuevo Don y pondrá a su familia nuevamente en carrera, será el bocado final de este festín cinematográfico.

La cita con el mejor cine es ahora. Volver a ver ?o ver por primera vez? ?El Padrino? es su versión original en pantalla grande, debe ser celebrado como uno de los acontecimientos cinematográficos del año.

Compartir
Artículo anteriorGran Torino
Artículo siguienteChina