Recursos, Adriana Bustos

0
8

La artista cordobesa, presenta en Liprandi una investigación sobre las materias primas, los productos y los residuos que procesa la (narco)máquina social contemporánea.
La artista cordobesa, presenta “Recursos”, obra que resulta de una investigación sobre las materias primas, los productos y los residuos que procesa la (narco)máquina social contemporánea. Una lectura no lineal de la materia prima y los recursos humanos del capitalismo que apunta a diferenciar los recursos naturales de su explotación y administración.

En sintonía con sus trabajos sobre mulas y caballos de cartoneros, presenta una de las últimas entrevistas realizadas a una mula, en este caso, un hombre-mula, vinculado por error al transporte de heroína. Incluido dentro de la (narco)máquina, las mulas representan un recurso humano muy particular, en tanto sus cuerpos son utilizados como envases, como plataformas de transporte, representando así un continuum naturaleza/cultura, ya que la mula es un elemento necesario para el funcionamiento de la (narco)máquina, tanto como lo son las plantaciones de opio, marihuana y coca.

El mapa de cultivos, de técnica mixta, es un mapa topográfico que señala la ubicación de las zonas de cultivo ilegales más importantes de estas sustancias psico-activas, Con una proyección sobre la tela del huso horario que muestra el día y la noche en cada sector del globo, representando a la luz como el elemento fundamental para que estos cultivos prosperen, tanto la noche como el día son necesarios.

La lámina de Recursos, realizada en lápiz sobre tela, encabeza con breves estrofas de una suerte de himno que se yuxtaponen datos históricos referentes al pensamiento científico naturalista alemán en el relevamiento de tierras americanas y sudamericanas del siglo XVIII y s. XIV. Muchos de estos científicos etno-botánicos fueron los primeros en organizar los saberes y usos de plantas y hongos psico-activos y también fundadores de la primera Academia de Ciencias de la Argentina en Córdoba bajo la presidencia de Sarmiento.

Alineado con este dato histórico, presenta el video:
Paisajes del alma: Una obra que resulta de una expedición a la selva de yungas salteña y boliviana, en el marco de un proyecto que Adriana Bustos realizó con el instituto Goethe junto a una escritora alemana autora de los textos. La selva representa un valioso reservorio de riquezas naturales que a lo largo de la historia ha sufrido saqueos, pero a la vez es un lugar de animación espiritual, de cocinas y cultivos clandestinos. El abordaje a la experiencia de la selva es un mensaje mediatizado por el diorama: dispositivo decimononico, didactico, de exhibición de las ciencias naturales, propio de los museos de ciencias.

El Nivel Molecular: (lápiz sobre tela) es la representación última de la realidad. “Estas estructuras moleculares básicas presentes en plantas y hongos psico-activos se reproducen de manera casi idéntica en el cuerpo humano. Las moléculas como última unidad o substrato de la materia prima, nuevamente representan el continuum naturaleza-cultura”, nos señala la artista.

Adriana Bustos observa desde diferentes puntos de vista -del satélite al miscroscopio- una realidad que, metabolizada por un sistema de intereses, goza de una condición “invisible” en nuestra sociedad actual, y la lleva a una realización orgánica de pintura/instalación, dibujo y video con una memoria de los museos de ciencias naturales que representaron en el pasado el “saber objetivo”.

Publicado en Leedor el 19-11-2011